PERIODISMOPURO #PERIODISMOPURO

Monzó sobre el escrutinio de las PASO: "Las mesas testigo dieron mal"

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación habló con Jorge Fontevecchia, CEO de Perfil Network, sobre el recuento de votos de las elecciones primarias.

PERFIL COMPLETO

Emilio Monzó junto a Jorge Fontevecchia.
Emilio Monzó junto a Jorge Fontevecchia. Foto:Cedoc

#PeriodismoPuro es un nuevo formato de entrevistas exclusivas con el toque distintivo de Perfil. Mano a mano con las figuras políticas que marcan el rumbo de la actualidad argentina, Fontevecchia llega a fondo, desmenuzando argumentos y logrando exponer cómo piensan los mayores actores del plano del poder. Todas las semanas en perfil.com/PeriodismoPuro.

—Hace un rato hablábamos la posibilidad que surja una vacancia, de que el partido del sentido común que representaba el peronismo pueda ser reemplazado por otro partido y o un movimiento, y que puede ser Cambiemos. Entonces, quisiera preguntarle sobre algunas actitudes que, por lo general, se le atribuían al peronismo y que hoy tiene Cambiemos, respecto a su manera gobernar. ¿No hay un doble discurso en quienes critican la falta del comportamiento republicano de los peronistas en el poder pero luego aplauden cuando Macri demuestra “voluntad de poder”, cuando nombra jueces de la Suprema Corte por decreto, apela a una mayoría de tres horas en el Consejo de la Magistratura? ¿La sociedad, en el fondo, quiere que el Presidente se comporte con el estilo que se le suelen criticar al peronismo, que siempre tuvo esa “voluntad de poder”?

— No. La sociedad, y creo que así nos lo indica el voto popular, está harta del exceso en el manejo del poder. Lo que más quiere Mauricio es la República, y reglas de juego claras. Sin eso, ganan los vivos. Creo que una parte del peronismo siempre buscó el desorden, porque si no hay reglas, no queda en evidencia la avivada. El presidente tiende, y va tendiendo el país, hacia ese lugar. Tanto respeta la independencia de poderes que la gente juzga quién fue el propuesto por Macri. Y me consta que ni los conoce. Yo atribuí un criterio más político, personalmente lo digo, en las decisiones. Y él atribuyó la decisión a un criterio académico y de trayectoria. Por eso quizás uno, desde la cocina puede responder esto. La decisión que tomó, y esa impartía directamente de él, la tomó y hasta te diría en forma apresurada, pero por la necesidad de las circunstancias. Pero él lo hizo convencido de cambiar la lógica desde el punto de vista de poner gente independiente y dar el ejemplo desde ese lugar. Con un procedimiento discutible, sí. Pero estoy convencido que vamos hacia una República, hacia la independencia de poderes. No tener mayoría en la Cámara  es una garantía, también. Es una dificultad para mí, para los que trabajamos para tener quórum, pero garantiza el equilibrio de poderes. Por convicción, vamos hacia una mejora de la República. Y por las dudas, tenemos a nuestra celosa protectora de este valor…

— Lilita Carrió.

—Que es Lilita Carrió, obvio.

—El tema del conteo de los resultados electorales en la provincia de Buenos Aires, ¿qué tendría para responderle a las acusaciones del kirchnerismo respecto de que resulta paradójico, por lo menos, el festejo por los resultados en pleno conteo, si cuando se haga el escrutinio definitivo, aunque sea por poquito, va a dar el resultado opuesto?

—La verdad que… Quiero creer que siempre se hizo desde el interior hacia el Gran Buenos Aries. Y que eso tiene un efecto.

— El peronismo siempre crece al final.

—Siempre. Sí, por ahí pecamos en creernos ganadores. Yo me la creí. En un momento veía los números, y pensaba: “Esto no tiene forma de cambiar”. Conozco a Rogelio Frigerio y Adrián Pérez y los creo incapaces de jugar su prestigio tergiversando la carga.

—Usted, con su experiencia en la provincia que pocos tienen, con una diferencia de 5 puntos en el momento del festejo y teniendo en cuenta lo que sucedió en 2015, cuando la diferencia de Scioli se fue acortando a lo largo de las horas, ¿No pensó que era presumible que la diferencia fuese achicándose?

—No estuve en esta contienda, pero para mí en el recuento se hicieron las cosas como se han hecho siempre. Interior, Gran Buenos Aires y Tercera, que es la que termina. Sí, hay un punto que queda boyando en el medio: las mesas testigos, que de alguna manera avalaban los 5 puntos.

—Entonces, estaban equivocadas las mesas testigos.

—Bueno, los que le ponen freno a la euforia en el bunker son los que informan: “Ojo que esto puede cambiar porque faltan las mesas de tal y tal”. Eso no estuvo. La algarabía de los 5 puntos invadió el lugar.

—¿Por qué las mesas testigo confirmaban los resultados de las 10 de la noche?

—Todo es suposición lo que digo. Si no, no entiendo. No había ninguna para que Cambiemos hiciera semejante cosa para que después veamos a Cristina superarnos y que termina ganadora.

—Los pensamientos son hijos de los deseos. Es más fácil creerse lo que a uno le conviene. A todos los seres humanos les pasa eso.

—Es cierto que estábamos muy vulnerables a ese resultado. Pero, en general, hay quién advierte y enfría la cosa. No es la Junta Electoral, ni Adrián Pérez, sino quién maneja las mesas. Pero nadie apareció.

—Podría ser alguien por sobre Adrián Pérez y Frigerio, gente con más poder…

—Puede ser. Si alguien lo hizo lo hizo muy bien. Lo felicito. Yo me la re creí. Festejé los 5 puntos, llegué a mi casa y allí descubrí una realidad distinta.