POLICIA ENTRADERA MORTAL EN MONTE GRANDE


Dolor y bronca por el crimen de un jugador de Chicago

Rodrigo Espíndola era defensor y tenía 26 años. Fue asesinado de un tiro delante de su familia, cuando llegaba a su casa. Creen que uno de los agresores sería menor.


Foto:Cedoc

Llegaba a su casa con su familia cuando fue sorprendido por un delincuente. Rodrigo Espíndola (26), futbolista del club Nueva Chicago, quiso evitar que los ladrones ingresaran a su casa y recibió un tiro en el tórax. Cayó gravemente herido delante de su esposa y su hijo en la localidad bonaerense de Monte Grande, partido de Esteban Echeverría. Murió en el hospital.
“Quisieron entrar a la casa. El estaba guardando el auto y pararon los asesinos y Rodrigo se resistió. En verdad, eligió el mal menor porque él pensó que le pase algo a él y no a la familia o al hijo. Como verdadero valiente eligió que le pase algo a él y hoy no lo tenemos con nosotros”, se lamentó el vicepresidente de Nueva Chicago y presidente de la B Nacional, Daniel Ferreiro.
El intento de robo quedó registrado en una cámara de seguridad de la cuadra que les permitió a los investigadores reconstruir lo sucedido. Todo comenzó dos minutos antes de las 21 del jueves, cuando Espíndola llegaba en un Renault Clio junto a su familia a su casa de la calle Mitre al 100, en Monte Grande.
La mujer y el hijo del futbolista se bajaron del auto y se quedaron a un costado esperando que Espíndola guardara el vehículo en el garaje. En ese momento apareció un Ford Ka del cual bajó un asaltante armado que lo amenazó con fines de robo.
En las imágenes se observa el momento en el que la mujer y su hijo ingresan rápido al garaje y el futbolista sale para evitar que ladrón entre a la casa. Luego se ve que Espíndola quiere correr y recibe un disparo.
Espíndola cayó malherido al piso y fue socorrido por su esposa. Según fuentes policiales, recibió un único balazo que ingresó en la zona del tórax y lo hirió de gravedad. Al poco tiempo, fue trasladado hasta el Hospital Santamarina, de Monte Grande, donde finalmente falleció cerca de la una de la madrugada de ayer mientras estaba siendo operado.
El presidente de Nueva Chicago, Sergio Ramos, y el médico del plantel profesional, Andrés Greco, se trasladaron hasta allí para acompañar a los
familiares.
De acuerdo a las fuentes, los delincuentes huyeron y fueron captados por al menos una cámara de seguridad cuando escapaban con el auto del futbolista, que horas después apareció incendiado en la zona de El Jagüel. Creen que uno de ellos sería menor.

Carrera. El Rulo Espíndola se desempeñaba como zaguero central. Antes de llegar a Chigaco, jugó en Chacarita Juniors y tuvo un paso fugaz por Racing Club, en 2013 (solamente jugó en reserva). Luego llegó al equipo de Mataderos, por pedido del técnico Omar Labruna. A lo largo de su carrera jugó 39 partidos y marcó dos goles.
“Estamos consternados, abatidos, resignados. Es un día triste”, dijo ayer el directivo de Nueva Chicago.
“Cuando veo estas cosas no puedo entender por qué tanta agresividad, por qué matar por matar, por qué la sociedad ha tomado en algunos sectores este rumbo, donde la vida vale nada”, expresó el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, en radio Mitre. “Con la gobernadora (María Eugenia Vidal) estamos haciendo un esfuerzo enorme para bajar esta tendencia de los últimos años, donde el homicidio doloso ha aumentado de manera exponencial”. Según los datos oficiales difundidos por el Ministerio de Seguridad nacional, la tasa de homicidios dolosos aumentó 10% en el país entre 2008 y 2015, mientras que el índice de robos se incrementó un 9%. Por la inseguridad, hoy el futbol está de luto.

 

Más de mil casos por año

El año pasado se produjeron 1.120 entraderas en la Ciudad de Buenos Aires con autores no identificados, según datos de la Dirección de Análisis Criminal (DAC). Los jueves fueron los días más críticos de la semana, con 218 casos.
La DAC –a cargo del fiscal Diego García Yumha– creó un software en el que vuelcan los casos que llegan desde las distintas fiscalías porteñas y en los que no se conoce la identidad de sus autores. Eso permite discriminar los delitos por barrios, días, horarios y hasta calles en los que se produjeron. El objetivo del organismo es valerse del programa para “visualizar tendencias delictivas” para luego “trabajar en forma integral con distintos sectores el abordaje de los fenómenos que los componen” para disminuir estos delitos, explicaron desde la entidad.
Según estos datos, diciembre fue el mes en el que se registraron más entraderas, con 118 casos, y septiembre se ubicó en el extremo opuesto (74). En relación a la distribución semanal, presenta un comportamiento regular de lunes a viernes y hay una concentración de hechos los fines de semana. Los horarios más sensibles de los días hábiles se presentan entre las 12 y las 16. Mientras que los sábados tienen su punto crítico alrededor de las 15. En cambio,los domingos la franja horaria más peligrosa es a la madrugada.



Nadia Galán