POLICIA


El colombiano "Mi Sangre" será extraditado a Estados Unidos

Lo decidió el juez Sebastián Ramos, aunque la defensa apelará. El acusado se defendió diciendo que la DEA le armó "una causa.


Foto:AFP

La Justicia argentina ordenó esta noche la extradición del colombiano Henry de Jesús López Londoño, alias "Mi Sangre", a los Estados Unidos, donde se lo requiere por el delito de narcotráfico.

El juez federal Sebastián Ramos, quien sustanció la instrucción y el juicio, resolvió hacer lugar al pedido de extradición, aunque su resolución puede ser apelada ante la Corte Suprema de Justicia.

"Mi Sangre" se defendió en dos larguísimas audiencias presentándose como un "perseguido político", comparándose con los nazis en la época del holocausto y diciendo que la DEA le había armado una "causa judicial". 

"Armaron una causa para perseguirme políticamente", manifestó. Pero el fiscal Patricio Evers y su colega Diego Iglesias se pronunciaron por su extradición, a lo que se opuso la defensa, a cargo de las abogadas María Gabriela Ricagno y Jacquelini Arias Malatesta.

Después de una seguidilla de postergaciones a pedido de la defensa, el juicio de extradición había empezado el martes pasado y continuó hoy, en una jornada que empezó a las 9 de la mañana y finalizó sobre la medianoche.

El veredicto debía darse a conocer a las 20.30, pero recién a las 23.30 el magistrado apareció en el salón para dar a conocer su resolución. Ramos informó que no hacía lugar a los planteos de la defensa sobre la nulidad de la detención y todo lo actuado, la falta de jurisdicción de EE.UU., los argumenos del supuesto doble juzgamiento, y un planteo de inconstitucionalidad, entre otras cuestiones.

En ese marco, consideró procedente la remisión de Lopez Londoño al Estado de Florida, en los Estados Unidos, donde se lo busca por tráfico de estupefacientes, y consideró abrir un incidente de pedido de excarcelación para evaluar esa posibilidad, en el marco de un fallo cuyos fundamentos se conocerán el 26 de mayo próximo.

Estados Unidos busca a Lopez Londoño para juzgarlo por el tráfico de unos 1.200 kilogramos de cocaína a Panamá, con destino final Miami, además de haber negociado la compra de pasta base a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Pero la decisión del juez Ramos de aceptar esa extradición será apelada por la defensa, que además sustancia otro juicio en el fuero en lo contencioso administrativo para que se le otorgue a Lopez Londoño, a su mujer y sus dos hijos, la condición de refugiado político.

En un caso de extradición, el juez no analiza la prueba, sólo verifica los exhortos internacionales y resuelve si se procede a la extradición o no, y en cualquier caso se puede apelar y el asunto es resuelto por la Corte Suprema.

López Londoño ingresó al país a fines de 2011 con su mujer e hijo, se desplazaba "con custodia" y vivía "saltando de country en country, o barrios de chacras para no ser detectado", según informó cuando lo detuvieron en 2012 a la salida de un lujoso restaurante de Pilar, el entonces viceministro de Seguridad Sergio Berni.

"Es un día muy importante. Hemos capturado al narcocriminal más importante del mundo. Jesús López Londoño, es un hombre extremadamente peligroso, no sólo por su historial sino por el tipo de organización que construyó en Colombia y en otros países de Sudamérica", dijo Berni aquel día, y remató: "Esta es la noticia más importante en la lucha contra el narcotráfico en el mundo. Le hemos dado un golpe mortal al narcotráfico".

"Mi Sangre" fue uno de los lugartenientes del jefe paramilitar Diego Murillo, alias "Don Berna", extraditado a Estados Unidos junto a otros jefes en 2008.

Antes de pasar por Argentina estuvo en Brasil, Venezuela, Panamá y Paraguay -donde casi fue arrestado pero se salvó por la crisis política por la destitución del presidente Fernando Lugo-, y planeaba instalarse en Ecuador.

Está acusado de integrar "Los Urabeños", una banda de paramilitares vinculada al narcotráfico y considerada de las más peligrosas de Colombia, junto a "Los Rastrojos", el "Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo" y las "Aguilas Negras".

Habría actuado en las regiones de Antioquía y del Golfo de Urabá, próxima a la frontera norte de Colombia, en el desarrollo de rutas internacionales de tráfico de cocaína hacia Panamá y Venezuela, según fuentes policiales.



Redacción de Perfil.com