PERIODISMOPURO #PERIODISMOPURO

Rafecas: "El revanchismo es incompatible con la democracia"

El magistrado se refirió a su rol en las causas sobre Papel Prensa y lesa humanidad. El cambio de humor social y el fallo del 2x1. Video.

El juez federal Daniel Rafecas en Periodismo Puro.
El juez federal Daniel Rafecas en Periodismo Puro. Foto:Cedoc

#PeriodismoPuro es un nuevo formato de entrevistas exclusivas con el toque distintivo de Perfil. Mano a mano con las figuras políticas que marcan el rumbo de la actualidad argentina, Fontevecchia llega a fondo, desmenuzando argumentos y logrando exponer cómo piensan los mayores actores del plano del poder. Todas las semanas en perfil.com/PeriodismoPuro.

— Zaffaroni calificó tu pedido de concurrir al consejo de la Magistratura como revanchismo. ¿Notás que hay revanchismo?
— ¿Ahora en estos días, entonces, ha dicho esto?

— Sí. Sí.
— No la conocía esa declaración pública. Creo que de alguna manera ya te lo había respondido. No puedo, digamos, calificar algo así a partir de que durante dos años, como te dije, y te invito a que por ahí lo busques por tu cuenta, pero en dos años este gobierno no tuvo conmigo ningún gesto, ningún señalamiento, y por lo tanto no lo puedo afirmar.

— Daniel, a partir de octubre se produce un aceleramiento, una serie de modificaciones que…
— Vos estás preguntando en términos generales, ah. En términos generales… yo no lo puedo afirmar.

— Es decir, los dos años fueron distintos. Los dos años el gobierno tenía un marco de poder determinado, y después de las elecciones de octubre tiene otro. Entonces se ve cierta aceleración en una serie de medidas, no solamente en el área judicial, y que en el área judicial pueda ser lo que dice Zaffaroni, que percibe cierto revanchismo.
— Espero que no sea así, sinceramente espero que no sea así por el bien de las instituciones, por el bien de la democracia. Por supuesto no es bueno el revanchismo, o la venganza, venga de donde venga y apunte donde apunte. Más allá del color político o la ideología, es incompatible con la lógica de la democracia.

— También se dice que esta avanzada contra vos arrancó, varias avanzadas contra vos, después del fallo en el que vinculaste el traspaso de las acciones de Papel Prensa a la viuda de Graiver con la represión ilegal. ¿Vos considerás posible que de alguna manera, críticas que se hacen a vos en los medios puedan tener que ver con tu intervención en el caso de Papel Prensa?
— La verdad que no lo creo, sería una teoría conspirativa en las que yo no creo, también por convicción, ¿no? Normalmente las teorías conspirativas no son ciertas. El fallo al que vos te referís fue una declaración de incompetencia allá por el año, hace como seis o siete años de eso. Yo no, la verdad que no tengo elemento para vincular ese fallo, entre tantos miles de fallos que yo he tomado, con cualquiera de las consecuencias posteriores. También suponer que columnistas o que periodistas opinan de tal o cual manera a partir de una decisión previa que yo hubiera tomado, pone en cuestionamiento el ejercicio del rol del periodismo. La verdad que, insisto, yo tengo una mirada, y también, esto es demostrable a partir de mi actuación y mi respeto irrestricto por la libertad de prensa, por la libertad de expresión. Son valores que yo enseño también en la facultad. A ver, si yo asumo como juez federal en ese tipo, si yo asumí como juez federal, tengo que hacerme cargo de que, inexorablemente, en algún momento iba a tomar medidas que iban a ser mal vistas por factores de poder, y que iba a estar sometido a la crítica de un sector, y en todo caso a la ponderación de otro sector. En mi caso la paradoja es que los que me criticaban ayer hoy me ponderan; y los que me ponderaban ayer, hoy me critican. Es decir, y esto es lo que garantiza digamos la independencia del órgano judicial, ¿no?

— Daniel, el abogado de Héctor Magnetto, ¿llegó a denunciarte?
— Sí, es cierto. Me había olvidado de eso, sí. Diez días después, se presentó en el Consejo de la Magistratura, se presentó pidiendo que avance un proceso por aquella decisión que yo había tomado, que después de muchos años terminó nuevamente también con la vía, por la vía lógica que era la desestimación, sí.

— ¿Considerás que el intento de destituirte pueda también estar originado en sectores vinculados directa o indirectamente con las Fuerzas Armadas, a raíz de la causa, la más grande causa sobre derechos humanos que vos llevaste adelante?
— Yo lo que sí sé es que mi actuación constante en estos casos, bueno, ha generado algunos enojos… referentes, digamos, o nostálgicos, o defensores de la dictadura, del terrorismo de estado, esto es inevitable, ¿no? Es decir, cuando en este tipo de cargos uno toma decisiones que generan consecuencias personales y digamos de todo tipo respecto de ciertos sectores, es esperable que esos sectores reaccionen de una u otra manera. En mi caso, a partir de la experiencia mía, siempre, gracias a Dios siempre las reacciones han sido institucionales. Es decir, denuncias, críticas públicas, señalamientos; nunca se llevó, hasta donde yo recuerdo, nunca pasó a un plano más complicado, ¿no? Que pueden ser amenazas, persecuciones...

