viernes 22 de junio de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / PANORAMA / venezuela
domingo 27 mayo, 2018

Bartleby, el abstencionista

El personaje de un relato de Melville, cuya frase era “preferiría no hacerlo” como forma de resistencia, puede ilustrar qué sucedió con la abstención en las elecciones venezolanas.

Wolfgang Gil*

Desolacion. Una de las sedes de votación en Caracas, el 20 de marzo pasado. Foto: AP

El término “éxodo” (salida, en griego) evoca al libro segundo de la Biblia, donde se narra la huida del pueblo de Israel del cautiverio en Egipto, guiado por Moisés. Este hecho de la historia ha sido el símil para la creación de un segundo significado: enfrentar al enemigo, paradójicamente, con la retirada. Para el pensador marxista Antonio Negri, se refiere a la situación de huir de condiciones de opresión hacia alguna otra situación que se espera sea mejor y, a la vez, debilitar al adversario.
El concepto de éxodo, en este segundo sentido, nos puede iluminar mucho sobre la idea de la abstención como oposición a las tiranías. Muchos filósofos han considerado el cuento de Herman Melville Bartleby, el escribiente, una paradigmática ilustración de la resistencia pasiva. La historia involucra a un empleado de oficina, Bartleby, que vive una existencia mediocre dedicada a copiar textos legales. Un día se niega a hacer su trabajo. Este rechazo lo coloca en una posición completamente marginal, fuera de la sociedad y hasta del lenguaje.
Este relato de Melville es precursor del absurdo existencialista.​ Borges, con agudeza, ha hecho notar que Bartleby anticipa la obra de Kafka. También se encuentra mucho del personaje de Bartleby en el teatro de Samuel Beckett.​ Albert Camus citó a Melville, junto a Kafka, como una de sus influencias.​ Enrique Vila-Matas acuñó el término bartlebys para designar a aquellos escritores que renunciaron a seguir escribiendo.​

El escribiente indócil. Bartleby comienza a trabajar como escribiente en la oficina de un abogado, quien hará las veces de narrador de la peculiar historia. Nos cuenta que, al comienzo, Bartleby asumió sus responsabilidades con extraordinaria eficiencia. Después de unos días, el abogado le pide que corrija un texto pero, inconmovible dentro de su circunspección, Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, responde: “Preferiría no hacerlo”. Se resiste a la orden de su jefe, pero no porque quiera rebelarse contra su autoridad. Solo prefiere no hacerlo, pero esto no dice nada sobre lo que quiere.
El abogado está tan desarmado por esta respuesta que ni siquiera lo sanciona. Aun más, comienza a sentir afecto por Bartleby y quiere ayudarlo. A medida que pasa el tiempo, Bartleby rechaza pasivamente más y más tareas hasta que termina mirando por la ventana de la oficina, sin hacer nada. Incluso cuando es despedido, prefiere no irse.
El abogado se encuentra tan desesperado que traslada toda su oficina a otra zona de Nueva York. Incluso entonces, Bartleby no se va. Incomoda tanto al propietario del edificio que lo manda a sacar con la policía. No solo lo echan a la calle, sino que lo arrestan por vagancia. Finalmente, Bartleby deja de comer y se deja morir de inanición.
La frase “preferiría no hacerlo” es el hilo conductor del relato argumental y, a la vez, su clave profunda. Esa misteriosa oración ha provocado infinidad de interpretaciones literarias, psicológicas, filosóficas. Aunque existen interpretaciones que ponen en duda la salud mental de Bartleby, este excéntrico personaje asume conscientemente su decisión. Es una decisión ética, que toma postura sin miedo frente al presente y al futuro. Es un modo desacostumbrado del vivir peligrosamente que predicaba Nietzsche.
La pasividad intrínseca de Bartleby está caracterizada por dos rasgos. Primero, hay una radical economía de vocabulario. En segundo lugar, el mismo Bartleby se repliega sobre sí mismo en un silencio lleno de interrogantes. La genialidad de Melville ha sido que nos ha sugerido que existen vasos comunicantes subterráneos entre dicha pasividad y la noción de resistencia.
El cuadro que tenemos de la resistencia que nos propone Melville es algo muy anómalo. Si la resistencia de Bartleby se basara en la violencia, el abogado la combatiría muy fácilmente. Pero nos encontramos aquí frente a algo radicalmente distinto: una pasividad sin arrogancia, sin soberbia, fundada en la debilidad misma y en la fragilidad, en la pobreza, la ausencia, la apatía; en definitiva, en un fracaso rotundo.
La abstención como resistencia. El término “resistencia” posee, entre sus connotaciones, la de enfrentar a un enemigo poderoso y despiadado con heroísmo y violencia. En la imaginación popular, lo primero que viene a la mente es la Resistencia francesa que tuvo lugar durante la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial. La lucha de este movimiento consistió en acciones de información, sabotaje y operaciones militares contra las tropas de ocupación y contra las fuerzas del régimen entreguista de Vichy.
Al parecer, hay otra forma de resistencia menos confrontadora, la cual está asociada a la abstención. Abstención, en ciencia política, es el acto por el cual un potencial votante en unas elecciones decide no ejercer su derecho al voto. Si la abstención se generaliza, dentro de un régimen de Estado de derecho, se pierde el bien público de la democracia.​
Otra cosa es cuando no se disfruta de un Estado de derecho y las elecciones son solo la forma plebiscitaria en que una dictadura intenta legitimarse. Entonces, la abstención toma un significado diferente.
Si bien la resistencia activa es la vía para enfrentar a un poder externo y establecido, también tiene un peso el acto discreto de decisión del pueblo que evita al poder posesionarse de su alma, y que, de esta forma, aniquila sus potencias críticas y creadoras. Existen momentos históricos en los que basta un acto de resistencia pasiva para preservar la facultad ética y el ejercicio mismo de la libertad.
Así entendida esa resistencia, como fuente moral y creativa, no es una mera reacción a la dominación, sino que es originaria de la vida en comunidad y la constitución del Estado de derecho. Con la resistencia, el ser humano defiende su esencialidad (...).
La prudencia política indica cuándo la resistencia activa deja paso a la resistencia pasiva. A veces, basta con un simple acto de desobediencia de personas modestas y vulnerables, cuyas vidas arrastran penas y fracasos. Como dice Thoreau: “La desobediencia es el verdadero fundamento de la libertad”.
Ante la invitación forzada a participar en un proceso electoral desnaturalizado, la población pareció haber dicho, junto a Bartleby: “Preferiría no hacerlo”.

*Filósofo venezolano. Publicado originalmente en Prodavinci.com.


Temas

Comentarios

Lo más visto

 

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4303

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.