POLICIA SON HERMANOS Y TIENEN ANTECEDENTES


Acusan a dos ex policías de realizar delivery de drogas

Dos hermanos y ex policías de la Federal, junto a otras seis personas, fueron detenidos acusadas de formar una banda dedicada a la venta de drogas bajo la modalidad “delivery” en la zona oeste del conurbano bonaerense.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com
Foto:Perfil.com
Dos hermanos y ex policías de la Federal, junto a otras seis personas, fueron detenidos acusadas de formar una banda dedicada a la venta de drogas bajo la modalidad “delivery” en la zona oeste del conurbano bonaerense. Los ex agentes tenían antecedentes por tráfico de drogas y habían sido condenados a siete años de cárcel.

La película se volvió a repetir. Raúl (66) y Rodolfo Nasello (61) fueron detenidos en una casa quinta de Moreno. Al igual que en 2007, salieron de su propiedad esposados y acusados de integrar una banda que comercializaba estupefacientes. Esta vez los acusan de liderar la organización.
Los hermanos ya habían sido condenados en la causa “Jabón Blanco”, que investigó en 2007 el intento de enviar a Holanda 140 kilos de cocaína disimulados en 12 mil bolsas de jabón en polvo. Dos años después fueron condenados a siete años de prisión y exonerados de la Policía.

Raúl Nasello salió de prisión hace pocos meses, pero su hermano menor había obtenido la libertad con antelación. El año pasado, se lo vinculó con la “Operación Piedras Verdes”, que en febrero de 2015 descubrió un camión que transportaba por La Reja, casi una tonelada de marihuana oculta en un cargamento de piedras partidas para la construcción, por lo que regía un pedido de captura sobre él.

El caso. La Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Quilmes llevó a cabo doce allanamientos en distintos domicilios de Morón y Moreno, y en las localidades de Ciudadela y Sáenz Peña, en el partido de Tres de Febrero.
En los procedimientos fueron detenidas ocho personas y se incautaron tres kilos de cocaína, 12 de marihuana, dos revólveres calibre 22, una pistola calibre 40, siete autos, una máquina para contar billetes y teléfonos celulares.

La investigación reveló que la banda operaba en la zona oeste y estaba liderada por los dos ex policías y otro hombre apodado “Chapu”, quienes se encargaban de proveer la droga al resto de los detenidos, para su posterior distribución minorista.