PERIODISMOPURO #PERIODISMOPURO

La historia de Uñac junto a los Gioja: "Somos una familia política"

El gobernador contó cómo su padre se metió en política de la mano del exgobernador.

Jorge Fontevecchia entrevistó a Sergio Uñac, gobernador de la provincia de San Juan
Jorge Fontevecchia entrevistó a Sergio Uñac, gobernador de la provincia de San Juan Foto:Néstor Grassi

#PeriodismoPuro es un nuevo formato de entrevistas exclusivas con el toque distintivo de Perfil. Mano a mano con las figuras políticas que marcan el rumbo de la actualidad argentina, Fontevecchia llega a fondo, desmenuzando argumentos y logrando exponer cómo piensan los mayores actores del plano del poder. Todas las semanas en perfil.com/PeriodismoPuro

— Antes de ser vicegobernador primero, y ahora gobernador de San Juan, vos fuiste dos veces intendente del departamento de Pocitos en tu provincia sucediendo a tu padre.

— Así es.

— Y además fuiste vicegobernador y ahora gobernador, y en el caso de haber sido intendente sucediste a tu padre que había fallecido muy poquito antes. Contanos un poco la historia familiar de los Uñac, la historia política, tu padre, tu hermano, vos.

— Bueno, Jorge, nosotros una familia tradicional del Departamento Pocitos, departamento que tiene 515 kilómetros cuadrados, que está al sur de la provincia de San Juan, a 20 kilómetros en promedio de la capital sanjuanina, departamento que está en el primer cordón rural, donde mi padre históricamente fue un empresario de la zona, dedicado al rubro ferretero en su momento, luego a la crianza de ganado también, no ya en la provincia sino en la provincia de San Luis y...

— Perdón, y tu padre, ¿era hijo o nieto de inmigrantes?

— Era hijo de inmigrantes, de padre y madre valencianos, de la comunidad de Valencia.

— Que son los primeros que llegaron a la provincia.

— Exactamente. Y bueno, estuvo dedicado fundamentalmente al rubro ferretero como te decía, luego incursionó en algunas otras actividades.

— En la capital...

— En el centro del departamento Pocitos, digamos, que es Villa Aberastain, siempre estuvo afiliado al peronismo toda la vida, pero...

— ¿Y qué población tiene?

— Pocitos hoy tiene 60 mil habitantes y cuando él llegó a ser intendente recién habíamos superado la cifra de 30 mil que permitió el dictado de la carta orgánica municipal. Dejamos de depender de la ley orgánica de municipalidades, para municipios de menos de 30 mil habitantes, y con constituyentes elegidos por el voto popular, se confecciona la carta orgánica municipal.

— Tu padre fue dos veces electo intendente.

— Sí. Fue el primer intendente reelecto de la historia política del departamento, yo, el segundo intendente reelecto. Él es invitado a participar en las elecciones del año 1995 como candidato a intendente, gana, es reelecto en el año 99 y en el año 2003, en el año 2002, se le detecta un cáncer de pulmón, se opera y bueno, permite después de la operación vivir ocho meses y el 15 de enero del 2003 fallece. Yo me presento en elecciones sobre mediados de ese año 2003, en la lista de José Luis Gioja, él candidato a gobernador, yo candidato a intendente, gano y bueno, obviamente, con un interín de una presidencia del Consejo Deliberante a cargo de la intendencia de otra persona, bueno, yo sucedo a mi padre electo por el voto popular, tanto a él como a mí.

— Si entiendo bien, Gioja también fue quien impulsó a tu padre a integrarse a la política, ¿o no?

— Tuvo mucha relación. Ellos tenían mucha relación, eran muy amigos.

— ¿De la misma generación?

— A ver, él era presidente del partido y mi padre era vicepresidente primero y el vicepresidente segundo en ese momento era Roberto Basualdo, que después ha sido electo...compitió con Gioja, compitió conmigo y ha sido electo senador nacional. Y mi vida política empieza siendo asesor, yo soy abogado de profesión...

— Perdoname, pero tu padre es el número dos del partido, ya se dedicaba a la política, eso era anterior a haber sido candidato.

— Casi de manera... ha sido simultáneo, fue presidente de la Junta departamental de Pocitos en su época de intendente y ya casi finalizando, mediados de su segundo período, fue del 99 hasta cuando fallece en el 2003, es electo vicepresidente primero del partido justicialista.

