Parcialmente nublado
Temperatura:
11º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 16 de julio de 2018 | Suscribite
ECONOMIA / LA NUEVA MACRO
sábado 12 mayo, 2018

Si con el FMI no se frena el dólar, el país se asoma a una estanflación

Analistas advierten que el salto del tipo de cambio llevará a una fuerte caída del salario real. Nadie observa un escenario 2001.

por Juan Pablo Álvarez

Desde Casa Rosada aspiran a que el potencial acuerdo con el Fondo Monetario Internacional calme las aguas de la economía argentina y genere estabilidad. Sin embargo, se espera que uno de los condicionamientos que solicite el FMI sea una mayor competitividad cambiaria  para mejorar la cuenta corriente del país, lo que implicaría que a la suba del dólar le falten, al menos, algunos capítulos.
Tras estos reacomodamientos iniciales, todo haría suponer que las presiones en contra de la moneda argentina tenderían a apaciguarse. PERFIL consultó a distintos analistas sobre qué puede suceder en caso de que las corridas cambiarias se sostengan en el tiempo, y uno de los escenarios más recurrentes es el de una caída en el salario en dólares y, como consecuencia, un enfriamiento de la economía. Un escenario que podría derivar en estanflación.
“Si la bazuca del FMI te sirve para controlar el mercado y contener la corrida, el Gobierno va a tener la espalda financiera para surfear el costo político y económico”, señaló el director de EcoGo, Federico Furiase. “Pero si no te alcanza esa bazuca, el riesgo es un escenario donde el dólar tiene un equilibrio mucho más alto y eso te lleva a una caída más fuerte del salario real”, sentenció el analista.
En una sintonía similar, el economista en jefe de la Consultora Radar, Martín Alfie, añadió: “En el peor de los casos, el tipo de cambio afectará el nivel de actividad y el nivel de inflación”. Alfie explicó que la adopción de un sistema flotante es un “amortiguador” que permite contener una posible corrida bancaria.
Como contrapartida, Alfie advirtió que este tipo de cambio que amortigua también tiene una cara negativa: “Afecta la actividad económica y se traslada a precios”. Por otra parte, el economista agregó: “Esta incertidumbre frena proyectos de inversión. Hoy hasta se pone en duda si los proyectos de participación pública-privada van a seguir”.

Fantasmas. Tanto Alfie como Furiase coincidieron en que, incluso en un escenario negativo, no hay riesgo de caer en una crisis como la de 2001. “No hay un problema de descalce de monedas de los bancos, de hecho, los bancos están líquidos y la deuda del sector público es más baja. Es un momento completamente distinto”, señaló Furiase. Por su parte, Alfie consideró: “El problema sería que esta corrida cambiaria genere un mayor pánico o un mayor temor y esto se transforme en una crisis del sistema bancario. Yo, igual, no veo que suceda eso”.
Por otro lado, el director de la consultora Econometría, Ramiro Castiñeira, afirmó que lo que vive Argentina en este momento es una “crisis de las Lebac”. El analista opinó que las Letras del Banco Central se volvieron “incontrolables” y que, en paralelo, “Argentina saturó el mercado internacional de bonos. Ya se colocaron más de 70 mil millones de dólares y el gradualismo pedía 70 mil millones más”, expresó.
Los sacudones de las últimas semanas también trajeron aparejados cambios en la visión que tienen algunos expertos respecto de la economía argentina. A nivel internacional, el banco HSBC emitió un documento en el cual informa que modificó sus previsiones de crecimiento del PBI argentino para 2018: calcula un 1% de incremento, mientras que en un principio las estimaciones eran del 2,5%. Asimismo, la entidad recalibró sus pronósticos inflacionarios, que hoy se colocan en un 26%.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4327

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.