SOCIEDAD

Preocupa la crecida del Paraná: superó los siete metros y está por desbordarse

Tras la evacuación, hubo protestas en Corrientes y Chaco. El fenómeno afectó 120 mil cabezas de ganado. Berni prometió asistencia.

Foto:Télam

El descargo de agua del río Uruguay en el Paraná del fin de se sigue causando estragos en las provincias de Corrientes y Chaco a donde el nivel del agua llegó a los siete metros y quedó casi a punto del desborde. En Formosa hubo una protesta de evacuados en reclamo de obras y productores agropecuarios que ya perdieron más de 120 mil cabezas de ganado.

El secretario de Seguridad nacional, Sergio Berni, coordinó las tareas de asistencia en Corrientes después de recorrer la zona junto al intendente kirchnerista Fabián Ríos, en una de las zonas más afectadas por la inusitada cre.

Pese a que la situación en las costas de la Mesopotiamia y el Litoral sigue en estado crítico, con cientos de evacuados, en Formosa un grupo de damnificados por las inundaciones de Villa Belgrano cortó el tránsito en una avenida de la capital en reclamo de viviendas y obras de infraestructura.

Según consignó la agencia DyN, los manifestantes instalaron un piquete desde la madrugada en la avenida Maradona para reclamar mejores condiciones de vivienda para ser relocalizados y rechazaron utilizar casillas de chapa y cartón como las que tienen en la zona inundada, a las que consideraron "chiqueros".

El jefe de la Unidad Ejecutiva Municipal, Horacio Aranda, dijo que los damnificados por la crecida rechazaron ir a sitios que les ofreció el municipio y señaló que "lo único que podemos hacer ahora es gestionar ante el IPV (Instituto Provincial de la Vivienda) para que ellos se encarguen". En declaraciones radiales, añadió: "Les ofrecemos la ayuda de manera transitoria, pero ellos no quieren aceptarla".

En Corrientes, donde se espera que los ríos vuelvan a su cauce normal en tres semanas, Berni destacó que "con un trabajo mancomunado entre el municipio y la Nación podremos salir adelante de esta crisis, que desde el inicio fue considerada con un alerta amarilla".

El funcionario dijo que llevan adelante con las fuerzas federales y locales "un relevamiento en los barrios afectados, para tomar conocimiento de la gravedad de la situación". Por su parte, el intendente Fabián Ríos sostuvo que están "cubriendo a muchas familias, tenemos 150 evacuados y seguimos trabajando".

El Paraná, según el Instituto Nacional del Agua, alcanzó hoy los 7,09 metros en puertos del Chaco y Corrientes, con una posible tendencia creciente que dejaría en riesgo de desborde al río en localidades costeras.

Ante ello, Prefectura Naval incrementó la toma de mediciones diarias para hacer un seguimiento del r&iacu, mientras desde el INA se estimó que ya el domingo la zona saldrá de los niveles de alerta porque se espera una bajante.

En Chaco, la Comisión Provincial de Sanidad Animal (COPROSA) estimó hoy que cerca de 128.000 cabezas de ganado estaban afectadas por el fenómeno, dado que la creciente del Paraná generó complicaciones en 270 establecimientos de las localidades de San Fernando, Bermejo y Primero de Mayo.

Ante esos cálculos el subsecretario de Ganadería chaqueño, Marcelo Repetto, dijo que los productores tendrán que elevar sus "demandas en cada municipio" y luego "con estos datos en la mano, nosotros gestionamos los recursos ante Nación y sumamos los aportes de la provincia".

"Para la asistencia, siempre apuntamos a preservar al pequeño productor, que en este tipo de emergencias es el que más sufre", añadió. "Todos los estamentos públicos, provinciales y nacionales, estamos al servicio del productor", remarcó.

En Misiones, en tanto, habilitarán paseos alternativos para que el turismo pueda ver la Garganta del Diablo ante la destrucción de pasar por la creciente del Iguazú la semana anterior.


Redacción de Perfil.com