— Su ingreso, pasar del rubro empresario, la ferretería, la cría de ganado a la política, ¿fue una invitación de Gioja o no?

— Fue una invitación de Gioja, pero participando con otro candidato a gobernador del peronismo que fue Jorge Alberto Escobar. Él es intendente cuando Jorge Escobar era candidato...

— La pregunta viene a cuento porque tengo entendido que tu hermano fue también vicegobernador de Gioja.

— Claro.

— Y luego vos fuiste vicegobernador de Gioja, entonces, pareciera haber entre la familia Gioja y la familia Uñac, una especie de hermandad...

— Política.

— Política.

— (Risas)

— Porque se continúan unos con otros.

— A ver, la realidad ha sido esta. Mi padre intendente en una época institucional de la provincia donde el gobernador era Jorge Alberto Escobar, su primer período, su segundo período es cuando era Alfredo Avelín, fallecido. Yo soy intendente con Gioja de gobernador durante dos períodos, en mi segundo período de intendente mi hermano es vicegobernador de Gioja y en su tercer período de gobernador, yo soy vicegobernador de Gioja.

— Y tengo entendido que el objetivo de Gioja era que si a tu padre no se le desarrollaba el cáncer de pulmón, el que iba a ser vicejefe era tu padre.

— Sí, vicegobernador.

— Perdón, vicegobernador tu padre.

— Sí, sí, eso lo ha expresado él y tienen una relación muy, muy cercana.

— ¿Se podría decir que Gioja, en algún sentido fue pater seraficus político tuyo y de tu familia?

— Yo, a ver, he hecho política en una primera etapa con mi padre, yo siendo asesor legal, como abogado que soy desde su intendencia, pero había una relación muy, muy cercana entre en la primera etapa Joaquín Uñac, mi padre, y José Luis Gioja. Luego, él es gobernador, yo intendente, y siempre hemos construido, hemos tenido una visión parecida de lo que teníamos que hacer. Yo, de alguna manera, trabajando bajo su proyecto político, con responsabilidades electas por el voto popular, pero bajo su proyecto político.

— ¿Tu hermano hoy?

— Mi hermano hoy ha sido electo senador nacional.

— ¿Cómo le explicás a los lectores de la Ciudad de Buenos Aires, que ven que padre, hijo, hermano, constituyen una familia política, que en el caso tuyo se da en San Juan, pero hay otros casos en distintos momentos que se da en otras provincias, en una proporción mucho mayor de lo que se da en la Ciudad de Buenos Aires? ¿Cuál es el efecto que produce que la gente confíe, finalmente, podríamos decir, en la herencia de los genes?

— Sí, sí, sí, tiene mucho que ver. A ver, primero yo he tenido una construcción política simultánea al desarrollo político de mi padre, era intendente, yo era su asesor legal.

— Recién recibido.

— Recién recibido, recién recibido. Yo ejercí durante siete años, de manera simultánea era asesor legal y obviamente era abogado, dentro del municipio y llevaba casos particulares. Yo creo que eso se puede dar solo si uno ha tenido una actitud política e institucional, yo voy a decir relativamente, al decir de la sociedad sanjuanina, debería ser correcta. Digo relativamente porque estoy hablando de mí mismo. Y mi padre en realidad, mi ingreso a la política electo por el voto popular es una vez fallecido mi padre, nunca antes fui, me propuse como nada, porque en realidad yo lo acompañaba a él. Él fallece y yo soy electo intendente y el desarrollo de mi hermano ha sido...

— Si tu hermano... Porque ahí vos pasás a intendente, tu hermano a vicegobernador.

— No, en el segundo período.

— Tu hermano vicegobernador...

— Sí, yo soy intendente y él...

— Si tu padre no hubiera fallecido y el objetivo de Gioja era que fuera vicegobernador, ¿vos igual hubieras sido intendente de Pocitos?

— No te lo podría asegurar, hubiese sido quizás un poco más difícil, probablemente porque yo no hice...

— No, pero digo, ¿estaba previsto?

— No.

— No.

— No, no, no. Es verdad que yo siempre trabajé, digo, más allá de lo profesional, siempre hice política, fui presidente de la junta de Pocitos, después fui vicepresidente del Partido Justicialista a nivel provincial y ahora presidente del partido. O sea, he tenido siempre una vocación muy fuerte, pero me parece que la realidad hubiera sido distinta. Hay cosas que pasan, que uno no sabe por qué, porque en realidad si vos mirabas a mi padre, era una persona absolutamente sana, sí, era fumador, pero un día, bueno, se encontró con esto y eso cambió la realidad personal y familiar, obviamente, y también la realidad política.

