ECONOMIA MAÑANA, EL PAIS ENTRA EN MORA

Más cerca de encontrar la salida del laberinto

Foto:ViewPress

La batalla entre los fondos buitre y la Argentina continuará mañana, cuando los representantes de ambas partes vuelvan sentarse a negociar un acuerdo, tal como determinó el juez Thomas Griesa el viernes. Mientras tanto, el país entrará en mora, luego de que el magistrado impidiera que el Gobierno les pagara a los bonistas reestructurados el vencimiento previsto para este 30 de junio. Economía deberá lograr un acuerdo con los buitres en un mes, para poder pagar la deuda vigente y no entrar en default.

A partir de la audiencia del viernes, en la que Griesa impidió el pago, pero no embargó los fondos y obligó a negociar, hay consenso de que el país avanzó algunos casilleros para evitar reclamos de bonistas que ya habían sido reestructurados cuando llegue a un trato con Elliot Management y otros demandantes. Este último punto es uno de los que más preocupan al Gobierno, tal como expresó el ministro de Economía, Axel Kicillof, en reiteradas oportunidades. “No podemos permitir que se disparen nuevos reclamos de tenedores de bonos”, tras un eventual acuerdo con los fondos buitre.

Se trata de la cláusula que establece que en caso de que el Gobierno realice una oferta superadora a la acordada con los reestructurados, ésta deberá ser extendida a la totalidad de los tenedores de deuda que firmaron en 2005 y 2010. Conocida como RUFO por sus siglas en inglés (Rights Upon Futures Offers), vence el próximo 31 de diciembre, y evitar que se gatille es la principal meta oficial. “A partir de ahora, y con un fallo en contra, el desafío será que el país logre dar la confianza suficiente para que al posponer los pagos a partir de enero de 2015 –desactivando la cláusula–, los fondos buitre acepten esperar ese plazo”, señaló una fuente con experiencia en reestructuraciones de deuda soberana, que agregó que podría resolverse con un depósito en garantía.

Además, crece el consenso de que al tratarse de una orden judicial, y luego de la demostración de voluntad de pago con el depósito oficial frenado  por Griesa, la oferta dejaría de ser voluntaria y no se dispararía el pago a otros bonistas. “El juez ya advirtió que su fallo no otorga derecho alguno a quienes aceptaron el canje de deuda en su momento, porque la cláusula RUFO no se gatilla si Argentina acata la orden del juez, dado que si no lo hace, quedaría en desacato”, destacó Ramiro Castiñeira de Econométrica.

 

Pollack: “Hablo todos los días”

En respuesta a una consulta de PERFIL sobre el avance de las negociaciones, el mediador Daniel Pollack aseguró ayer: “He estado en comunicación diaria con los abogados de la Argentina y los bonistas desde mi designación”. El abogado nombrado por el juez Thomas Griesa había dicho el viernes que las negociaciones habían empezado esa tarde. Y desde entonces, según dice, no hay tiempo para el descanso.


Redacción de Perfil.com


Temas: