POLICIA DOBLE HOMICIDIO EN JOSÉ C. PAZ

Asesinó con un cuchillo a la mamá y a la abuela de su ex

Las víctimas tenían 58 y 83 años. El acusado, de 33, fue detenido a pocas cuadras de la escena del crimen, cuando escapaba corriendo con la ropa manchada con sangre.

Foto:Cedoc

La desesperación lo llevó a saltar la reja de la casa. A perder uno de los guantes que se había colocado para no dejar sus huellas en la escena del crimen. A no pensar que si salía por la puerta probablemente no hubiese llamado la atención de los vecinos. Y a perder su libertad dos minutos después de haber asesinado a cuchillazos a la madre y a la abuela de su ex pareja.

Diego Triunfini tiene 33 años. Es repartidor de bebidas. Y el principal acusado por el doble crimen de María Rita Andrade, de 58, y María Campanario, de 83.

Según fuentes policiales consultadas por PERFIL, las mujeres fueron atacadas en la cocina de su casa ubicada sobre la calle Constitución al 4500, en el partido bonaerense de José C. Paz.   

Los cuerpos estaban sobre un enorme charco de sangre. No había signos de desorden. Tampoco faltaba dinero ni objetos de valor. “Fue decidido a matarlas”, conjeturó un jefe policial que participa de la investigación.

Todo ocurrió en cuestión de minutos. Si hasta el mate todavía estaba caliente sobre la mesa de la cocina cuando llegaron los primeros policías de la Jefatura Departamental de Pilar.

Lo que se sospecha es que el acusado llegó con un plan pensado con antelación. No necesitó utilizar la fuerza para irrumpir en el lugar porque sus víctimas lo conocían. Era la ex pareja de Romina, la hija de la dueña de casa.

La relación entre Romina y Diego se había terminado en diciembre del año pasado. “Pero en buenos términos”, aclaró a PERFIL otro vocero consultado. Fueron siete años de noviazgo y dos más de convivencia.     

A los detectives les llamó la atención un dato: el acusado no tiene denuncias por maltrato ni violencia de género. Hasta anoche desconocían qué fue lo que motivó el ataque. “No sabemos si hubo algún episodio en las últimas horas. Estamos entrevistando a todos los familiares y personas cercanas para recabar toda información necesaria”, indicó el mismo jefe policial.     

De acuerdo con las fuentes, la mamá de Romina le habría abierto la puerta a Diego. Eso explicaría por qué no se hallaron signos de violencia en las aberturas del domicilio de la calle Constitución.

Decidido a matar. Según los investigadores del caso, el plan criminal del acusado no incluía a la abuela de su ex novia. La anciana, que tenía 83 años, hacía poco tiempo que estaba al cuidado de su hija por problemas de salud. El asesino no podía dejar clavos sueltos. Y al parecer no le quedó otra opción que matarla.

Tanto Rita como María presentaban una profunda herida en el cuello, que les provocó la muerte casi de manera instantánea. Lo curioso es que el detenido llevaba en su mochila un revólver calibre 38 apto para disparar pero que no llegó a utilizar.

Tanto el cuchillo como la ropa ensangrentada que vestía el sospechoso fueron secuestrados por la Policía y enviados enseguida a un laboratorio para ser peritados. Los resultados serán fundamentales para el futuro procesal de Triunfini, quien en las próximas horas será indagado por la fiscal Silvia Bazzani Gonzales, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 23 de Malvinas Argentinas.

“Me mandé una macana, maté a dos mujeres”, les dijo el acusado a los policías del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) que lo detuvieron a dos cuadras y media de la escena del crimen, gracias al aviso de un vecino que lo persiguió cuando lo vio saltando la reja de la casa de las víctimas.

El mismo vecino contó a un canal de noticias que en ese momento pensó que había entrado a robar. No imaginó semejante río de sangre.



Leonardo Nieva