UNIVERSIDADES PENSAR EN EL FUTURO

El mundo laboral transforma a la educación superior

Las programas académicos ofrecen nuevas alternativas para hacer frente al mercado de trabajo. El desafío de mantener la tradición apostando por la innovación. Administración de Empresas, un caso testigo.

Apuesta millenials. A diferencia de las generaciones anteriores, los nuevos egresados no tienen temor a competir con la tecnología por los puestos de trabajo.
Apuesta millenials. A diferencia de las generaciones anteriores, los nuevos egresados no tienen temor a competir con la tecnología por los puestos de trabajo. Foto:shutterstock

Según los datos del Indec de agosto de 2017, fuentes oficiales señalaron que en la Argentina  más de la mitad de las personas desempleadas son menores de treinta años, o sea son algo más de un millón de jóvenes. Pero la preocupación no es exclusiva de la tierra del tango, en la Eurozona las cifras del desempleo juvenil alarman a la población y han sido centrales en las promesas de campaña de todos los partidos. Grecia, España, Portuga, Francia y Finlandia entre los países más afectados, y salvo Alemania, toda Europa tiene a más del 10% de sus jóvenes que buscan empleo fuera del mercado de trabajo. En Inglaterra, representan más de medio millón.

Cualquier Manual básico de Microeconomía como el de Lipsey nos diría que si todo funciona bien el equilibrio de un mercado se producirá cuando la oferta y la demanda se encuentran y generen a la vez un precio y una cantidad que en economía se denomina de equilibrio. Pero esta noción nos hace pensar en un sistema en el que todo fluye naturalmente y en que más tarde o más temprano alcanzaremos un estado lógico y eficiente, y sin embargo, tratándose del mercado laboral este simplificado modelo teórico parece a veces un cachorrito tratando de alcanzarse la cola, en una historia bastante más compleja, y en ocasiones esa oferta y esa demanda no parecen encontrarse.

Cambia, todo cambia. La Universidad de Oxford señaló hace cuatro años, que el 47% del mercado laboral en Estados Unidos corre riesgo de sustitución por la robótica y la inteligencia artificial. Y aunque no indica este trabajo en cuánto tiempo se producirá este desplazamiento, no parece tener mucho sentido preocuparse por sostener tareas humanas que puedan ser hechas por una máquina. Resulta bastante evidente que se trata de una competencia que el hombre o la mujer no podrán ganar. Hace más de veinte años que Deep Blue derrotó a Kasparov en una partida de ajedrez. Más productivo parece ocuparse por ayudar a las personas desplazadas a crear tareas, servicios y productos nuevos, que puedan inventarse y reinventarse… permanentemente.

Todavía recuerdo la polémica que desató la Feria de Empleo Juvenil organizada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Las imágenes de miles de jóvenes en las filas de esa Expo generaron cientos de controversias. Las mismas imágenes pueden ser la prueba de una acción exitosa por parte del gobierno, y que por tal motivo atrajo tanta concurrencia, así también como muestra de una delicada situación de crisis en esa franja etárea, que no es exclusiva. Prefiero creer que la posibilidad de lograr varias entrevistas en una misma mañana y conocer los distintos tipos de empresas y sus vacantes, actuaron como un gran incentivo, atrayendo tantos jóvenes, pero todos ellos, y no quedan dudas de que son muchos los jóvenes que buscan empleo.

La vida laboral ha sido cambiante desde siempre, pero de acá en adelante, lo será aún más. Ya no se repetirá la historia de nuestros padres o abuelos que lograban su primer empleo y allí mismo alcanzaban a jubilarse. Debemos aceptar que nos tocará vivir situaciones de empleo, autoempleo, desempleo y emprendimientos. Lo más importante es desterrar la palabra desocupación de nuestro diccionario. Porque aún en etapas de desempleo, hay que mantenerse ocupado, y aún en etapas de empleo, estar atentos a la empleabilidad futura, a ser  productivos siempre.

La primera vez que escuché la palabra autoempleo fue por el año 2004 en Bahía Blanca en una conferencia de Marité Salvat, experta en empleo e inserción laboral, que subrayaba que trabajar depende de cada uno de nosotros.

Opciones. Conté 244 opciones de carreras, entre terciarias y universitarias en el sitio web Carreras y Trabajos.  Hay opciones educativas de todo tipo. Pero no todas estas opciones tienen las mismas posibilidades. Quizás por esta razón haya cada vez más estudiantes que opten por carreras como Administración de Empresas. Porque preparan a las personas para desenvolverse en situaciones que no son repetitivas, situaciones complejas que requieren desempeñarse con arte y con ciencia, porque un graduado de este tipo de carreras tiene una muy sólida base para orientar su profesión hacia campos tan diversos como los recursos humanos, las finanzas o la comercialización, y porque contribuyen mejor que otras carreras a desarrollar habilidades para la dirección de organizaciones, para la formación de líderes empresariales y sociales.

La educación es la mejor inversión que puede realizarse. Pero la mejor inversión solo abre las puertas para ser creativos, para innovar, para generar proyectos. Este es el desafío que tenemos desde las universidades.

No es casual que en los últimos años, el emprendedorismo domine las publicaciones de negocios, y las políticas de desarrollo local. El espíritu emprendedor es necesario dentro o fuera de las empresas, para crear algo desde cero o construir desde lo existente. En nuestro último libro,  Listos para emprender lo explicamos de este modo: ¡vivir es emprender!

Los más jóvenes nacieron como nativos digitales, están acostumbrados al cambio, a las redes, a hacer mil cosas a la vez.  No deben temer que la tecnología los desplace. Si estimulan la imaginación tendrán siempre algo productivo para hacer y en qué ocuparse. Si en algún momento la economía no requiere lo que ofrecen, no tienen que  limitarse, y podrán imaginar algo nuevo y construirlo. No existe mercado pequeño para las personas que son capaces de idear cosas nuevas. No deben  preocuparse porque les falte empleo. Para ellos el mercado será tan grande como puedan imaginarlo.

 

Desempleo tecnológico

En los últimos años se acuñó el concepto “desempleo tecnológico” para referirse a la pérdida de puestos de trabajo ocasionadas por la adopción de nuevas tecnologías.

En mi opinión el concepto es falaz, ya que por un lado el mercado de empleo tiene una dinámica muy fuerte y por el otro la adopción de tecnología no es un fenómeno nuevo o ajeno a cualquier sistema económico. Desde la imprenta o la máquina de vapor, por mencionar sólo algunos ejemplos, la incorporación de cualquier nueva tecnología han ocasionado el desplazamiento de las personas de una actividad a otra, afectadas por las rentabilidades particulares de cada sector y los costos y productividad del trabajo relativos a cada tipo de actividad.

Más aún, el desempleo no es un fenómeno que pueda juzgarse a nivel de empresas particulares, antes bien se trata de un fenómeno macroeconómico, es decir, al más alto nivel de agregación productivo de un país.

*Decano de la Fac. de Ciencias. Organizacionales y de la Empresa de la Universidad de Flores (UFLO).


Agustin Arieu


Temas: