lunes 18 de junio de 2018 | Suscribite
INTERNACIONAL / Tensiones nucleares
domingo 27 mayo, 2018

Sorpresiva visita de Kim a Corea del Sur reflota la Cumbre con Trump

La fecha del 12 de junio volvió a cobrar vigor y desde Washington el mandatario estadounidense habló de "conversaciones productivas".

Kim y Moon, en la sorpresiva reunión de este sábado. Foto: AFP

Luego que hace 48 horas el presidente estadounidense, Donald Trump, dijera que suspendía la Cumbre del 12 de junio con el líder norcoreano Kim Jong-un por la "hostilidad" de algunas acciones recientes, este sabado la posibilidad de ese encuentro volvió a reflotarse, luego de una visita sorpresiva de Kim a la vecina Corea del Sur, donde se reunió con el presidente Moon Jae-in.

Las fotos de los dos líderes coreanos, sonrientes y distendidos, representaron un mensaje a dos puntas para Trump, instándolo a renovar la apuesta de la Cumbre pautada en Singapur para dentro de dos semanas, reunión que mantiene en vilo al planeta por las implicancias nucleares del asunto. China, por su lado, ha trabajado también para que Kim se muestre amistoso con la Casa Blanca, luego de haber presuntamente dinamitado el centro de pruebas nucleares de Corea del Norte ante la presencia de un grupo de periodistas de varios lugares del mundo.

La nueva visita de Kim a la zona desmilitarizada entre las dos coreas no estaba en agenda, y fue interpretada como un gesto decidido de Kim para que la Cumbre de Singapur se mantenga en la agenda estadounidense. Al término de la reunión, los mandatarios de las dos Coreas afirmaron estar dispuestos a "reunirse con frecuencia", anunció la agencia oficial de prensa norcoreana KCNA. 

"Kim Jong Un agradeció a Moon Jae-in por sus esfuerzos en [la organización] de la cumbre" de Corea del Norte y Estados Unidos, "programada para el 12 de junio" y "expresó su determinación" de celebrar esa cumbre "histórica", apuntó la agencia. En unas fotos difundidas el sábado por Seúl aparece Moon Jae-in estrechando la mano y abrazando a su homólogo Kim Jong Un. 

Desde Washington, Trump declaró a la prensa que el asunto "se está moviendo muy bien" y que su objetivo de organizar la cumbre el 12 de junio en Singapur "no ha cambiado". En una declaración posterior, Moon Jae-in dijo a los reporteros que durante su encuentro con el líder norcoreano, este último consideró que la cumbre representaría una oportunidad histórica para "poner fin a una era de confrontación". 

Ambos líderes se entrevistaron durante dos horas en la localidad de Panmunjom, donde se reunieron hace un mes, haciendo una declaración en la que juraron mejorar los lazos. "Intercambiaron opiniones y debatieron maneras de aplicar la declaración de Panmunjom y de garantizar el éxito de la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte", precisó la presidencia surcoreana en un comunicado. El próximo viernes se celebrarán los próximos diálogos intercoreanos "de alto nivel", según la agencia KCNA. 

El jueves, Trump anuló su cumbre con Kim pero menos de 24 horas después se mostró optimista y evocó la posibilidad de mantener la cumbre tras unas "conversaciones muy productivas con Corea del Norte para que la cumbre tenga lugar". Además, Washington anunció que enviará un equipo a Singapur para preparar esa reunión, tal como hace habitualmente el aparato de seguridad estadounidense cuando hay viajes del presidente al exterior.

El amague de Trump de anular laCumbre había sorprendido a Corea del Sur, que había logrado un espectacular acercamiento entre Estados Unidos y Corea del Norte, después de meses en los que Kim y Trump habían intercambiado insultos y amenazas de guerra. En las fotografías publicadas por la presidencia surcoreana este sábado, se puede ver a Moon estrechando la mano de Kim Jong Un y de su hermana Kim Yo Jong, que desempeñó un importante papel en las recientes conversaciones con Corea del Sur, como liderar la delegación al otro lado de la frontera para los Juegos de Invierno de febrero.

La reunión entre Moon y Kim tuvo lugar en un gran edificio en el lado norcoreano de Panmunjom, donde ambos líderes se habían reunido en abril, con el ya famoso gesto de Kim invitando a Moon a cruzar brevemente al Norte antes de que ambos mantuvieran conversaciones en un edificio del lado Sur. La reunión del sábado es tan solo la cuarta que han mantenido los líderes de las dos Coreas, que técnicamente siguen en guerra, y se celebró en el más absoluto secreto. 

"Trump dice 'todo el mundo está jugando'. Pero Moon Jae-in no está jugando a ningún juego: debe mantener a su pueblo a salvo" opinó Adam Mount, experto de la Federación de Científicos Estadounidenses, en un tuit.


Comentarios

Lo más visto

 

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4299

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.