POLICIA TRAGEDIA DE COSTA SALGUERO

Apartaron al juez Casanello de la causa Time Warp

Lo decidió la Cámara Federal por no hacer lugar a una serie de pruebas que pidieron los abogados de los acusados Stinfale y Santángelo. El fiscal Delgado ya había sido alejado del caso por la presunta pérdida de objetividad.

Foto:Cedoc

La Cámara Federal resolvió este martes apartar al juez federal Sebastián Casanello de la causa que investiga la tragedia de Time Warp, que terminó con la muerte de cinco jóvenes por consumo de drogas sintéticas en una fiesta electrónica en abril de 2016, en el predio de Costa Salguero.

La decisión la adoptó la Sala II de la Cámara Federal al declarar la nulidad por falta de fundamentación de una resolución dictada por el magistrado a cargo en primera instancia, en la que no hizo lugar a medidas de prueba solicitadas por la defensa de los acusados Víctor Stinfale y Walter Santángelo.

En abril de este año la misma sala de la Cámara Federal, integrada por los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah, había apartado al fiscal que impulsó la investigación, Federico Delgado, por supuesta pérdida de objetividad

Tras el desplazamiento de Delgado, el juez Casanello siguió adelante con la investigación mediante la intervención del fiscal Ramiro González. Las defensas de Stinfale y Santángelo solicitaron en ese entonces una serie de pruebas de descargo, de las cuales Casanello hizo lugar a algunas pero no a todas.

La Cámara Federal consideró que Casanello no hizo lugar a parte de la prueba, ni justificó por qué la descartó, por lo que apartó al magistrado del expediente haciendo lugar a la apelación de la defensa.

A criterio de los camaristas, "pese al vínculo explicitado entre las diligencias y aspectos centrales de la imputación o los hechos, y las indicaciones que al respecto formuló esta Sala en intervenciones anteriores en autos, el instructor exteriorizó las razones determinantes de su rechazo".

En ese sentido, los jueces entendieron que la resolución dictada por Casanello al no hacer lugar a cierta prueba era "arbitraria" y resultaba "por lo tanto, inválida por ausencia de fundamentación".

Los camaristas fundamentaron su decisión de apartar a Casanello y sortear a otro juez para que se haga cargo del expediente en el hecho de que "no es la primera vez que se verifica esta situación en la causa" y había resoluciones anteriores "semejantes a la que se analiza".

"Frente a este cúmulo de situaciones, la declaración de la nulidad de un nuevo acto del proceso torna necesario el ejercicio de la facultad de apartamiento prevista en el ordenamiento ritual", sostuvieron.

"En consecuencia, corresponderá ya al nuevo juez interviniente emitir un nuevo pronunciamiento sobre la cuestión en debate. Además, teniendo en consideración las cuestiones sindicadas por la Sala en esta y anteriores intervenciones en el expediente, deberán adoptarse todos los recaudos necesarios para completar los aspectos pendientes de esta investigación con la mayor diligencia y celeridad", agregaron.

Stinfale fue detenido en mayo de 2016 por pedido del fiscal Delgado, que lo acusó de ser el organizador principal de la fiesta Time Warp a través de la empresa "Energy Group", manejada por terceras personas.

A principios de julio del año pasado la Cámara Federal ordenó excarcelar a Stinfale, al presidente de Dell Producciones Adrián Conci, a los apoderados de la firma Carlos Garat y Máximo Avila, al encargado de seguridad Carlos Penise, y a Martín Gontad, uno de los organizadores de la fiesta electrónica.

La Sala II del tribunal de apelaciones confirmó entonces los procesamientos de los acusados, pero revocó las prisiones preventivas al modificar la calificación del delito de "comercio de estupefacientes y abandono agravado de persona seguido de muerte" a "facilitación del lugar para el consumo y venta de estupefacientes, homicidio culposo y lesiones graves culposas".

El juez Casanello había procesado también como "partícipes necesarios" de la venta de estupefacientes y abandono de persona seguido de muerte a cinco funcionarios porteños de la Agencia Gubernamental de Control, a cargo de la habilitación del lugar, y a 26 agentes de Prefectura Naval Argentina contratados para hacer tareas adicionales en la fiesta.