POLICIA LA PLATA

Brutal asalto: encañonaron a una nena de ocho años para robar 2 millones de pesos

Los ladrones también le pegaron a una mujer y se llevaron los datos de las cámaras de seguridad de la casa. Se cree que "los vendieron".

Calle 20 entre 59 y 60
Calle 20 entre 59 y 60 Foto:Captura Google Maps
La escena es brutal y lamentablemente cada vez se hace más común. Si bien el violento robo ocurrió el sábado a la tarde cerca de las 15 la noticia trascendió en las últimas horas. Tres delincuentes que saltaron la medianera y entraron a una casa de familia, agarraron del cuello y encañonaron a una nena de ocho años que jugaba en el patio de sus abuelos en La Plata para luego huir con un botín de dos millones de pesos. 

La vivienda está ubicada en la calle 20 entre 59 y 60, una zona residencial en la que la mayoría de los vecinos se encuentra de vacaciones, factor que ayudó a los delincuentes a no ser detectados por nadie. 

Cuando la mamá y la abuela vieron a la niña sometida, salieron al parque y también fueron abordadas por los delincuentes. A la mayor de ellas le pegaron un culatazo en la cabeza. Como si no hubieran sido suficientes muestras de una violencia abrumadora, durante el asalto también hubo constantes amenazas de muerte, según contó un familiar de las víctimas al diario El Día.

Más allá del monto, otro factor llamativo es que la casa pertenece a Carlos Giménez, dueño tres estaciones de servicio (una en San Carlos, otra en Villa Elvira y una tercera en Olmos) y esa plata que tenía en su hogar "era para pagarle a los proveedores de gas. Es plata que en mis manos dura muy poco”, aclaró el comerciante, en diálogo con El Día. 

Por el relato de las victimas, las autoridades creen que, como suele ocurrir en estas circunstancias con montos importantes "lo hayan vendido", ya que los delincuentes sabían que se encontrarían con esa cantidad de efectivo y la reclamaban con insistencia.

Además de juntar todos los billetes, los asaltantes “se robaron la base de datos de las cámaras de seguridad que hay en la casa", dijo Giménez para, finalmente, encerrar a las tres víctimas, y llevarse para salir por la puerta de la vivienda y fugarse en un auto que hasta el momento no fue identificado.