POLICIA CONMOCION EN LA ZONA SUR

Denuncian abuso sexual en una fiesta en Banfield

La madre de una supuesta víctima contó que su hija fue atacada por un grupo de alumnos de reconocidos colegios privados.

PERFIL COMPLETO

La madre de una joven de 16 años denunció que su hija fue víctima de un ataque sexual durante una fiesta de cumpleaños que reunió a un grupo de alumnos de dos colegios tradicionales de Banfield, en el partido de Lomas de Zamora.

La mujer contó que entre ocho y diez adolescentes la desvistieron y manosearon en el interior de una habitación, adonde llegó engañada por uno de los jóvenes.

“Un chico se mete adentro de la casa, ella lo sigue, se mete en la habitación, él le pone una sábana en la cabeza, la tira en la cama y unos 8 o 10 varones le levantan la remera, le tocan la ropa interior. También había chicas”, relató la mujer, según publica el sitio Plazademayo.com. “Ella empieza a patear y en una de las patadas safó. Cuando salió, encontró a una chica que estaba en el piso llorando, que había pasado por la misma situación, incluso peor”, añadió.

La denunciante fue más allá y habló de situaciones gravísimas que supuestamente ocurren en uno de los colegios involucrados. Dijo que el mismo grupo de chicos que atacó a su hija “agarran a las chicas cuando van al baño y les hacen tener sexo oral, las filman y lo pasan a algun CD y después lo venden a otros menores del colegio o no sé en qué círculo”.

El caso, por el que se inició una investigación penal en la Justicia de Lomas de Zamora, habría ocurrido el domingo pasado en una casa de Banfield. De la fiesta habrían participado alumnos de dos conocidos colegios de la zona: Balmoral College y Westminster. 

Por el caso, las autoridades del Balmoral College emitieron un comunicado en el que se desligan de la responsabilidad del establecimiento.

En el documento, que firma el presidente del consejo de administración, señalan: “Los acontecimientos objeto de la supuesta denuncia se desarrollaron en un día feriado, fuera de las instalaciones del colegio, en una casa particular y con la concurrencia de jóvenes de distintos colegios de la zona sur”.

No obstante, se menciona la solidaridad del colegio con “las jóvenes y las familias que habrían sido afectadas y condenamos absolutamente cualquier acto de maltrato, abuso y agresión”.



L.N.