POLICIA

Dan de alta al taxista que mató a Leonela

Tras ser excarcelado, Rubén Botta abandonó el Hospital Fernández, donde estaba internado.

Foto:Cedoc

Luego de que la Justicia decidiera su excarcelación, el taxista que provocó la tragedia en la que murió atropellada Leonela Noble en la avenida Santa Fe fue dado de alta hoy, tras permanecer internado desde el 29 de enero, cuando ocurrieron los hechos.

Rubén Darío Botta, de 34 años, estaba internado tras las heridas que sufrió en ese episodio, en el que provocó la muerte de la joven de 22 años y causó heridas en otras tantas personas. El 13 de febrero, la Justicia determinó su excarcelación, luego de que las pericias indicaran que se descompensó tras un shock hipoglucémico.

En tanto que hoy fue dado de alta del Hospital Fernández, mientras que el juez de la causa, Alberto Baños, debe resolver su situación procesal entre hoy y mañana, informó Télam.

La semana pasada, al disponerse el levantamiento de la detención, por lo cual fue retirada la custodia policial del hospital donde estaba internado Botta, se aludió a una figura de homicidio culposo, es decir, sin intención, indicaron las fuentes del caso.

El abogado Marcelo Fainberg, defensor de Botta, dijo a DyN que el pedido de excarcelación se basó en la jurisprudencia de la Corte Suprema y la Casación, que establece que sólo se podría rechazar una solicitud de excarcelación si el imputado corre riesgo de fugarse o de poner en riesgo la investigación.

Tanto la fiscalía como la familia de la víctima buscan que el caso sea considerado bajo la figura de "homicidio simple por dolo eventual", es decir, que el taxista se debió haber representado el daño que iba a causar.

Según las pericias, Botta, un paciente diabético, sufrió un desvanecimiento producto de un shock hipoglucémico cuando conducía su vehiculo sobre la avenida Santa Fe.

El 29 de enero pasado Botta conducía un taxi Ford Focus de contramano por avenida Santa Fe tras embestir a una moto y, al cruzar Montevideo con el semáforo en rojo, chocó a un colectivo, otros dos taxis, subió a la vereda y atropelló a seis peatones, entre ellos Noble, quien murió de forma instantánea.

En su indagatoria, explicó que esa mañana se levantó, se midió la glucemia, desayunó y salió a trabajar, y cerca del mediodía se reunió con compañeros en las inmediaciones de la Facultad de Medicina, con los que tomó mate.

Un rato después, dijo, perdió el conocimiento y se despertó en la ambulancia cuando una médica le abría la remera con una tijera. Según los testimonios de la causa, al momento de ser rescatado por bomberos el conductor estaba "inconciente con los ojos abiertos", tenía los puños rígidos, y cuando se los abrieron le encontraron en una de las manos un puñado de caramelos.

La hipótesis de la defensa es que "ese estado de rigidez del cuerpo fue lo que provocó que fuera a tanta velocidad, ya que tenía el pie sobre el acelerador".


Redacción de Perfil.com