PERFIL USA ESTADOS UNIDOS

Según Trump, los CEO's son "más optimistas que nunca desde 2009"

El presidente estadounidense consignó que la situación va a mejorar a medida que se reduzcan las "regulaciones innecesarias".

Parecidos y diferentes. El punto de partida es el cuestionamiento a la política tradicional. Tanto Donald Trump como Juan Perón, Hugo Chávez o Rafael Correa son líderes con un cuestionamiento al sistema clásico de representación. Sin embargo, para el autor, su sustento ideológico difiere en cuanto a objetivos.
Parecidos y diferentes. El punto de partida es el cuestionamiento a la política tradicional. Tanto Donald Trump como Juan Perón, Hugo Chávez o Rafael Correa son líderes con un cuestionamiento al sistema clásico de representación. Sin embargo, para el autor, su sustento ideológico difiere en cuanto a objetivos.

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump persiste en su apuesta para lograr que su país "sea grande de nuevo". Es por ello que trabaja en una serie de medidas enfocadas en incentivar la industria, entre ellas reducir la reglamentación medioambiental que considera inútil y que daña la creación de empleos en el país.

El mandatario mostró sus intenciones en Twitter donde aseguró que desde el sector empresarial están satisfechos con su gestión: "Los CEO son más optimistas que nunca desde 2009. Sólo se puede ir a mejor a medida que continuemos reduciendo las regulaciones innecesarias y cuando comencemos nuestro gran recorte de impuestos", escribió. 

En otro mensaje en esa red social prometió que va a "traer de vuelta la producción de automóviles al Estado y a Estados Unidos", y de hecho, consideró que ya está ocurriendo.


Trump anunció ayer en Detroit una revisión de las normas de consumo de los vehículos nuevos, una iniciativa celebrada por los constructores automovilísticos. "Al final, estas decisiones tienen un impacto en los más de 7 millones de estadounidenses cuyos empleos dependen del sector automotor", subrayaron en un comunicado.

Desde esta ciudad de Michigan, considerada la capital americana del automóvil, el mandatario estadounidense anunció que se examinarán los objetivos fijados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) para el periodo 2022-2025, y la apertura de un nuevo periodo de consultas.

El jefe de Estado anunció su cancelación y denunció la decisión "de última hora" de limitar las emisiones de gases de efecto invernadero de su antecesor, el demócrata Barack Obama, quien hizo de la lucha contra el cambio climático una de sus prioridades. "Nos aseguraremos de que toda nuestra legislación proteja sus empleos y sus fábricas", garantizó el republicano.

La ley CAFE (Corporate Average Fuel Economy) impone a los constructores de Estados Unidos una media de consumo por milla recorrida para el conjunto de sus firmas. Este texto los obliga a fabricar modelos moderados para poder mantener la venta de sus productos estrella como los SUV o los pick-up.

La Casa Blanca afirma que las normas fueron impuestas a toda prisa por la administración Obama, sin tomar en consideración las realidades del mercado, las limitaciones de varios actores del sector y las expectativas comerciales.

Por su parte, las organizaciones de defensa del medioambiente denunciaron la iniciativa de la Casa Blanca, que consideran un paso atrás en la lucha contra el cambio climático. "No hay duda de que las normas actuales son razonables y realizables", consideró Kristin Igusky, del World Resources Institute. "El sector de los transportes superó al de la energía como principal fuente de contaminación en Estados Unidos", añadió.

El jefe de los senadores demócratas, Chuck Schumer, denunció un "asalto" del gobierno contra las normas medioambientales, que "reducen la dependencia energética del país, crean empleos y permiten luchar contra el cambio climático y la contaminación del aire".