PERIODISMOPURO #PERIODISMOPURO

Massa sobre Stolbizer: "Es una persona con un enorme nivel de relaciones y reconocimiento a nivel internacional"

El líder del Frente Renovador analiza su alianza con la dirigente progresista y asegura que la candidaturas fueron para "mostrar que no especulamos".

PERFIL COMPLETO

Entrevista a Sergio Massa
Entrevista a Sergio Massa Foto:Facundo Iglesias

#PeriodismoPuro es un nuevo formato de entrevistas exclusivas con el toque distintivo de Perfil. Mano a mano con las figuras políticas que marcan el rumbo de la actualidad argentina, Fontevecchia llega a fondo, desmenuzando argumentos y logrando exponer cómo piensan los mayores actores del plano del poder. Todas las semanas en perfil.com/PeriodismoPuro

— La economía se universaliza decía y la política se hace cada vez más nacional, porque como mecanismo de defensa en la globalización, las sociedades defienden cada vez más lo nacional. Fijate vos el caso de lo que estamos viendo en Cataluña, lo que hemos visto en el caso de Inglaterra, lo que vemos en el caso de Escocia, en el resto de Gran Bretaña. Es decir, hay una tendencia al crecimiento de lo local. 

— Es que la globalización lo que genera es vecinalismo, por decirlo de alguna manera. La idea de tengo claro cómo funciona el contexto global y tengo que resolver la situación de mi aldea y tengo que lograr además que esa calidad de vida que veo en lo global, en distintos temas, se genere en mi aldea. 

— O sea, como que sería un retorno, una reactivación de una especie de confederación... 

— De cantones, sí, una cosa... 

— Y que en el caso de este pan peronismo también, una confederación de liderazgos locales que pueda confederadamente construir un polo de que le pueda competir a Cambiemos en el 2019. 

— Sí, creo que sí, en la medida, vuelvo a repetir, que no sea un... 

— Sí, uno en particular, sino que ese... 

— No, no, pero que además no sea un contubernio de dirigentes, sino que sea la expresión de una idea, de un conjunto de ideas. La sociedad en lo local sí, se vincula con el dirigente, pero en lo conceptual, en lo nacional, en lo provincial, se vincula con los valores que uno representa. 

— Entiendo y bueno, me gustaría profundizar sobre esas diferencias con Cambiemos, pero antes me gustaría entender o construir con el tema este de un posible pan peronismo progresista, que es lo que vos le agregás. Hay muchas personas que opinan, muchos analistas que opinan, que tu alianza con Margarita Stolbizer, no te sumó ni a vos ni a ella y alguno lo comparan con la alianza de Narváez con Alfonsín. Comienzo por el principio sobre varias preguntas sobre el tema de alianza con Margarita. ¿Sumó electoralmente, fue neutro o negativo? 

— Yo no miro en términos de suma o resta por números, miro de suma resta en calidad. Algunos pueden decir que Lavagna electoralmente no nos suma nada, pero Lavagna nos da una identidad económica. Algunos pueden decir que el vasco de Mendiguren no nos suma nada, pero nos da una identidad industrialista en un país que tiene que aprender a defender lo propio. Algunos pueden decir que Gustavo Iaies no nos suma nada electoralmente, pero nos da una identidad respecto de qué educación queremos para el siglo XXI en la Argentina y yo creo que Margarita nos da una identidad respecto de qué queremos para el Estado en materia de independencia de poderes, de qué queremos para la Argentina en términos de calidad institucional, de qué queremos para la Argentina en términos de transparencia. 

— O sea... 

— Capital simbólico también es capital político. 

— Claro, no suma electoralmente en el 2017, pero suma en la construcción de una combinación de progresismo con pan peronismo. 

— Sí, porque además Margarita viene del radicalismo. 

— Por eso. 

— Margarita viene de un partido del campo nacional y popular, viene de un partido que nació también en luchas obreras. Y de alguna... 

— Margarita no vive en un country, siguiendo la nota... 

— Margarita... (risas). 

— A muchos le han robado en la puerta de la casa... 

— Cinco veces. 

—Exactamente. 

— Cinco veces. Yo creo que Margarita tiene la virtud o el mérito de vivir como dice y de ser genuina y de tener valores y de tener una enorme capacidad crítica. 

