PERFIL USA MACRI EN EEUU

Trump entregó a Macri los nuevos archivos desclasificados de la Dictadura

Son 931 documentos secretos sobre violaciones a los DD.HH. Así, Trump mantiene una promesa de Obama a Macri.

Trump, presidente electo de los Estados Unidos.
Trump, presidente electo de los Estados Unidos. Foto:Cedoc.

Estados Unidos desclasificó este jueves 931 documentos secretos del Departamento de Estado sobre las violaciones a los derechos humanos en la Argentina durante la última dictadura militar. Esta es la tercera tanda de archivos dados a conocer por el gobierno estadounidense desde que el expresidente Barack Obama se comprometió, en marzo de 2016, a impulsar una política de desclasificación de documentos históricos relacionados con el terrorismo de Estado en la Argentina.

Esta nueva publicación de archivos confirma que la administración de Donald Trump está dispuesta a mantener la promesa que Obama le había hecho a Mauricio Macri durante su visita a la Argentina el año pasado. Los documentos desclasificados le fueron entregados a Macri durante la reunión que mantuvo este jueves con Trump en Washington. El gesto estadounidense marca un hilo de continuidad alrededor de uno de los ítems claves de aquel acercamiento entre Obama y Macri.

Durante su visita a Buenos Aires del 24 de marzo de 2016, que coincidió con el 40º aniversario del golpe militar, Obama había anunciado que Estados Unidos comenzaría un proyecto de 18 meses para revisar y desclasificar registros de inteligencia propios sobre el golpe de Estado en la Argentina y la represión posterior. En las primeras dos tandas, de agosto y diciembre de 2016, el gobierno de Obama entregó cientos de documentos al gobierno de Cambiemos.

Según el National Security Archive (NSA) -una institución no gubernamental con sede en la Universidad George Washington que se dedica a sacar a la luz papeles confidenciales acumulados durante décadas por los distintos gobiernos estadounidenses-, los nuevos documentos desclasificados incluyen un nuevo examen de 857 archivos que habían sido previamente retenidos, en forma total o parcial, durante la desclasificación pionera hecha en 2002 por el Departamento de Estado. Además, figuran 119 documentos de inteligencia de alto nivel, que habían sido seleccionados para incorporarse en dos capítulos de un próximo volumen del Foreign Relations of the United States (FRUS) –el registro oficial del Departamento de Estado sobre la política exterior estadounidense– sobre América del Sur entre 1977 y 1980. Los archivos ya están disponibles para su consulta online en la página web de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, “IC on The Record”.

Se espera que el último y mayor tramo de documentos desclasificados del llamado “Proyecto Argentina” incluya registros de 14 agencias de inteligencia, entre ellas la CIA y el FBI. La tanda final se conocerá a fines de 2017.

“Esta nueva publicación es otro acto positivo de diplomacia desclasificada que comenzó con Obama y continúa bajo la administración de Trump”, celebró Carlos Osorio, director del Proyecto Cono Sur del NSA y “curador” de los archivos que se desclasifican sobre la Argentina. Osorio también aplaudió los esfuerzos de los funcionarios a cargo para liberar la mayor cantidad posible de información detallada dentro de los márgenes de las leyes estadounidenses. “La rendición de cuentas histórica sigue desempeñando un papel importante en las actuales relaciones exteriores de Estados Unidos”, dijo Osorio.

De acuerdo con una inspección preliminar de los archivos realizada por Osorio, éstos revelan que la llamada Operación Cóndor, destinada a coordinar acciones represivas entre las dictaduras del Cono Sur, “consideró abrir 'oficinas de campo' en Estados Unidos y en Europa”. Además, los textos ofrecen “nueva información acerca del destino de militantes desaparecidos en los años setenta”.

Los documentos también dan cuenta de “los esfuerzos de la administración Carter para apoyar al dictador Jorge Rafael Videla en 1977 contra un jefe de la Marina más duro, Emilio Massera, porque Videla estaba supuestamente abierto al Tratado Nuclear de Tlatelolco”. Incluso revelan la censura sufrida por sus propios jefes por el oficial de derechos humanos de la embajada estadounidense en Buenos Aires, Tex Harris, quien debió hacer esfuerzos para que sus informes llegaran a Washington.

Además, se aportan nuevos datos sobre el destino del jefe montonero Rubén De Gregorio, víctima de la coordinación represiva regional. Un cable de 1978 afirma que “después de ser interrogado por las autoridades del GOU en la instalación de Fusileros Navales en Montevideo, De Gregorio fue entregado tranquilamente a las autoridades argentinas en estrecha colaboración con las fuerzas de seguridad de GOU y GOA”. De Gregorio fue trasladado a la Escuela de Mecánica de la Armada en Buenos Aires, donde fue visto por última vez.