DOMINGO REPORTAJE A ALEJANDRO FARGOSI

“El Gobierno avasalla la división de poderes”

El miembro del Consejo de la Magistratura considera que con las reformas planteadas se van a perjudicar “desde el Grupo Clarín hasta al último de los jubilados”.

Foto:Cedoc.

El doctor Alejandro Fargosi representa, en el Consejo de la Magistratura, a los 45 mil abogados que a su vez integran el Colegio Público de la Capital Federal.
El representante por la Capital Federal fue elegido a través de elecciones en el año 2010 y lo mismo ocurrió con quien representa a los 120 mil letrados del interior del país.


—Esta . Van a actuar con mucha rapidez, sobre todo en los dos temas que realmente le interesan al Gobierno. Son dos temas importantes y dramáticamente graves, ¡y tres que son equiparables a reinaugurar la avenida General Paz! Le explico: reinaugurar la Av. General Paz cambiándole los canteros centrales equivale a los temas de la publicidad, las declaraciones juradas y el acceso igualitario. Son cosas que ya existen pero que, por supuesto, se pueden mejorar. Son perfeccionables porque ya existen. Sobre todo aquello de la publicidad, que tiene aproximadamente dos mil años en el sistema judicial. Y no lo estoy diciendo en broma. Es muy serio porque la publicidad del sector judicial es, precisamente, lo que se llama la jurisprudencia. Es decir, los fallos que todos podemos conocer.

—A través de los cuales la gente conoce a la Justicia.
—Exactamente. Ahora bien, los dos temas críticos son las reformas al Consejo de la Magistratura (con lo que se va a disciplinar al Poder Judicial quitándole toda su independencia) y la reforma a las medidas cautelares, con la que van a desaparecer las medidas cautelares contra el Estado, y esto va a perjudicar desde el Grupo Clarín hasta al último de los jubilados.

—¿No le llama la atención que el diputado Jorge Yoma (del Frente para la Victoria) diga textualmente que “la limitación de las medidas cautelares implica la derogación de los artículos 41 y 43 de la Constitución, que consagran el amparo como un arma de los ciudadanos frente al Estado”. ¡Agregando también que “… ni la dictadura se hubiera animado a esto”! ¿Usted comparte este planteo?
—Absolutamente. Lo comparto por completo porque el origen histórico de las medidas cautelares (aquí y en todos los sistemas legales del mundo) es precisamente proteger a la parte débil. Y cuando el dilema, el juicio, existe entre el Estado y un particular o una empresa, siempre la parte débil es el particular o la empresa. Por definición, el Estado no solamente no quiebra (como dijo la Presidenta) sino que, además, siempre es el fuerte. El Estado es el que tiene la Policía, el Ejército, cobra los impuestos. De hecho, la realidad es que todas las acciones de amparo, como menciona Yoma, y las medidas que tratan de tutelar al individuo son contra el Estado. Los juicios existen para defender a la gente del gobierno y no al gobierno de la gente.

—Claro. ¿Y cómo ubica usted las palabras del doctor Lorenzetti cuando dice: “Yo defiendo la Constitución”? Daría la sensación de una situación límite en la que el presidente de la Corte Suprema tiene que salir a aclarar estas cosas, ¿no?
—Exactamente. Lo que dijo el doctor

ARTíCULOS RELACIONADOS

Magdalena Ruiz Guiñazú