ECONOMIA ECONOMÍA

El FMI pone en duda la meta inflacionaria del Gobierno: 22,7%

El organismo a cargo de Christine Lagarde prevé que la inflación anual de la Argentina será superior a la del 15% pronosticada por la gestión de Mauricio Macri.

Imagen de archivo. El presidente Mauricio Macri junto con Christine Lagarde, titular del FMI.
Imagen de archivo. El presidente Mauricio Macri junto con Christine Lagarde, titular del FMI. Foto:Cedoc Perfil

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó este martes que prevé una inflación del 22,7% para la Argentina en 2018, casi un 8% más de los estipulado por  el Gobierno, quien habló de un 15%. Además, redujo la previsión de crecimiento económico y advirtió que el país deberá ejecutar más recortes del gasto público para bajar el déficit fiscal.

El organismo multilateral sostuvo que las reformas fiscales aprobadas en Argentina a finales de 2017 son una "una guía para la disciplina fiscal" de los gobiernos subsoberanos (provincias) que así colaborarán con la administración nacional de Mauricio Macri, según consignó la agencia Noticias Argentinas.

El ente a cargo de Christine Lagarde informó en su Panorama Económico Mundial de abril que "la recuperación en América Latina y el Caribe se fortalece y se prevé que el crecimiento de la región aumente del 1,3% en 2017 al 2% en 2018 y 2,8% en 2019". En ese marco, detalló que en la Argentina se necesitarán "más recortes" del gasto para alcanzar los objetivos de déficit primario previstos para este año, 2019 y 2020.

El Gobierno precisó recientemente que bajó el déficit fiscal primario (antes del pago de la deuda) en marzo y sobrecumplió en 0,3 puntos porcentuales la meta del primer trimestre, aunque en un escenario de fuerte crecimiento de los intereses de la deuda.

La gestión del presidente Mauricio Macri ratificó que pretende llevar el rojo fiscal primario -una de las principales causas de la inflación- este año al 3,2% del Producto Bruto para continuar la tendencia a la baja en 2019 (con 2,2%) y en 2020 (1,2%).

Tras recomendar un ajuste mayor en el gasto público, el FMI dijo que proyecta que el crecimiento de la Argentina pasará del 2,9% en 2017 al 2,0% en 2018. Ese 0,5% menos con relación a la previsión de enero se atribuye al efecto de la sequía sobre la producción agrícola y al ajuste para mejorar la sostenibilidad de las finanzas públicas y reducir la alta inflación (prevista en 22,7% en 2018 y 15,4% en 2019).

Ante esto, el organismo concluyó que el país “se recuperará gradualmente a 3,2% en 2019".