Despejado
Temperatura:
12º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 21 de agosto de 2018 | Suscribite
SOCIEDAD / ruta de las coimas
viernes 3 agosto, 2018

Los cuadernos de Centeno nos recuerdan que siempre estamos expuestos

Hoy todo se termina sabiendo y se difunde a una velocidad arrasadora.

Sergio Roitberg

En cuadernos, un chofer vinculado a De Vido anotó las coimas que llevó en 10 años Foto: La Nación

Días atrás un amigo nada tecnológico me dijo: en el mundo de hoy, no hagas nada que no puedas contar. 

Seguramente Roberto Baratta y Julio De Vido, implicados en el escándalo de las coimas millonarias, no deben haber tenido en cuenta la máxima de mi amigo. Y es que la mayoría de la gente piensa que el mundo no cambió y la verdad es que hoy las cosas se saben porque alguien de la CIA descubre un algoritmo (como en el caso de la campaña de influencia rusa sobre las elecciones norteamericanas), o porque alguien cuenta algo y se expande en las redes sociales, o porque alguien guarda cuadernitos con anotaciones hechas a mano.

En el mundo de hoy, todo lo que hagamos, en las relaciones personales o en los negocios, tenemos que hacerlo pensando que todos se van a enterar.

Lo que pasa es que nuestras vidas se han vuelto absolutamente transparentes. No solamente desde el punto de vista tecnológico; se ha producido un cambio significativo en todos nosotros como seres humanos. Los avances técnicos nos han recategorizado. Ya no somos targets pasivos, meros receptores de información, sino actores empoderados con acceso casi ilimitado a la información y la capacidad de difundirla de manera exponencial. El cambio es de mentalidad. Y así, ni siquiera unos cuadernos escritos a mano por un chofer y guardados, quizás, en un cajón, están a salvo del escrutinio público.

Por eso, este mundo transparente y de actores empoderados nos llama no sólo a actualizarnos tecnológicamente; nos obliga a pensar de forma diferente, a cambiar de mentalidad.

Así nació mi Pensamiento Orbital, una teoría que entiende el mundo de hoy como una gran vidriera en las que todos estamos expuestos en ropa interior. Hablarán de nosotros, queramos o no. Ya no tenemos donde escondernos.

Lo único que podemos hacer en medio de esta realidad es aceptar nuestra conexión tácita con el entorno y aprender a relacionarnos mejor con millones de actores empoderados, que usan los medios sociales como plataformas para vivir, conocerse, enamorarse, hacer negocios, y que tienen una actitud proactiva frente a la información: juzgan, opinan y comparten esos juicios y opiniones.

Porque el cambio hegemónico de hoy es que la gente influencia a la gente, todos le creemos a alguien parecido a nosotros y ya no a un ícono o a un famoso a quien le pagan para decir algo. La credibilidad hoy está democratizada.

Más allá del tema de Baratta y el lío de la citación a Cristina Fernández de Kirchner, que además de hablar de desconexiones habla de deshonestidad, podemos decir que la única forma de relacionarnos con tantos actores empoderados es a través de un Propósito Compartido.

Ninguna relación sostenible es unidireccional. No podemos esperar conectar con otros solo a partir de nuestro interés particular. Debemos tener en cuenta el interés ajeno. En la intersección de ambos, está el Propósito Compartido, esa zona de encuentro entre nuestros intereses y los de los demás.

En la Argentina de hoy, polarizada y en la que parece que lo único que hacemos es saltar de escándalo en escándalo, a todos nos vendría muy bien pensar en encontrar un Propósito Compartido

Sergio Roitberg es autor de Expuestos – Las Nuevas Reglas del Mundo Transparente, publicado recientemente por el sello Conecta de la editorial Penguin Random House.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4363

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.