PERIODISMOPURO #PERIODISMOPURO

Uñac y la renovación peronista: "No significa dejar a nadie de lado"

El mandatario provincial sanjuanino analiza la actualidad del partido en tiempos de Cambiemos.

Jorge Fontevecchia entrevistó a Sergio Uñac, gobernador de la provincia de San Juan
Jorge Fontevecchia entrevistó a Sergio Uñac, gobernador de la provincia de San Juan Foto:Néstor Grassi

#PeriodismoPuro es un nuevo formato de entrevistas exclusivas con el toque distintivo de Perfil. Mano a mano con las figuras políticas que marcan el rumbo de la actualidad argentina, Fontevecchia llega a fondo, desmenuzando argumentos y logrando exponer cómo piensan los mayores actores del plano del poder. Todas las semanas en perfil.com/PeriodismoPuro

— Sergio, me pregunto si la renovación peronista está marcada por la edad. Vos fijate que en el 2023 vos tendrás 53 años, Urtubey tendrá 54, Randazzo 59, Massa 51, es decir, me pregunto si está marcada por aquellos que, asumiendo que en el 2019 el presidente actual tiene posibilidades de ser reelecto y en el 2023 es imposible que lo sea, que la edad se mire por qué edad va a tener esta persona y en el momento que parecería que el peronismo tiene más posibilidades de volver a ser gobierno.
— Yo no creo que la renovación esté solo marcada por una cuestión de edad, pero es un elemento a considerar, es probable que a todos nos va avanzando el tiempo, y quienes estén con mayor edad puedan tener menos posibilidades, sin que eso sea una fórmula matemática que deba darse de esa manera. En el peronismo debe darse primero una discusión, para después de esa discusión, sobre las cosas que construimos y que hicimos bien, las cosas que no logramos hacer, las cosas que hicimos y no estuvo a la altura de las circunstancias de lo que la sociedad pretendió de nosotros. Luego de esa discusión entraremos en un proceso de transición que va a desembocar en una renovación, sin que la renovación signifique dejar a nadie de lado, porque la renovación, el factor de la edad es importante, pero no es excluyente.

— Entonces, hablemos de la renovación del peronismo. Uno de los temas que pasan con el peronismo es que hay quienes discuten de si tiene futuro, si tiene que conformarse en una alianza superadora porque el peronismo solo no alcanza, o incluso hasta quienes discuten si puede llegar a literalmente extinguirse. Tu mirada respecto del futuro del peronismo, ¿cuál es?
— Yo creo que el peronismo tiene mucho futuro si nosotros sabemos renovarlo y aggiornarlo a circunstancias actuales. El peronismo, por tradición y en base a la militancia que forma parte integrante de nuestro movimiento, ha tenido un contacto muy cercano hacia la sociedad. No debemos perder esto, ese famoso cara a cara que nosotros planteamos dentro de nuestro partido, debe seguirse dando, forma parte de nuestra esencia. Ahora, no nos debemos oponer al desarrollo tecnológico, a la incursión de la comunicación, de las redes sociales, de las nuevas formas de poder llegar hacia la sociedad y de hacerlo de manera mucho más efectiva. Me parece que el verdadero desafío es lograr un mix, un equilibrio entre nuestro pasado reciente, nuestra propia identidad, lo que ha hecho o hace a nuestra esencia y las nuevas herramientas tecnológicas que nosotros no podemos rehusar de usarlas.

— A ver, el peronismo, dentro del peronismo, hubo históricamente muchas líneas diferentes. La del capitán Licastro y Guardia de Hierro, la de John Cook, la renovación de Antonio Cafiero, el pragmatismo liberal de Carlos Menem, el kirchnerismo. ¿Cuál de estas corrientes...? Entiendo el espíritu sincretista que tiene el peronismo, ¿pero cuál de estas corrientes vos sentís...?
— Pragmático decís vos.

— Ya casi sincretista. ¿En cuál te sentís más identificado?
— Yo no me siento identificado con un peronismo que pueda leer lo que la sociedad pretende, y que, sin perder esa misma esencia, que es de un proyecto nacional, popular, que sea revolucionario, porque parece que son términos del pasado. Bueno, aggiornarlos a la actualidad debe ser el desafío que nos debemos dar nosotros como dirigentes, debe ser lo que de alguna manera sean la base de sustentación de un proyecto político que debe recuperar en algún momento, el gobierno nacional, será en el 2019, será en el 2023, eso dependerá de la capacidad de renovación, de entendimiento, de diálogo, de crítica constructiva.

— Pero usaste la palabra pragmatismo. O sea, ¿vos crees que el pragmatismo es una de las fortalezas del peronismo?
— No, a ver, yo creo que la fortaleza del peronismo es que nosotros tenemos una propia doctrina que hace que tenga contenido, que nosotros sepamos de dónde venimos, qué es lo que pretendemos, cuáles son el destino directo de nuestras acciones, que entendamos que el estado es mucho más que un expediente o que un número, que detrás de todo eso hay una sociedad, hay una persona que obviamente necesita respuestas del propio estado. Pero bueno, hoy, la sociedad necesita que hagamos todo eso, pero que lo hagamos con velocidad, que lo hagamos con eficiencia, y es probable que la palabra pragmático sea muy fría, quizás lo que más pueda definir lo que deba hacer el peronismo sea un partido muy cerca de la gente, sin perder su esencia, pero entendiendo rápidamente cuáles son los planteos que la sociedad le hace a la dirigencia política.

Leé la entrevista completa de Jorge Fontevecchia acá.