— No. Nos estamos refiriendo a la crítica que vos referís. Dado que el caso del ejército es el más voluminoso. ¿Se podría decir que de los jueces federales en actividad, vos sos el que más ha tenido actuación en temas de derechos humanos?
— Creo que sí. Creo que sí. En términos numéricos, yo no quiero desmerecer a nadie por supuesto, porque hay otros jueces, magistrados, que han trabajado muy bien, tribunales orales, cámaras…

— Pero juez federal.
— Pero en términos numéricos, si debo digamos, mi juzgado debe estar en la misma consideración que algunos otros que han también trabajado muy bien.

— ¿Notás un cambio de tendencia en el humor de la sociedad y la valoración respecto a la importancia que los jueces han desempeñado?
— En el humor de la sociedad no, no, rotundamente no. creo que esto es una conquista…

— Permanente.
— Una conquista colectiva, ¿no? De la justicia, de los medios, de los medios democráticos, de la clase política general, de los partidos políticos democráticos. Y en definitiva esto se vio muy bien después de la sanción del fallo de la corte dos por uno, que hubo una manifestación muy fuerte, ¿no? que mostró claramente que el humor social, digamos, sigue estando inalterado, digamos, respaldando estos procesos.

— ¿Dónde notás que sí hay un cambio? En humor social no…
— Bueno, a ver… No. Yo lo que yo te puedo contar a partir de mi experiencia como juez en estos dos años, por ejemplo. Yo sigo trabajando con el mismo equipo, con los mismos contratos, con los mismos…

— Con los fallos de dos por uno de la Corte.
— Bueno. Es un fallo que… a ver, es un fallo garantista, es un fallo que está basado en argumentos…

— Vos lo compartís.
— No. No es que lo comparto. No quiero emitir una opinión sobre el fallo, porque el voto de las minorías, de los doctores Lorenzetti y Maqueda también tiene argumentos de peso, no es que lo comparto, pero sí tengo que señalar que es un fallo que está basado en una… interpretación de principios constitucionales y de reglas del Código Penal.

— Cuando uno normalmente tiene una casación, es opinable pero te parece razonable.
— Sí. Sí.

— El Colegio de Abogados de la ciudad de Buenos Aires realizó una investigación sobre juzgados federales en los que habría detectado inexplicables parálisis, según sus palabras, en algunas causas. A vos te mencionan específicamente junto al juez Lijo. En tu caso mencionan seis causas, algunas con 10 y 15 años de antigüedad en las que nunca se citó a nadie a una indagatoria. ¿Qué podés responder?
— Sí, no más de 10 años, incluso menos. Fue llamativo esa situación, que tuvo una enorme repercusión en algunos medios, y en mi caso particular digamos, de miles de expedientes estaban señalando seis causas en el marco de un proceso de auditoría que aún no termina, está en pleno desenvolvimiento.

— ¿Seis causas sobre qué cantidad?
— No sé. No me acuerdo el caso, pero el juzgado federal tiene, no sé, en materia de corrupción hemos tenido cientos de casos. Ahora, me hubiera gustado que las organizaciones que hicieron esta presentación me hubiera… consultado previamente porque hubieran advertido que de esos seis casos, en tres de ellos ya habíamos tomado las indagatorias, a lo largo del año 2016, otras dos fueron archivadas por inexistencia de delito. Es decir, eran casos que nunca tendrían que haber prosperado o tramitado en el ámbito penal. Y quedaba remanente una sola causa Jorge, que era de 2015, iniciada en 2015, y que está en pleno trámite como una pericia consensuada con la fiscalía, con la defensa, a cuya resulta después el juzgado va a tomar una determinación. Pero en definitiva me pareció poco consistente.

— Las otras tres, que se hicieron en 2016, ¿llevaban muchos años de llamar a indagatoria?
— Sí. No me acuerdo el tiempo, pero te digo, dos de ellas están tramitando conjuntamente porque son, es una mega causa en donde se denunció en su momento que el Banco Nación, durante el gobierno anterior, habría dado beneficios indebidos para financiar al Grupo Austral, de los Báez, ¿no? El problema en esos casos es que nosotros tramitamos la causa, hicimos una pericia obviamente para establecer si efectivamente había habido perjuicio para el Banco Nación en el trato que se le daba como cliente a las empresas del Grupo Austral. El problema es que a partir del progreso de la investigación se fueron descubriendo, incorporando el proceso, más transacciones bancarias o de préstamos y de fideicomisos con estas empresas. Entonces en dos oportunidades hubo que ampliar el objeto procesal, que es todo un trámite porque correrle vista el fiscal, al fiscal tuvo que ampliar el requerimiento de instrucción, y nosotros tuvimos que ampliar dos veces las pericias. Es decir, la demora en la marcha de ese proceso, que yo no me acuerdo si fue, la denuncia creo que fue de 2011, 2012, no iba mucho más atrás, las demoras en avanzar en el proceso estaban complejamente explicadas por la complejidad del caso y por estas sucesivas ampliaciones que generaron sucesivas pericias. Una vez finalizada la tercera pericia, el fiscal pidió las indagatorias, yo le di curso y los citamos y están todos indagados, y ahora tenemos que resolver la situación. Es decir, un trámite absolutamente normal y esperable, digamos, dado el modelo procesal con el que nos manejamos.

Leé la entrevista completa de Jorge Fontevecchia acá.