POLICIA ENTREVISTA AL OTRO DUEÑO DE LA SALADA

Antequera: “Claro que tengo miedo de ir preso de nuevo”

En medio de la polémica por la detención de su competidor Jorge Castillo, habló de sus temores y de sus amigos en la política.

Pasado. En 2001 estuvo preso y fue absuelto. En la edición del sábado, PERFIL reveló quiénes son sus aliados políticos.
Pasado. En 2001 estuvo preso y fue absuelto. En la edición del sábado, PERFIL reveló quiénes son sus aliados políticos. Foto:cedoc

Enrique Antequera es el otro hombre fuerte de La Salada, la feria de Lomas de Zamora que esta semana volvió a ser noticia por la detención de Jorge Castillo, el dueño más mediático. Quique –como lo conocen todos– habló con PERFIL y no esquivó ninguna pregunta. Reconoció que tiene miedo de ir a la cárcel y explicó los vínculos que lo unen al peronista K Mario Ishii y a Cambiemos. También se refirió a la denuncia que realizó la diputada Elisa Carrió: “Ella le pega palos a todo el mundo, es parte de su supervivencia política”, justificó.

—En 2001 fue a prisión por asociación ilícita, ¿tiene miedo de que vuelva a ocurrir?

—Sí, cómo que no, claro que tengo miedo de ir preso de nuevo... Uno está preocupado, sobre todo porque ahora estamos en pleno cierre de listas con Mario Ishii. Además, hace años fui absuelto de esa causa. Y hoy tengo todos los papeles al día. Pero siempre encuentran algo con lo que pueden salirte a pegar.

—Lilita Carrió dijo que quiere verlo preso...

—En 2009 fui candidato a diputado en el Frente Cívico y Social. No se puede obviar que cuando venía a buscar los votos y la relación política, para ella yo era bueno. Ella caminó de nuestra mano conociendo la idiosincrasia de lo que es la zona de Cuartel IX. Nunca supieron realmente lo que era esto. Carrió le pega palos a todo el mundo, es parte de su supervivencia política. Ella me conoce muy bien. En la campaña de 2009 nos abrazábamos, besábamos... los votos de Quique servían. Pero los legisladores no pisan el barro, tocan todo de oído. Son muy pocos los referentes que vienen y caminan el Conurbano.

—¿Cómo es su relación con Insaurralde?

—Yo creo que peronistas de verdad quedamos pocos, y uno se va acomodando al modelo que se adapta en el tiempo... Las últimas elecciones se perdieron por un tema de egoísmo en el kirchnerismo y el peronismo. Su gobierno nunca me mandó un solo patrullero. Y no es culpa de él; yo hablé con su secretario de Seguridad y se me río. Me dijo que no lo preciso. Y yo necesito un montón, si la calle es tierra de nadie. ¿Yo me tengo que estar agarrando a los tiros? Lomas no puede decir que no tiene recursos.

—¿Va a ir con Ishii para competir en el peronismo bonaerense?

—Estamos viendo cómo evaluar si esta situación no afecta el trabajo político nuestro. Se entremezcla lo político. No sabemos si todo esto que le pasó a Jorge y a mí fue un poco con intenciones políticas...Castillo se estaba acercando a Lousteau; yo, rearmando el espacio peronista.

—¿Y con Cristian Ritondo?

—Ninguna. Cuando se acercaron a hacer el timbreo, aquel día fue un timbreo, como tenemos amigos como Gabriel Mércuri del PRO, aproveché la oportunidad y lo enganché. Cuando llegué al lado de él, le pedí mayor seguridad en toda la zona de La Salada. La Salada y Cuartel IX necesitan seguridad, no sólo el centro de Lomas.

—Pero entonces habla con él...

—No muy fluido... hablamos con el entorno de él para que nos mande más seguridad. Yo quiero prevención. Vos podés ser muy buen ministro, pero si los soldados no te hacen caso es todo un tema. No puede ser que de cincuenta hombres que tengas, la mitad esté en carpeta. Hemos pedido armar una comisaría en conjunto junto con el gobierno provincial para Cuartel IX, y nunca se quiso. Les ofrecimos el predio, pero no aceptaron.