POLICIA OPERATIVO EN LA AVENIDA CORRIENTES

Cómo es el hotel dónde se practicaban abortos clandestinos

Instalaron un quirófano en una de las habitaciones. Cobraban 28 mil pesos por intervención. Dos hombres fueron detenidos.

El lobby del hotel donde supuestamente se realizaban abortos clandestinos
El lobby del hotel donde supuestamente se realizaban abortos clandestinos Foto:Cedoc Perfil

Después de varios meses de investigación, la policía porteña detectó que una organización realizaba abortos en un hotel ubicado en la avenida Corrientes al 800. En su página web y en su perfil de Facebook se hacían llamar “Gino Fem”. 

Según se puedo establecer, las mujeres eran recibidas por la “Doctora María” y les hacía firmar un consentimiento médico y luego les administraba los medicamentos, en algunos casos de uso veterinario, que producían hemorragias en las pacientes provocándoles el aborto. En los casos más complejos, donde el embarazo era de mayor gestación, se realizaban intervenciones quirúrgicas en un improvisado quirófano instalado en otra de las habitaciones del hotel. El tratamiento costaba 28.000 pesos y el pago debía hacerse en efectivo.


Personal de la División Delitos Contra la Salud de la Policía de la Ciudad se comunicó con uno de los teléfonos de contacto simulando ser una paciente para solicitar información sobre abortos.  “De esta manera se  logró acordar turno, fecha y hora y conocer el domicilio del consultorio donde la banda realizaba las prácticas ilegales”, se destacó.

La falsa clienta no fue sino que lo hizo personal policial que requisó las dos habitaciones alquiladas por la organización. Dos hombres, que tienen domicilio en la localidad santafesina de Santo Tomé, fueron detenidos.

Según informaron desde la fuerza, se secuestró gran cantidad de medicamentos (anticonceptivos, antibióticos, antimicóticos, analgésicos, antiinflamatorios, hipnóticos de venta controlada como la diazepina, anestésicos como xilocaína y lidocaína). “Además se incautaron varios medicamentos para uso veterinario como la atropina, un alcaloide cuyo frasco decía “uso animal”.

También se confiscó instrumental médico, sellos con número de matrícula médica, valijas y un equipo de comunicación trunking similar a los que utilizan las fuerzas policiales”, se informó.

En 2014, ese mismo hotel también se vio invadido de policías. Efectivos de la fuerza llegaron al lugar para realizar distintos allanamientos en el marco de una causa que investigaba prostitución y trata de personas. Causa que se había iniciado por una denuncia de los dueños del alojamiento. En ese momento fueron rescatadas 23 mujeres.