PERIODISMOPURO PERIODISMO PURO

Pichetto: "Cristina debió haberse preservado para la carrera presidencial"

El jefe del bloque del Frente Para la Victoria en el Senado habló del desempeño de la expresidenta en las pasadas elecciones. Video.

PERFIL COMPLETO

Entrevista a Miguel Ángel Pichetto
Entrevista a Miguel Ángel Pichetto Foto:Facundo Iglesias

Jorge Fontevecchia entrevistó a Miguel Ángel Pichetto, el jefe del bloque del FpV en el Senado; quien analizó, entre otras cosas, el rol de los diferentes actores en las elecciones, en este caso de Cristina Kirchner. Un adelanto de la nota completa que saldrá el fin de semana en Diario Perfil y Periodismo Puro.

—¿Uno podría decir que a Macri le conviene que Cristina Kirchner continúe vigente, siga por su lado y al mismo tiempo divida al peronismo?
— Y seguramente Duran Barba pensará que sí. Digamos, los que han diseñado esta campaña electoral, lo han hecho también sobre datos científicos, el manejo de redes, los grupos estos de diálogo y análisis de sector social. Si todo sigue... En primer lugar, porque también lo que ha perdido en esta elección, es esas ideas extremas de que el gobierno se iba en helicóptero, de que todo iba a concluir en estallidos, de que el gobierno en manos de alguien que no era peronista no podía funcionar y terminaba en el apocalipsis o en una crisis parecida al 2001. Nada de eso ha sucedido, de hecho, Macri ha sostenido una política de endeudamiento fuerte, ha aplicado un gradualismo que no ha sido un ajuste salvaje sobre los sectores populares, ha actualizado tarifas que han impactado, hoy mismo ha aumentado la nafta el 12%, ya lo habían anunciado. Pero digamos, de seguir esta tendencia, este camino, es dable esperar que puedan medianamente llegar al 2019 siendo competitivos. Con lo cual volver a enfrentarse en el esquema antinómico, les puede venir bien desde el punto de vista de una estrategia. Lo peor para el gobierno puede ser precisamente que el proceso del peronismo se acelere y que surjan figuras nuevas que puedan tener un potencial electoral.

— O sea, concretamente al gobierno le viene muy bien que Cristina Kirchner no termine yendo presa, continúe teniendo una representación importante y dividiendo al peronismo.
— No sé si todos esos matices, pero creo que, indudablemente, también, en términos de ser justo, a pesar de que tengo diferencias...

— Es toda obra de Duran Barba decís vos.
— No, no, no, lo que digo, no, no, eso es una subestimación, creer que el gobierno es Duran Barba es una subestimación y una estupidez, que te lleva a cometer errores. El gobierno tiene una construcción de ideas económicas, políticas, de sustentabilidad en el tiempo, no aplicaron un ajuste feroz respondiéndole al mercado y respondiéndole a sectores concentrados, han hecho un esquema de gradualismo, han pensado en las elecciones. El gobierno sabía que si esta elección les iba mal, el ciclo de Macri estaba terminado. Con lo cual, apostaron a ganar la elección, tienen algunos activos, aunque la única figura presidencial que tiene Cambiemos, es Macri. Yo a veces escucho algunos comentaristas, con todo respeto, mencionan a la gobernadora, a Larreta, son proyecciones de cara a un futuro más lejano, no tienen ninguna otra alternativa que no sea el actor principal que hoy está ejerciendo el poder.

— Para el 2019.
— Exactamente.

— Vos dijiste en su momento, la presidenta ha decidido conformar un partido político nuevo y no participar de la vida del peronismo y por lo tanto justificaba que tuviera un bloque separado del peronismo en el Senado, pero en el último tramo de la campaña, ella continuamente envió señales de peronismo. ¿Tiene posibilidades de volver a absorber parte del peronismo?
—Anoche reafirmó una posición más ligada a la identidad de Unidad Ciudadana.

— Anoche sí.
— En ningún momento de su discurso anoche, en el análisis del resultado mencionó la palabra peronismo.

—O sea, vos creés que lo que hizo durante el final de la campaña...
— Tiene que ver más con las cuestiones electorales y con el espacio que implica el peronismo digamos, como memoria histórica, como valor simbólico.

