POLICIA LEGÍTIMA DEFENSA

Caballito: sobreseyeron al constructor que baleó a un asaltante

Pedro González le disparó en tres oportunidades al ladrón, Ricardo Palazzo, que lo abordó en su camioneta. El delincuente quedó detenido.

Pedro González
Pedro González Foto:captura
Pedro González, el constructor santafesino que baleó a un asaltante en un intento de robo cuando estaba estacionado en su caminota en el barrio de Caballito, fue sobreseìdo porque actuó en "legìtima defensa".

Así lo dictaminó la jueza Fabiana Palmaghini, quien destacó que la intención “nunca fue la de darle muerte” al agresor y que “no hay ningún elemento que permita demostrar que se excedió en su accionar”. La magistrada, en cambio, procesó con prisión preventiva al asaltante, identificado como Ricardo Oscar Palazzo. 

El fallo sostiene que el accionar de González fue ajustado a derecho, ya que intentó, de la manera que estaba a su alcance, repeler la agresión desplegada por Palazzo para salvar su propia vida.

La jueza también aseguró que González está inscripto como “legítimo tenedor de armas”, la pistola con la que disparó también estaba registrada y la llevaba descargada, pero la armó cuando se percató del inminente asalto, para rechazar la agresión. 

"De no haber actuado de la manera que lo hizo, las consecuencias pudieron haberse desencadenado de manera inversa”, añadió la resolución. 

Los hechos ocurrieron el 17 de diciembre pasado, cuando González estaba estacionado en su camioneta frente a la obra en construcción situada en Río de Janeiro 250, adonde había ido a pagarle a los albañiles.

Según quedó registrado en cámaras de seguridad, Palazzo intentó asaltarlo, González repelió el ataque con un primer disparo pero el agresor le apuntó otra vez, entonces disparó nuevamente causándole fractura de clavícula, de dedo índice izquierdo y herida en la ingle.

Palazzo fue internado en el hospital Durand, y declaró que intentaba cobrarle a González un trabajo no pagado pero la jueza lo procesó por tentativa de robo agravado y portación ilegal de arma, y lo dejó preso.

Palazzo no llegó a disparar, y aunque el fallo advierte que era necesario hacer fuerza sobre el gatillo de su arma, la jueza consideró que igualmente puso en peligro la vida del constructor.

"No resulta necesario que hubiese recibido primero un disparo por parte de Palazzo previo a disparar él mismo, puesto que de todas formas su vida ya se encontraba en peligro“, resume la resolución.