miércoles 23 de mayo de 2018 | Suscribite
SOCIEDAD /
domingo 19 julio, 2015

Ahorrarse el dolor

por Redacción Perfil

La constitución de un vínculo amoroso supone siempre un trabajo psíquico que implica la aceptación de las diferencias, elaboración de proyectos vitales compartidos y la cotidianidad, acompañado con vivencias de amparo y pertenencia.
La decisión de suspender el vínculo implicará otro trabajo: el duelo por todo lo perdido, por el que fuera objeto de amor, por los ideales puestos en juego en la pareja y todo aquello establecido con el otro.
La huida es un intento de saltear el dolor y la culpa que el trabajo de duelo implicaría para él o ella. Es probable que aquello evitado y no elaborado retorne en forma de síntomas: a quien es dejado así, la violenta y –en general– inesperada desaparición del otro lo deja sin palabras, sumido en una gran angustia, sintiéndose abandonado y desamparado sin poder responderse “qué lugar ocupo para el otro”. En cuanto a otro tipo de relaciones –laborales, de amistad u otras– la salida intempestiva implica la imposibilidad de enfrentar el conflicto y de poder expresar con claridad lo que se desea y/o necesita aceptar y negociar sobre las diferencias.n

* Licenciada en Psicología. Especialista en pareja y familia.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4273

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.