POLICIA SALIO DE ARGENTINA Y LLEGO A MEXICO

Creen que el destino final de la cocaína líquida era Sinaloa

Foto:Secretaría de Marina

La cocaína líquida que fue hallada en México tenía como destino final el puerto de Manzanillo, un territorio dominado por el Cartel de Sinaloa.   
La droga diluida estaba en el interior de dos transformadores que fueron decomisados de un contenedor que descargó un barco de bandera jamaiquina. La embarcación llegó proveniente de Buenos Aires, y amarró el jueves 24 de abril pasado en el Puerto Progreso, estado de Yucatán. Antes hizo una parada en el puerto del municipio de Mariel, en Cuba.

Desde la Procuraduría General de la República (PGR) de México explicaron que los contenedores contenían “aceite dieléctrico (aislante), combinado con cocaína diluida”.

Según publica el diario de Yucatán, la carga tenía como destino final el puerto de Manzanillo, en Colima. “Es territorio del Cartel de Sinaloa, pero no se puede asegurar a quién pertenece el cargamento”, indicó una de las fuentes citadas por el medio.

En un comunicado, la Marina de México explicó cómo fue el operativo que permitió detectar la droga: “Inicialmente se revisó el interior de dicho contenedor para analizar la mercancía que transportaba, y posteriormente se realizó una inspección con rayos gamma y rayos X. Asimismo, se abrieron los transformadores para verificar su contenido, a fin de efectuar un análisis químico del líquido”.

La investigación comenzó en la Aduana argentina, cuando los empleados detectaron una irregularidad en el contenedor. No obstante, dejaron que el envío siguiera su curso para recolectar más evidencias.

El operativo fue entre la Secretaría de la Armada de México, la Agencia de Investigación Criminal (AIC )de la Procuraduría General y el Servicio de Administración Tributaria.

Resultados. “El análisis concluyó que se trataba de cocaína diluida, combinada con aceite dieléctrico (aislante). Se drenó el contenido líquido de ambos transformadores para su aseguramiento, arrojando un total de 2.360 litros”, detalló el parte de prensa.

“Es un aceite que traen los transformadores de manera normal aquí; la cuestión es que estaba mezclado con este producto”, amplió Raúl Torre Gamboa, director general de Administración Portuaria Integral (API).

De acuerdo con datos que publicó el diario digital de Juárez, fiscales federales y peritos vaciaron y almacenaron el contenido en 46 bidones; los peritajes posteriores arrojaron que se trata de cocaína diluida en un medio líquido, que, en su fase sólida, daría un peso de 1.222 kilos.



Leonardo Nieva