POLICIA ¿DÓNDE ESTÁN?

Cronología, giros y lugares clave en la búsqueda de los prófugos

A nueve días de la fuga, los investigadores continúan tras los pasos de los hermanos Lanatta y Víctor Squillaci focalizandose en la zona sur.

Foto:cedoc

El 27 de diciembre, tres de los acusados por el triple crimen de General RodríguezMartín y Christian Lanatta y Victor Schillaci– escaparon de la penintenciaría de General Alvear donde se encontraban cumpliendo condena. Desde aquella madrugada, comenzó un nuevo capítulo dentro del submundo de la complicidad policial, los vínculos políticos y el narcotráfico en Argentina.

Ya pasaron nueve días desde la madrugada en la que, los ahora prófugos, sorprendieron a dos guardiacárceles especiales que los custodiaban y los amenazaron con una réplica de un arma. Lograron salir de la unidad penitenciaria con personal del servicio como rehenes usando un vehículo Fiat, propiedad de unos de los efectivos de seguridad. Más tarde, abandonarían el auto sobre la Ruta 205 para continuar con la fuga en una camioneta que los estaba esperando.

En base a testimonios, los investigadores lograron reconstruir que en las horas posteriores los prófugos se dirigieron a la quinta de Marcelo “El Faraón” Melnyk (35) en Zeballos, Florencio Varela, donde obtuvieron armas y dinero. Los investigadores creen que, más allá de alojarlos temporalmente y aportar en la huída, tuvo mayor participación y por eso se detenido. Melnyk, quien visitó a los acusados en la cárcel, es dueño de una pizzería en Quilmes que lleva el mismo nombre que su apodo.

Otro de los puntos visitados, esta vez sólo por Christian Lanatta, fue la casa de su exsuegra en Berazategui. Según reveló a los medios Ana Laura Montiel, exmujer del hombre buscado, su madre recibió la visita del prófugo en dos oportunidades. La primera fue para pedirle dinero, mientras que en la segunda, le robó una camioneta Kangoo que, hasta el día de hoy, esta siendo intensamente buscada.

En medio, los tres prófugos del triple crimen de General Rodríguez atacaron a balazos a dos policías en un control vial de la ciudad bonaerense de Ranchos. Ante esto, los investigadores analizaron el hallazgo de una camioneta Ranger incendiada en Bosques el 31 de diciembre en Florencio Varela. Si bien aún no acreditaron que se trate del vehículo que usaron en el ataque a los policías, si trascendió que una mujer no identificada la manejó hasta el lugar y con un dispositivo la prendió fuego.

Giro. La fuga siempre tuvo una cuota política desde el primer día. La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal aseguró que al día siguiente de conocerse la noticia que el hecho no hubiera sido posible sin la “complicidad de una parte del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB)” y dejó en claro que, a su entender, el narcotráfico “penetró en la política”. Con el paso de las horas, integrantes del SPB y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes fueron desplazados.

Además, Vidal enfrentó a exjefe de Gabinete K, quien publicamente la acusó de ser complice de la fuga. A su vez, se vinculó a Fernández con Melnyk con “El Arabe”, el dueño de un lavadero, quien para los investigadores, es socio de “el Faraón”.

Ayer, el exjefe de Gabinete nuevamente quedo señalado luego de que en el marco de los 35 allanamientos en zona sur que se realizaron el domingo para dar con los prófugos, quedara detenido el kirchnerista Marcelo Mallo.

Mallo, quien fue líder de Hinchadas Unidas Argentinas, negó estar vínculado con los hombres buscados y fue puesto en libertad esta tarde. Fernández había admitido que Mallo trabajó para él en los ‘90, pero lo vinculó con Julián Domínguez, algo que liberado desmintió: “No me dio trabajo ni Aníbal ni  Domínguez”, señaló.

* De la redacción de Perfil.com | Twitter: @hernangsoto

Mira los puntos clave de la búsqueda:



Hernán Soto (*)