INTERNACIONAL

Nuevas pistas sobre el avión de Malaysia Airlines

Investigan el simulador de vuelo personal del piloto, cuyos archivos fueron borrados. 

Foto:AFP

La desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines suma día a día nuevos datos pero que no conllevan necesariamente a un esclarecimi del porqué de su desaparición en pleno vuelo. La investigación sobre el simulador de vuelo del piloto, la información aportada por Tailandia y la búsqueda de China sobre su territorio, son las nuevas y ambiguas pistas en la búsqueda del avión.

Los archivos del simulador de vuelo perteneciente al piloto del avión de Malaysia Airlines que está perdido fueron borrados recientemente, informó el ministro de Defensa malasio. Hishammuddin Hussein dijo en conferencia de prensa que los investigadores están tratando de recuperar los archivos. También señaló sin embargo que el piloto, capitán Zaharie Ahmad Shah, es inocente de cualquier irregularidad hasta que se pruebe lo contrario.

Hishammuddin dijo que han recibido los reportes de revisión de antecedentes de todos los pasajeros extranjeros excepto los de nacionales de Ucrania y Rusia, que eran tres viajeros, y ninguno arrojó datos sospechosos.

Por su parte, Tailandia anunció que había detectado un "avión no identificado" cambiando varias veces de dirección cuando examinó la información de los rad correspondiente al momento de la desaparición del vuelo MH370, indicó este miércoles el portavoz del ejército del aire. Los radares mostraron que el sábado 8 de marzo "a las 00h 28 minutos, seis minutos después de la desaparición del vuelo MH370, un avión no identificado volaba en dirección suroeste", en sentido opuesto a la trayectoria prevista por el Boeing 777 entre Kuala Lumpur y Pekín.

Este horario correspondería a la última transmisión del transpondedor del vuelo MH370, en alguna parte entre la costa oriental de Malasia y el sur de Vietnam. "El aparato se dirigió más lejos hacia el sur, hacia Kuala Lumpur y el estrecho de Malaca, antes de encaminarse hacia el norte", hacia el mar de Andamán, al oeste de la península malasia, añadieron.

La señal, que "no era nítida y no paraba de interrumpirse", desapareció entonces, indicó el portavoz militar, quien precisó que informaron a Kuala Lumpur de estos hechos. "No puede confirmarse que el avión fuera el vuelo MH370", insistió Suchookorn. "La aeronave no estaba en el espacio aéreo tailandés ni era una amenaza para Tailandia", se justificaron por último.

A la par, desde ayer (diez días después del hecho) China empezó a buscarlo en su propio territorio. Iniciaron las operaciones de búsqueda en las regiones del país situadas "en el pasillo aéreo norte", una de las trayectorias posibles del aparato declaró el embajador chino en Malasia, Huang Huikang. Por su parte, la investigación sobre los pasajeros chinos del vuelo del Boeing 777 no ha revelado ningún dato que implique a alguno de ellos en la desaparición del aparato, agregó el embajador.

De las 239 personas que viajaban en el vuelo M de Malaysia Airlines, que unía Kuala Lumpur y Pekín, 153 tenían nacionalidad china.

El sábado, las autoridades malasias anunciaron que la desconexión de los sistemas de comunicación y el cambio de trayectoria del avión hacia el Océano Índico son "coherentes con una acción de deliberada de alguien" en la cabina del avión, que siguió volando durante cerca de 7 horas.

La última posición conocida del Boeing 777, según una señal de satélite, sugiere dos trayectorias: una hacia el sur, en un amplio arco que va de Indonesia al sur del Océano Índico y otra que pasaría por el norte de Tailandia a Kazajastán. Las investigaciones se centran ahora sobre estos dos pasillos aéreos, en regiones del oeste de China --Tibet y Xinjiang-- que se sitúan en la zona cubierta por el "pasillo norte".

Según uno de los escenarios que se barajan, el avión habría podido llegar a Kazajastán, pese a que ningún radar lo detectó en la zona. Las autoridades kazajas y las de Kirguistán han manifestado su disposición a participar en la búsqueda.

El avión despegó de Kuala Lumpur el sábado 8 de marzo con 239 personas a bordo en dirección a Pekín y desapareció de las pantallas de los radares unos 40 minutos después.

La investigación entra en su duodécimo día, si bien no se encontraron aún restos del Boeing 777 y los elementos conocidos con certitud son pocos, incluso contradictorios, lo que convierte esta desaparición en uno de los misterios más grandes de la aviación moderna.


Redacción de Perfil.com