POLICIA REVELACIONES DE LA PERICIA PSIQUIATRICA

Carlos Nair Menem padece un trastorno de la personalidad

Los peritos que lo entrevistaron concluyeron que tiene un “desajuste en el manejo de conflictos”. Zulemita asegura que “está enfermo”.

Foto:Cedoc

Carlos Nair Menem volvió a ser noticia. Lo detuvieron en la calle con droga, una moto con pedido de captura y un arma con la numeración limada. Su abogado advirtió que necesita tratamiento médico porque “no comprende la gravedad de sus actos” y su hermana Zulemita aseguró que “está enfermo”. Una pericia psiquiátrica realizada en el marco de otra causa plantea un “desajuste en el manejo de conflictos” y habla de “trastornos de personalidad”.

Un llamado al 911 alertó a la policía de Moreno. Dos hombres deambulaban en una moto y la policía los detuvo en la intersección de las calles Florencio Sánchez y Costa Rica. Los hombres intentaron escapar, pero no lo lograron. A Carlitos Nair le secuestraron dos bolsitas con cocaína y una pistola calibre 9 milímetros marca Pietro Beretta con numeración suprimida y cargador con doce proyectiles. El hijo del ex presidente no estaba solo. A su amigo, identificado como Mario Ezequiel Vigne (26), le incautaron un fusil tipo Mauser calibre 7.62 con catorce cartuchos intactos.

El abogado de Menem, Omar Daer, explicó tras la detención que su defendido “no comprende todo lo que está sucediendo, la detención, la gravedad del delito que se le imputa”. Además destacó que solicitó  “asistencia médica por su adicción a las drogas”.

¿Qué pasa por la cabeza de Carlitos Nair? PERFIL accedió a una pericia psiquiátrica que la Justicia le realizó en 2013,  en el marco de una causa en la que fue acusado de amenazar con un arma de fuego a un camionero en el barrio porteño de Palermo, en medio de una pelea de tránsito. En esa oportunidad, Carlitos terminó con un tiro en la pierna efectuado por su propio revólver.

La situación se resolvió el año pasado con una probation y el pago de 700 pesos por mes a Cáritas por el plazo de un año. Aunque para el abogado del camionero, Salvador Heredia, la carátula fue insuficiente: “Se lo encuadró como amenazas con arma de fuego pero para nosotros fue un intento de homicidio”.

Por esta causa, lo citaron cuatro veces para realizarle una pericia, pero nunca se presentó. Su abogado justificó la ausencia con un certificado a nombre del psiquiatra Marcelo Valente, quien sostenía que estaba realizando una “internación ambulatoria” en Mendoza (lugar en donde residía en ese momento), por lo que “no recomendaba que se traslade” a Buenos Aires para presentarse ante la Justicia. Según Valente, presentaba un “síndrome ansioso depresivo y abuso de sustancias psicoactivas”.

Finalmente, el 24 de mayo de 2013, Carlitos se sometió a la postergada pericia psiquiátrica a cargo del Departamento del Cuerpo Médico Forense.

El informe. En el estudio se  concluyó que Carlitos presentaba un “trastorno de personalidad caracterial” y “desajustes en manejo de conflictos”. Pero al mismo tiempo se destacó que “el pensamiento no evidencia presencia de patología mental”. Además, se destacaba que estaba “bien ubicado en tiempo y espacio”.

La psicóloga forense de la Justicia nacional María Elena Chicatto, que firma el informe, concluye que “de la peritación psicológica forense se destaca la presencia de un trastorno de personalidad con componentes caracteriales”. Luego destaca que “no evidencia desborde ni descontrol a nivel emocional conductual como tampoco tendencia autolisis (suicida)”, pero completa que “del material proyectivo surge la factibilidad de desajuste adaptativo en el manejo de conflictos generados con la alteridad”.

El médico psiquiatra Miguel Maldonado analizó el informe a pedido de este diario y destacó: “De allí se desprende que no hay una grosera patología mental (dice textualmente “no hay ostensibles alteraciones de orden psicopatológico”), aunque después la especialista habla de psiquismo con componentes “caracteriales” (se entiende como “del carácter”) de inestabilidad que se traducen en disforia, euforia, egocentrismo, hipervigilancia, alta tensión interna, según se explica. Todo lo cual es, contrariamente a lo que expresa la psicóloga de este informe, un cuadro de preocupantes alteraciones”.

Por su parte, Maldonado entiende que el accionar de Menem se encuentra en el aparente abuso en el consumo de droga.

“Carlitos Nair está ‘limado’ por las drogas y el alcohol, insertadas en una personalidad de base con trastornos severos, producto probablemente de traumas desde su infancia (ausencia paterna, crianza sólo por su madre, quien puso fin a su vida con veneno). La inserción (a medias) en el medio familiar de su padre tampoco le hizo bien, por esto de que era el ‘bastardo’. No es una carga menor, más aun cuando se trata de un padre ‘famoso’”.

Temen que se escape. Carlos Nair Menem seguirá detenido en la alcaidía de San Martín en el marco de la causa que se le abrió, luego de que el martes último fuera apresado en el partido de Moreno con una pistola con la numeración limada, junto a otro hombre armado con un fusil y una pequeña dosis de droga.

El juez de Garantías Nº 2 de ese partido, Gabriel Castro, rechazó excarcelar al hijo del ex presidente debido a que la escala penal de los delitos que se le imputan, “portación de arma de guerra y encubrimiento simple”, no permite otorgar la libertad.

“Asimismo he de tener en cuenta la actitud elusiva del incuso al momento de su aprehensión, pues huyó del personal policial, al menos según relata el acta de procedimiento, lo que me permite concluir que existiría un peligro cierto de elusión procesal en caso de concederse la soltura del imputado”, afirmó el juez en su resolución según informa la agencia de noticias Télam.

Además, el magistrado señaló que todavía faltan los resultados de la extracción de sangre que se le realizó al imputado y las conclusiones de los peritajes balísticos y psicológicos pedidos por la fiscalía.



Nadia Galán