— Y fue muy generosa con vos. 

— Sin duda, sin duda. Un día charlando, así, en una charla como esta, pero había medialunas, no había picada, le dije... ella estaba casi con la decisión de dejar la política y yo le expliqué que para mí el valor que ella tenía, no tenía que ver con la cantidad de votos que sacaba. Uno no aporta solamente en función de si saca o no saca un voto, porque cuando uno tiene la inteligencia, el sistema de relaciones internacionales, que nadie se lo valora a Margarita. Margarita es una persona con un enorme nivel de relaciones y reconocimiento a nivel internacional.

Margarita es una persona con un enorme nivel de relaciones y reconocimiento a nivel internacional. 

 — Ahora, yo veo que todos los políticos, digo Monzó dice que la primera persona que llamaría sería Margarita, creo que todos le reconocen que es una persona que aportaría sin ninguna duda. 

— Sí, y además tiene una enorme valoración de la gente, la gente tiene mucho respeto, más allá de que usted puede decir, pero tiene mucho respeto, pero no la votan. Digamos, yo creo que... 

— Ahora... 

— No hay un problema cuantitativo. 

— No, no, entiendo que hay aportes cualitativos y aportes cuantitativos. Mi pregunta es, ¿y por qué no en primera candidata de diputada? 

— Porque decidimos mostrarle a la gente que no especulábamos, que jugábamos en un escenario en el que sabíamos que era extremadamente difícil por la polarización, por la grieta en la que vivía la Argentina, que no íbamos a la cuestión de conveniencia de ser diputados, de tener cuatro años más. 

— O sea, podríamos decir que Margarita lo que quería demostrar... 

— Era que estábamos construyendo algo para adelante. 

— Y que en el caso de ella en particular, no estaba queriendo ser... tener un cargo electivo sino quería enviar un mensaje testimonial. 

 — Yo no sé si es testimonial, yo creo que es más profundo, es la demostración de que jugamos por lo que creemos, que creemos en la Argentina de clase media... 

— No, no, no, cuando me refiero testimonial, no me estoy refiriendo que no tenga aspiraciones de crecimiento, sino que estaba enviando un mensaje no para el momento actual. 

— Claro. 

— Sino un mensaje que trascendió este momento actual. 

— Por eso, un mensaje que trascendiera la elección del 17, sí, sin duda. 

— Mientras que en el caso de la alianza que hizo, para aquellos que la comparan con De Narváez y Ricardo Alfonsín... 

— Hicieron una repartija de cargos. 

— Era, claro, era… 

— Nosotros, si usted analiza la lista, la lista la armamos en función de tener una agenda para el Parlamento. Mirta Tundis porque trabaja los temas de jubilados, Jorge Sarghini porque trabaja los temas del sector público, Mónica Litza porque trabaja los temas de seguridad y penales, Liliana Schwindt porque trabaja los temas de defensa del consumidor, el Vasco de Mendiguren porque trabaja los temas industriales, Felipe porque es quien más conoce la provincia de Buenos Aires y quien mejor puede plantear la discusión de la distribución de fondos de la provincia en esta etapa que venía, Daniel Arroyo que es quien mejor trabaja en la Argentina, reconocido por todos, de cualquier color político, los temas de empleo y pobreza, en un país en el que nosotros sentimos que el desafío es construir trabajo. 

— O sea, esencialmente la diferencia es que en el caso de aquella alianza entre De Narváez y Alfonsín era para sumar cuantitativamente votos en el momento y que después se desarmaba. En este caso no era para sumar cuantitativamente votos... 

— Decidimos construir una idea. 

— Y al mismo tiempo pretende mantenerse a lo largo del tiempo... 

— Sí, claro. 

— Más allá del resultado electoral del 2017. 

— Absolutamente. 

— ¿Qué te dicen los gobernadores peronistas de tu alianza con Margarita? O sea, más allá de tu visión de que vos creés que el peronismo o el pan peronismo solo no alcanza y que... 