— ¿Es más conservadora la sociedad de San Juan en el sentido de que los valores familiares tienen más importancia de lo que podrían tener, por ejemplo, en una ciudad como Buenos Aires?

— Somos menos y nos conocemos más. Es probable que podamos tener un conocimiento más cabal, no solamente del presente, sino del pasado de cada uno de los que decidimos habitar en una provincia que tiene 91 mil kilómetros cuadrados y 700 mil habitantes. Sabemos quién es quién, hay 19 departamentos. Obviamente cada uno conoce más la realidad departamental de donde uno nació, pero tenemos un conocimiento de la realidad provincial.

— Vos tuviste que asumir siendo vicegobernador, la gobernación en el momento que Gioja tuvo que reponerse de su accidente con el helicóptero en 2013. ¿Cómo fue esa experiencia?

— Fue una experiencia, primero estaba cumpliendo una responsabilidad constitucional, la Constitución provincial así lo establecía, pero fue una experiencia difícil, claro que sí, porque la historia indica que los vicegobernadores, primero, en mi provincia, por Constitución, ejercen, son presidentes natos de la Cámara de Diputados y conducen el Poder Legislativo. Eso es a lo que se estaba acostumbrado a ver durante casi el desarrollo institucional democrático de la provincia. Este fue un hecho absolutamente impensado, que me llevó a estar seis meses al frente, en un momento delicado. Fue cuando, por ejemplo, hubo rebeliones provinciales que empezaron en Córdoba y que se terminaron plegando casi todas las provincias argentinas, y después que conducir un gabinete que uno no lo había elegido, también era una situación rara, pero a la...

— El Gobernador preside el Poder Legislativo.

— Exactamente. Preside el Poder Legislativo, y en este caso, por mandato constitucional, ante la ausencia prolongada del gobernador, ejerce interinamente, el que queda a cargo del poder ejecutivo. Yo creo que fue una experiencia que me dejó primero el conocimiento cabal de lo que podría ser gobernar la provincia, en una situación distinta, pero con parámetros... Porque en realidad estaba literalmente al frente de la provincia, puse lo mejor de mí y los sanjuaninos pusieron lo mejor de ellos para entender que era una situación delicada desde lo institucional y que debíamos mirarla con muchísima atención, tratando de llevar o llegar al momento en que, en ese momento, el Gobernador, pudiese reponerse del accidente, recuperar su salud y volver al frente.

— ¿Cómo es tu relación con Gioja ahora?

— Es una relación buena. Él es el presidente del Partido Justicialista en el orden nacional, yo soy el presidente del Partido Justicialista en el orden provincial. El partido, mi partido tiene distintos matices, distintas visiones, opiniones, percepciones sobre distintos hechos, pero mi relación es absolutamente correcta, hemos trabajado políticamente mucho tiempo juntos, yo, obviamente, dentro de su proyecto político. Ahora a mí me toca encabezarlo y lo que trato es de dar lo mejor de mí para que San Juan pueda tener o podamos cumplir un objetivo que es básico, que es, no solamente sentir, sino percibir, hacer algo tangible, que hay igualdad de oportunidades para todos los sanjuaninos. Vamos en ese camino.

— ¿Qué sentís cuando ves a Gioja junto con Cristina Kirchner hoy?

— No, bueno, ellos han trabajado muchos años juntos y me parece ha habido un hecho puntual que motivó una conferencia de prensa donde el presidente del partido tuvo que estar. Nada más que eso, no tengo ninguna otra sensación sobre...

— Si hubieras sido presidente del partido a nivel nacional, ¿hubieras estado?

— Es una situación que se ha dado muy particular, que ella arma un partido en la provincia de Buenos Aires, pero ante ese supuesto caso, como no soy presidente del Partido Justicialista, me limito a decir que desde la provincia de San Juan yo conduzco mi partido y que bueno, hemos tratado de incluir a todos, pero haciendo que el partido sea... que el Partido Justicialista sea la columna vertebral. Es un caso que no me lo he planteado ese.

Lee la entrevista entera de Fontevecchia acá.