PERIODISMOPURO #PERIODISMOPURO

Larreta: “Palito Ortega me llevó a Desarrollo Social; y De la Rúa, al PAMI”

El jefe de Gobierno porteño hace un recorrido a través de toda su carrera política.

PERFIL COMPLETO

Rodríguez Larreta en una entrevista con Jorge Fontevecchia.
Rodríguez Larreta en una entrevista con Jorge Fontevecchia. Foto:Facundo Iglesias

#PeriodismoPuro es un nuevo formato de entrevistas exclusivas con el toque distintivo de Perfil. Mano a mano con las figuras políticas que marcan el rumbo de la actualidad argentina, Fontevecchia llega a fondo, desmenuzando argumentos y logrando exponer cómo piensan los mayores actores del plano del poder. Todas las semanas en perfil.com/PeriodismoPuro

—Cuando usted volvió de hacer su MBA en Harvard, su primer cargo público fue la subsecretaría de Inversiones en el ministerio de Economía de Menem, teniendo a cargo la atención global de los inversores extranjeros. ¿Qué diferencia encuentra, habiendo tenido esa experiencia en los ‘90, entre los inversores extranjeros de esa época y los que se muestran interesados en la Argentina hoy?

—Por suerte me tocaba la promoción de lo que es la inversión directa, la inversión real. Tenía que buscar a los inversores que llegaban al país, ponían fábricas y generaban empleo. No me relacionaba con la inversión financiera. En ese momento hubo mucho oportunismo financiero en un sistema que, como todo sistema dogmático, porque en eso se transformó la convertibilidad, era  insostenible. El dogmatismo no es bueno por definición, y más en un mundo cambiante. Aferrarse a la convertibilidad en forma casi religiosa, nos llevó a la desindustrialización de la Argentina.

—Respecto a los inversores extranjeros, ¿Usted notaba que en esa época no había verdadera inversión, sino un aprovechamiento financiero?

—Hubo mucho de aprovechamiento financiero Hubo algunas inversiones, como las hay a lo largo de la historia, pero hubo de eso en un contexto donde la convertibilidad generaba una estabilidad ficticia.

—¿Y la comparación con el hoy?

—Hoy hay más, y por lo tanto, ha sido más gradual esa decisión de invertir. Hay más inversión a largo plazo. Al no existir un cepo que te garantice el tipo de cambio, no hay una garantía. Antes tenían una garantía de retorno en dólares muy alta, eso fue lo que pasó y eso generó ese interés: el seguro de cambio, de hecho, les garantizaba un retorno. Hoy no pasa eso.

—¿Podríamos decir que, al tratarse de una inversión menos especulativa, es más lenta?

—Por supuesto, es más lenta la decisión porque es una decisión de muchísimo más largo plazo y lleva su tiempo. Pero en las fuentes alternativas de energía, las energías renovables, todas inversiones de muy largo plazo, avanzan y muy bien en la Argentina. Lleva más tiempo la concreción, pero es mucho más sólida una vez que lo deciden.

—Usted es la persona del PRO con más experiencia en la función pública. Fue funcionario de Cavallo en 1996, trabajó con Palito Ortega en 1998, fue interventor en el PAMI, en Finanzas en 2000 y 2001 con De la Rúa, luego fue presidente del Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires en la gobernación de Ruckauf. ¿Cómo se fue enganchando con todas esas gestiones, tan diferentes entre sí?

—Desde siempre tuve una enorme vocación por la gestión pública y tuve busqué cargos de gestión. De hecho continué trabajando en el gobierno peronista en los 90, aun habiendo votado y participado en eventos en la campaña de Bordón. No tenía una afiliación partidaria. Había estado con Duhalde, con Palito en el 99 y al día siguiente que De la Rúa gana, me incorporaron a la conducción del PAMI, tamaña responsabilidad.

—¿A qué atribuye usted el ser requerido continuamente por gobiernos de diferente orientación?

—En ese momento yo era un gestor público, un técnico. Me había ido bien, en el ANSES sobre todo, que fue el primero que tuvo relevancia, y me dio bastante reconocimiento. A partir de eso se fue dando todo. A Palito Ortega yo no lo conocía, me llamó él un día, diciéndome que me quería conocer, que le habían hablado bien de mi trabajo en el ANSES. Charlé con él y me llevó de segundo de él en Desarrollo Social, yo era bastante chico, todavía. Lo acompañé en la campaña de 1999, perdió la elección, y al otro día me llamó De la Rúa al PAMI porque tenía buenas referencias mías. Hasta ahí había tenido un rol de gestión de alta responsabilidad, pero sin afiliación ni identificación partidaria. Mi primera afiliación e identificación partidaria fue con la creación de Compromiso para el Cambio en 2002, con Mauricio. Había participado en campañas y en con el  desarrollismo mucho antes, pero fue más efímero eso. Yo arranco en 2002, con Macri.

—Por su experiencia en el PAMI y Previsión Social, ¿Qué diferencia hay entre los 8.000 millones de pesos impagos de OSDE como agente de retención del aporte de Seguridad Social, el fondo solidario de distribución que requiere un plazo máximo de 15 días, y la deuda de 8.000 millones de Oil Combustibles, también como agente de retención?

—No conozco los detalles de ninguno de los dos casos como para comparar. La verdad, no lo sé. Son temas complejos como para dar una opinión. No conozco el expediente, no sé más allá de lo que leí en algunos títulos periodísticos.

—Tengo la mejor opinión sobre OSDE, lo pregunto preocupado por la diferencia que muchas veces le damos funcionarios, jueces, periodistas, porque hago la autocrítica que me corresponde, al tratamiento de hechos que sirven para criticar al kirchnerismo y otros que no sirven para criticarlos. Los 8.000 millones de Oil, de Cristóbal López, están todo el tiempo en cambio los 8.000 millones de OSDE no. ¿Por qué cree que pasa eso?

—Le tendría que preguntar más a los medios que le dan esa visibilidad que a mí. Son temas complejos como para dar una opinión.

—También incumbe al gobierno, porque usted puede aceptar o no el plan de pagos. También hay una actitud.

—Sinceramente son temas complejos para poder opinar.

Leé la entrevista completa de Jorge Fontevecchia acá.