— Pero sí se siente más cómoda...
— Absolutamente.

— No va a buscar una unión del peronismo.
— Creo que ella está más cómoda en ese espacio, que es el espacio de centro izquierda, que me parece legítimo que exista en la sociedad argentina. Como también un espacio de la derecha o del centro derecha. Nadie quiere ser derecha en Argentina, es un país singular éste.

— Fijate que vos mencionabas recién que si a Cristina Kirchner se le hubieran sumado los votos de Randazzo.
— Estaba en 40 puntos.

— Ahora, es correcto, así como mencionamos antes en Salta o en distintos lugares, sumar distintos lemas dentro de una interna como resultado final, o sea, todos los votos de Randazzo de una primaria, ¿hubieran ido a Cristina?
— Tal vez no, pero generaba una expectativa diferente, hablamos de expectativa, que en política es tan importante la expectativa como la economía. Una cosa era terminar la primaria con una base electoral de 41 y otra cosa era terminarla como terminó con 34.7. Creo que ella en la discusión interna del peronismo hubiera ganado cómodamente, hubiera superado a Randazzo y lo hubiera integrado. Digamos, su candidato Bucca, que era el primer diputado nacional, intendente de Bolívar, debería haber ido en la lista de Cristina Fernández de Kirchner y Abal Medina también debería haber integrado esa lista. Con lo cual, eso llevaba también al compromiso de carácter electoral.

— ¿Vos alentaste a Randazzo para que fuera candidato?
— Yo aliento todo proceso que tenga que ver con algo que mencionaba el Perón de 1974, que en el peronismo tiene que darse un proceso de trasvasamiento y de recambio generacional, por lo tanto, como yo considero que mi generación ha sido también parte del problema y estamos también más para el balance histórico y para hacer aportes ligados a la experiencia, mi reflexión con Randazzo es el apoyo a toda figura que implique un recambio y me parece que por ahí pasa el camino del peronismo. Y en ese sentido, yo miré con simpatía, lo recibí en el Senado, estuve conversando con él, como también converso con Sergio Massa, y mucho, y tengo un afecto personal con él. Y con Urtubey y con Uñac y con Bordet, con los gobernadores peronistas, con todos.

— Decime, vos en esa época, cuando recibiste a Randazzo en el Senado, coloquémonos en el tiempo, marzo, abril de este año.
— Marzo de este año, sí, abril.

— ¿Imaginabas que Cristina Kirchner iba a ser candidata o...?
— Bueno, en ese momento no estaba definido.

— ¿Pero le asignabas más posibilidades a que no fuera que a que fuera?
— No, yo siempre pensé que iba a ser.

— Siempre pensaste que iba a ser.
— Sí, sí, además su grupo de presión, porque todo candidato tiene un grupo de presión, de factores que coayudan y confluyen en la toma de decisión del hombre que conduce o que aparece como líder de un espacio y al cual ese líder no está ajeno, la iba a llevar a competir. Y a mí me parece que también, desde el punto de vista político, yo lo analizo como un error. Ella tenía un activo del 54% y una potencial expectativa, o por lo menos incógnita de cara a lo que es la elección central.

— ¿Y qué creés que debería haber hecho?
— A lo mejor no haber competido, pero bueno, esta es una reflexión de tipo personal, haberse reservado para la discusión del poder importante que es ser candidato a presidente o no.

— Vamos a tener que volver a algo anterior, podría haber ido presa.
— ¿Y eso le servía para capitalizarse o para desvalorizarse? Tengo mis dudas.

— Pero desde el punto de vista físico, ir preso...
— Bueno, la cárcel no es recomendable para nadie y por supuesto que yo siempre me solidarizo con aquella gente que está presa. Tengo una mirada libertaria, pero digo, no sé si era un factor tan determinante, lo que sí tenía, un capital en expectativa.

— Si a Macri le hubiera ido muy mal, pero si a Macri le iba bien, iba presa y no ganaba nada.
— Bueno, también es cierto, también es un análisis que se puede hacer.

Vea la entrevista completa a partir del fin de semana en Periodismo Puro.