POLICIA SANTA CRUZ

Cristina Kirchner, encerrada por horas en la casa de Alicia por una protesta

Reclamaban sueldos adeudados frente a la residencia de la gobernadora. Hubo cuatro heridos por la represión policial.

La policía de Santa Cruz reprimió una manifestación espontánea.
La policía de Santa Cruz reprimió una manifestación espontánea. Foto:Télam

Cientos de manifestantes protestaron nuevamente esta noche frente a la Gobernación de Santa Cruz, en Río Gallegos, y la residencia oficial de Alicia Kirchner, reclamando que la gobernadora se haga presente y "brinde respuestas" sobre sueldos adeudados. Sin embargo cerca de la medianoche la protesta se tornó violenta cuando algunas de las personas congregadas en el lugar trataron de ingresar dentro de la casa de la mandataria provincial y fueron reprimidas por las autoridades.

"Queremos entrevistarnos con ella y pedir respuestas", indicaron los manifestantes que se nuclearon en las calles Alcorta y Piedra Buena, poco después de las 21. Al igual que anoche, dirigentes docentes y estatales se juntaron con el objetivo de reclamar "el pago de salarios de marzo que el Gobierno adeuda a maestros, judiciales, legislativos y jubilados". 

"Es lamentable la postura de los funcionarios, que no entienden la realidad que estamos viviendo y también la de la gobernadora, que no da la cara", aseguró Ezequiel Alós, secretario general de la filial Río Gallegos de ADOSAC. Los manifestantes colgaron carteles en el ingreso a la residencia con burlas hacia la mandataria a quien tildaron de "reina Batata", como la canción de María Elena Walsh que aludía a que estaba sentada en un trono de lata, y sin insultos durante la protesta pedían "salud y educación, no a la represión". 

Al menos cuatro personas resultaron heridas cuando la policía de Santa Cruz reprimió la manifestación luego de que varios de los presentes intentaron ingresar a la residencia oficial de la gobernadora, tras difundirse que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner había llegado al predio.

A las 0:30 algunos de los manifestantes lograron franquear la reja de uno de los ingresos hacia los jardines de la residencia oficial para golpear la puerta principal y ventanas del edificio y la Infantería los dispersó, causando tres heridos.

Según consignó Télam, un chofer de ambulancia terminó con varios perdigones de goma en su espalda, el fotógrafo Jorge Riquelme de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) recibió una herida en la cabeza y un dirigente de izquierda fue herido en la pierna. Todos fueron asistidos en el Hospital Regional Río Gallegos y están fuera de peligro. Un cuarto manifestante resultó herido en la cara, a la altura del ojo, avanzada la madrugada, durante otra acción de dispersión de las fuerzas policiales.

Las autoridades usaron gases lacrimógenos en reiteradas ocasiones para dispersar a un  grupo reducido que, repudiado por el grueso de la protesta, arrojaban piedras hacia las ventanas de la residencia.