— Pero hay algunos peronistas que por ahí la critican a Margarita y se tragaron a María Julia, y yo creo que en eso habría que ser un poco más justo y reconocer que es una de las diputadas que más ha trabajado en los temas de derecho laboral, que es una de las que más conoce el tema de la legislación laboral en la Argentina de protección al trabajador, que en los temas de inclusión y pobreza, es una de las que más ha trabajado. Me parece que en eso hay como una subestimación al trabajo que ella hace. 

— ¿O prejuicio? 

— Puede ser un prejuicio. 

— O sea, digamos, lo contrario al gorilismo... una... 

— Sí, claro, puede ser un prejuicio, sí, pero yo creo que es un prejuicio que se rompe en el momento que te sentás con Margarita y tomás un mate y hablás del país. 

— Vos sabés que en el último libro sobre Perón que hizo Alain Rouquié, cuando le pregunto por qué él cree que el peronismo duró tanto y fundamentalmente tanto más que todos los otros movimientos populistas de mediados de siglo pasado, el ejemplo de Getulio Vargas en Brasil, él me decía que él creía que parte de la longevidad del peronismo que había trascendido a Perón, era el anti peronismo, que en Brasil no había anti varguismo. 

— Claro. 

— ¿Puede ser que ese anti peronismo haya desarrollado también un prejuicio inverso del peronismo a otras fuerzas? 

— No, no porque el peronismo tiene una vocación frentista y tiene la cuestión del abrazo hacia otros sectores, muy ejercitado, no el kirchnerismo, que al revés, ha tratado de construir una cosa sectaria, chiquita, de obediencia, pero lo... 

— No, pero kirchnerismo sumó al radicalismo con su transversalidad... 

— Cuando... Es que yo creí en ese momento que era el momento en el que venía una etapa superadora para la Argentina, después eso se transformó en que si expresaban algún pensamiento diverso... El que piensa distinto, te aporte, no es tu enemigo. El que piensa distinto te da una mirada desde otro lugar, desde otra idea. 

— Sergio, ¿te hace bien el fracaso? 

—(Risas) Supongo que me va forjando. Yo creo que de alguna manera, yo sé que no soy muy amante del fútbol... 

— Pero... 

— Pero voy a... 

— Pero puedo comprenderla. 

— Voy a ponerte un ejemplo. Tigre tiene un ídolo que es el Chino Luna, que es el ídolo histórico, hoy entra a la cancha y cada vez que... tiene 35 años y el estadio lo sigue ovacionando. Que fue el goleador de Tigre ascendiendo de la B al nacional. Cuando ascendimos, yo trabajaba mucho en el club en ese momento, Racing lo compra y entonces se va de Tigre y se va a hacer la pre temporada a Racing y a los 20 o 30 días nos juntamos a tomar un mate, yo lo quiero mucho al Chinito, a él, a sus chicos, a su esposa, es un gran tipo y es de Piquillín, cordobés. Y entonces le digo: “Chino, contame cómo es la primera”. Nosotros veníamos... Me dice: “me siento bárbaro, es un segundo de diferencia, pero cuando le agarre la vuelta a ese segundo me va a ir fantástico”. Bueno, el primer semestre le fue muy mal pobre y entonces cuando nos juntamos le digo: “Chino...”. 

— ¿Qué pasó? 

— Y me dice: “y, aprender ese segundo de diferencia te lleva una eternidad”. Bueno, aprender el segundo de diferencia, sobre todo cuando por ahí las cosas te pasan muy rápido, es un aprendizaje que solo se hace recibiendo golpes y de alguna manera aprendiendo de los errores. 

— Un ejemplo que también se puede utilizar es el que utilizan los escaladores de montaña de que a la primera base, que normalmente está al 20% de la montaña, llega el 80% de la gente, a la anteúltima base, llega nada más que el 20% de la gente y arriba... 

— Son elegidos. 

— Entonces cada vez se hace más difícil… 

— Sí, sí, y está bueno, está bueno, sobre todo, porque yo tengo 45 años, todavía tengo mucho para aprender y mucho para crecer y está bueno tratar de todos los días aprender un poco más sobre la base de los errores, si uno tiene la capacidad de mirarse al espejo y hacer auto crítica. El problema más serio que tiene la dirigencia política, no solo en la Argentina, sino mundial, es la vanidad.

Leé la entrevista completa de Jorge Fontevecchia acá.