POLICIA

Analizan las huellas encontradas en la casa de Valeria Mazza para identificar a los ladrones

La principal pista de trabajo apunta a una banda que contó con información clasificada y que realizó inteligencia previa. Hubo otros cuatro casos similares en el mismo barrio.

Foto:Roy Gorfinkel - Cedoc

La investigación por el misterioso robo en la casa de la ex modelo Valeria Mazza y su marido, el empresario Alejandro Gravier, no arrojó hasta el momento datos reveladores ni pistas concretas de el o los autores. Sin embargo, distintos fragmentos de huellas dactilares que fueron levantadas por los peritos podrían allanar el camino a la verdad.

El silencioso golpe en la zona de Las Barrancas, en la localidad bonaerense de Acassuso, fue descubierto este lunes por el casero, quien advirtió y denunció que autores desconocidos robaron el contenido de la caja fuerte que estaba en una de las habitaciones de la lujosa propiedad de cuatro pisos, ubicada sobre la calle Montes Grandes, en el partido de San Isidro. 

Según fuentes policiales consultadas por PERFIL, por estas horas los detectives revisan el contenido de las cámaras de seguridad municipales que funcionan en las inmediaciones, y bucean en la intimidad de la familia con el objetivo de determinar si, efectivamente, alguien del círculo íntimo pudo haber aportado información o bien participado directamente del robo.

Los voceros aclararon que las huellas encontradas podrían ser determinantes sólo si el o los autores no trabajan en la casa ni están en contacto con las víctimas. Desde la Policía Bonaerense dijeron a PERFIL que se “analizan distintas líneas investigativas” sobre los autores, aunque se negaron a aportar mayores detalles para “no entorpecer la causa”.

Lo que se sabe es que los delincuentes que entraron en la casa no ejercieron violencia alguna sobre las aberturas. Tanto la puerta principal como los otros accesos que tiene la propiedad no fueron violentados. Si bien la pista de un “empleado infiel” picó en punta cuando se conoció el caso, en las últimas horas los investigadores comenzaron a trabajar en la hipótesis de un “escruche” realizado por una banda que hizo inteligencia previa y detectó que el domicilio estaba deshabitado.

Siguiendo esta línea sospechan que los autores habrían ingresado a la casa por un ventanal que “curiosamente” estaba abierto. Hasta allí habrían accedido después de trepar por el portón principal, ubicado sobre la calle Montes Grandes, cerca de la casa de Alberto Kohan, ex secretario general y ex ministro de Carlos Menem.

El sabotaje contra el centro de monitoreo que posee la casa de la ex top model y su familia es una señal de que actuaron profesionales que, además, conocían muy bien el terreno.

Según las fuentes, los autores sabían cómo desactivar el sistema. Al respecto, dijeron que llegaron hasta el subsuelo y se llevaron la computadora que almacena las grabaciones de las nueve cámaras de seguridad que tiene la casa.

Allegados a la familia consultados por PERFIL destacaron que los delincuentes fueron directamente a la habitación en la que estaba la caja fuerte, un claro indicador que refleja el nivel de información que manejaban los autores.

Otro dato que refuerza la pista que apunta a una banda organizada es que aparentemente no se trataría del primer robo bajo la misma modalidad ocurrido en el barrio, donde viven familias de alto poder adquisitivo. Según pudo averiguar este diario, hubo al menos cuatro hechos más en los últimos meses, todos ellos similares al que sufrió la familia Mazza-Gravier.

Sobre el botín no se sabe mucho porque las víctimas todavía no regresaron de sus vacaciones en Punta del Este –lo harán en el transcurso de la próxima semana–. 

Lo que trascendió es que se llevaron una suma de dinero y distintas alhajas que guardaba Valeria Mazza, algunas de ellas obsequios acumulados en su extensa carrera y otras tantas con sus iniciales grabadas.


Leonardo Nieva


Temas: