POLICIA PASO 14 AÑOS PROFUGO

Cayó Lohrman, el líder de la banda que secuestró a Cristian Schaerer

“El Ruso”, uno de los criminales más buscados, estaba preso en Portugal desde el año pasado. Como utilizó un nombre falso demoraron dos meses en conocer su identidad.

Final. El temible secuestrador fue atrapado en la ciudad de Aveiro. Allí también detuvieron a su mano derecha, José “Potrillo” Maidana.
Final. El temible secuestrador fue atrapado en la ciudad de Aveiro. Allí también detuvieron a su mano derecha, José “Potrillo” Maidana. Foto:ministerio de seguridad de la nación

Rodolfo “el Ruso” Lohrman y José “Potrillo” Maidana, prófugos desde hace 14 años por el secuestro y la desaparición de Cristian Schaerer, estaban presos en Portugal con identidades falsas, y recién en las últimas horas pudieron ser identificados.

El Ruso y el Potrillo, considerados los líderes de una banda que secuestró al joven correntino en 2003, fueron atrapados tras una investigación de Interpol. La agencia de seguridad internacional contó con la colaboración de la Policía Federal Argentina (PFA), al mando de Néstor Roncaglia, y la supervisión de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, informaron fuentes de esa cartera.

La PFA trabajó junto a las fuerzas de Alemania, Brasil y Portugal, en el marco de la cooperación internacional que promueve Interpol. Con la información recopilada durante la pesquisa, se libraron las alertas rojas en 2005 y se descubrió que Maidana residía en Portugal, apelando al falso nombre de “Jorge Miguel Tavares da Costa”.

Bajo esa filiación, Maidana había efectuado envíos de dinero a su hermana a través de la empresa Western Union. Desde entonces, se inició un intenso intercambio de datos con la policía portuguesa y se dio cuenta de un hecho que fue fundamental para el éxito de la investigación.

Se trataba de dos personas que, en noviembre de 2016, habían sido arrestadas en la localidad de Aveiro por robo a mano armada. Los involucrados se habían identificado como un ciudadano guatemalteco de nombre José Luis Guevara Martínez y otro de origen búlgaro, Nikola Petkov.

Frente a la inverosimilitud del interrogatorio, se comprobó que los imputados evidenciaban una ostensible coincidencia fisionómica con Lohrman  y Maidana. Ante la sospecha, las divisiones Dactiloscopia e Individualización Criminal confirmaron que se trataba de ellos. De forma inmediata se tomó el compromiso de requerir sus extradiciones.

El ministerio a cargo de Bullrich calificó a los prófugos como “peligrosos criminales”, a quienes también se atribuyen crímenes en Paraguay. Allí fueron acusados por los secuestros de Cecilia Cubas –hija del ex presidente paraguayo Raúl Cubas Grau–, de las empresarias gastronómicas María Elizeche y María Elena Vargas, así como de la muerte de un niño de 10 años a causa de una sobredosis de calmantes y la tentativa de homicidio de Juan Pedro Schaerer (padre de Cristian).

Lohrman y Maidana fueron sindicados por la Justicia argentina como dos de los responsables del secuestro extorsivo de Cristian Schaerer, de 21 años, en Corrientes. A pesar de haber cobrado un rescate de 277 mil dólares para su liberación, el joven –hijo de un ex ministro de Salud correntino–, permanece desaparecido desde entonces.

“Nunca perdí las esperanzas”, dijo Pompeya Gómez, madre del joven secuestrado tras la noticia de los arrestos. En declaraciones a Radio Sudamericana, dijo que “sabía que Lohrman no estaba muerto, él tenía protección de alguien”. “Ahora quiero saber qué pasó con Cristian”, concluyó.


¿Y dónde está Cristian?

Schaerer fue secuestrado el 21 de septiembre de 2003 cuando descendía de su auto Mercedes-Benz para abrir el portón del garaje de su casa, a 15 cuadras del microcentro correntino.

Durante la investigación se determinó que los secuestradores lo mantuvieron oculto en varios lugares: la localidad de Saladas, a 100 kilómetros de la capital provincial; la ciudad correntina de Paso de los Libres, y la brasileña de Uruguayana.

Dos meses después de su captura, la madre de Cristian pagó un rescate de 277 mil dólares en Ciudad del Este (Paraguay), pero Cristian nunca fue liberado.

En el primer juicio oral, en 2007, fueron condenados a 25 años de prisión Angel Barbieri y Néstor Barczuk, y Judith Alvarenga recibió ocho años por ser considerada “partícipe secundaria”.

En el segundo juicio se condenó a Cristian Carro Córdoba y a Raúl Salgán a 25 años de cárcel por ser “coautores”.