POLICIA MASACRE DE FLORES

El autor de "la masacre de Flores" seguirá preso

La justicia rechazó el pedido del español detenido por el brutal asesinato de la familia Bagnato.

Fructuoso Álvarez González, autor de
Fructuoso Álvarez González, autor de Foto:Twitter
Fructuoso Álvarez González, el ciudadano español condenado por "la masacre de Flores" seguirá preso, según determinó la Justicia. Había solicitado que se le permitiera retornar a España, pero el juez de ejecución penal José Pérez Arias se lo negó. El magistrado luego se comunicó con Matías Bagnato, el único sobreviviente del crimen, el cual celebró emocionado. "Estaba convencido de que lo dejaban libre. Lloré toda la mañana", confesó Bagnato.

No obstante, el proceso está lejos de estar finalizado. "No puedo decir que estoy feliz ni que se hizo Justicia. Ahora seguramente su abogado va a apelar el fallo de hoy", afirmó Bagnato y agregó: "No es sólo la angustia que genera que un monstruo como este quede libre, sino en lo que se transforma nuestra vida a partir de ese momento", afirmó la víctima. 

El condenado había solicitado el beneficio de extrañamiento establecido en la Ley de Migraciones por el cual los extranjeros pueden pedir ser deportados a su país de origen luego de haber cumplido con la mitad de la pena, con la prohibición de regresar. Pero en febrero de este año, la fiscal Guillermina García Padín de la Unidad Fiscal de Ejecución Penal (UFEP) manifestó sus reservas ante el pedido del español, al considerar que "la solicitud de extrañamiento sujeta a examen no estaba dotada de la voluntad de ser expulsado a su país de origen para volver a insertarse allí y de cumplir con la prohibición de regreso permanente que se impondría". Razón por la cual, el juez resolvió negar el pedido.

La masacre de Flores ocurrió el 17 de febrero de 1994, cuando Álvarez González roció con combustible e incendió la vivienda de la familia Bagnato. Allí perdieron la vida el padre de familia, José Bagnato (42); su esposa Alicia Plaza (40); sus hijos Fernando (14) y Alejandro (9) y un amigo del hijo menor, Nicolás Borda (11). Matías, de entonces 16 años, sobrevivió tras tirarse por la ventana.

El español fue encarcelado en 1995 a prisión perpetua. En 2004 fue beneficiado por un acuerdo de intercambio de presos con el país ibérico. Allí, por un error judicial, terminó libre. Cuatro años después volvió a la Argentina y continuó amenazando a Bagnato hasta su nueva detención en 2011.