PERIODISMOPURO #PERIODISMOPURO

Sergio Uñac: "El desafío del peronismo será el aggiornar nuestra doctrina"

El gobernador de San Juan ponderó el lugar del justicialismo en el nuevo escenario global y regional. Video.

Jorge Fontevecchia entrevistó a Sergio Uñac, gobernador de la provincia de San Juan
Jorge Fontevecchia entrevistó a Sergio Uñac, gobernador de la provincia de San Juan Foto:Néstor Grassi

#PeriodismoPuro es un nuevo formato de entrevistas exclusivas con el toque distintivo de Perfil. Mano a mano con las figuras políticas que marcan el rumbo de la actualidad argentina, Fontevecchia llega a fondo, desmenuzando argumentos y logrando exponer cómo piensan los mayores actores del plano del poder. Todas las semanas en perfil.com/PeriodismoPuro

— A ver, vos decías que nosotros tenemos una doctrina y yo me pregunto, si no hay más comunismo, si no hay más polaridad entre dos sistemas económicos, ¿puede tener vigencia el ideario de Perón de la tercera posición o la categoría tercer mundo, el movimiento de países no alineados? ¿No quedó esa doctrina en el siglo XX superada por, como decían algunos historiadores, que el siglo XX es el siglo más corto que empezó en 1917 y terminó en 1989 con la caída del comunismo?
— Es probable que varios de estos aspectos estén o hayan quedado un tanto obsoletos en la actualidad. El verdadero desafío que nosotros nos tenemos que dar, si no, no deberíamos enrolarnos dentro de nuestro partido. Un partido sin doctrina y sin contenido, deja de ser un partido. Yo creo que el radicalismo tiene sus propios principios. Ellos deberán discutir si lo que han hecho, si la alianza que han llevado a cabo con Cambiemos, es lo que la mayoría de los dirigentes han pretendido. Es el mismo análisis que deberíamos hacer nosotros. Yo entiendo que mi partido debe ser quien esté al frente de una gran convocatoria a otros sectores políticos que puedan confluir y pensar de manera, no sé si igual, pero por lo menos semejante a lo que pensamos nosotros. Siempre fue frentista el Partido Justicialista. No debemos por qué perder esa característica que es natural a nosotros, y lo que haya quedado un tanto obsoleto, lo deberemos dejar y aggiornarnos a los nuevos desafíos que propone una sociedad dinámica, exigente y está muy bien que sea así, en donde los funcionarios y/o los dirigentes, deberemos estar a la altura de las circunstancias con compromiso y con mucha capacitación para poder darle respuesta a la sociedad.

"El desafío del peronismo será el aggiornar nuestra doctrina"

— Vos dijiste lo que sería obsoleto. A ver si parte de eso que sería obsoleto se puede conectar con esta pregunta. ¿Si fue el populismo, con sus distintos matices en Venezuela, en Brasil y en Argentina, lo que podríamos llamar un espasmo regresivo de la historia, antes de aceptar a la globalización como una fuerza inevitable?
— A ver, el populismo obviamente que digo, interpretándolo como un Estado que toma medidas, que pretende que les llegue a todos, sin que eso pueda ser un hecho cierto, o que puedan beneficiar a todos sin que eso sea tangible por la sociedad, entendido de esa manera, obviamente que no es lo que la sociedad nos está reclamando. Pero un partido popular, no es un partido populista, hay una diferencia de base. Un partido popular es un partido que pueda llegar a una gran mayoría, que pongamos un Estado al servicio, estableciendo condiciones al servicio de la sociedad, dinamizando la economía, pero entendiendo que el verdadero desarrollo, con integración, con inclusión, parte de que el sector privado sea el motor de la economía y el Estado deba generar las grandes condiciones, estando muy presente, estableciendo ciertos parámetros, pero obviamente haciendo que crezca el sector privado y que ahí se dé la generación de empleo genuino, que además es el único articulador para la sociedad.

— A ver, la social democracia alemana, que fue la que marcó a toda Europa terminada la segunda guerra mundial, en fu famosa convención después de la Segunda Guerra, planteó aquella frase que se repite siempre, tanto mercado como sea posible, tanto Estado como sea necesario. ¿Lo que podríamos decir es que en el populismo hubo más Estado del necesario? ¿Entiendo bien lo que vos estás diciendo?
— Sí. El Estado debe estar en la dosis justa, y el mercado también en la dosis justa. Todos los problemas no los resuelve el mercado, ni quizás todos los problemas los resuelve solo el Estado. En el justo equilibrio entre la generación de condiciones y el verdadero desarrollo de la actividad económica, es lo que la sociedad nos está planteando. Será el desafío nuestro, como integrantes de un partido aggiornar nuestra doctrina sin perder la esencia a que tengamos un partido que sea una herramienta de cumplimiento de las expectativas de la sociedad.

— O sea, que tu crítica al populismo, que está claro que no es lo mismo que un partido popular, es que hubo un exceso del Estado.
— En algún punto sí.

— ¿Puede ser que por la lejanía geográfica, por la insignificancia en el mercado mundial que tiene Latinoamérica, por el aumento de las materias primas en determinado momento, se dio en Latinoamérica una isla conceptual donde metafóricamente renacieron dinosaurios, como en la famosa película de Spielberg de Parque Jurásico, se puede decir que lo que se dio en el populismo latinoamericano, al comienzo del siglo XXI, haya sido algo como una isla donde pudo crecer por determinado momento del pasado que es la antiglobalización?
— Puede ser, me parece que hay solo un ejemplo exacerbado de lo que puede haber pasado, que es bueno, un país como Venezuela que no está cumpliendo con las expectativas, pero a mí me parece que lo que pasa en Venezuela, no es solo un problema del oficialismo, es un problema del oficialismo y de la oposición también. Es probable que ninguno de los dos esté a la altura de las circunstancias para poderle ofrecer resultados y expectativas de crecimiento a su sociedad. Los demás me parece que han sido gobiernos democráticos que con distintas visiones se han puesto en línea a cumplir con lo que la sociedad ellos interpretaban que les estaba planteando, pero no es lo mismo una cosa que la otra.

"Lo que pasa en Venezuela es un problema del oficialismo y de la oposición también"

— Ahora, ¿no hay un tema generacional? Es decir, Lula, la terminología que usa es una terminología también pos marxista, hay una idea de imperio, lo podríamos sintetizar de manera muy simple, los de arriba contra los de abajo, los de arriba con la idea del norte contra el sur, una mirada geopolítica propia del siglo XX y que les tocó a Kirchner, a Lula, a Chávez por un tema generacional, cuando uno define setentista, porque era el apogeo previo del mundo bipolar previo a la caída del muro de Berlín.
— Puede ser que haya habido algún factor en este sentido, pero hay que destacar los procesos positivos que, por ejemplo, se dieron en Brasil donde 50 millones de personas pasaron de una clase social con necesidades, a integrar la clase media. Por eso digo, quiero acuñar nuevamente la definición, no es lo mismo un partido popular que un partido populista. Hay una diferencia de base. Puede ser que parte de la génesis de lo que se dio, haya sido una contrapropuesta a un mundo globalizado, bueno, puede ser uno de los aspectos, pero hay distintos resultados, dentro del contexto de los países latinoamericanos.

Leé la entrevista completa de Jorge Fontevecchia acá.