POLICIA “VIVE DE CASUALIDAD”, DIJO SU PAPA


El hincha herido tuvo cinco paros cardíacos

PERFIL COMPLETO

“Está vivo de casualidad”. El padre del joven que se encuentra internado en grave estado tras haber sido apuñalado luego de gritar un gol de Boca está esperanzado en la recuperación de su hijo. Eduardo Cicchino (26) superó cinco paros cardíacos y permanece en terapia intensiva en el Hospital Argerich. El joven, estudiante de Ingeniería Industrial, había sido acuchillado a la altura del corazón a la salida de un bar donde se había reunido para ver los cuartos de final de la Copa Libertadores.
“Mi hijo pasó por cinco paros cardiorrespiratorios desde que está acá internado. Está vivo de casualidad porque pasó por una operación muy dura y los procesos de paros. Eduardo está estable, crítico como está pero yo entiendo que se puede recuperar”, señaló Marcelo, padre de la víctima, desde la puerta del hospital, a la prensa.
El hecho ocurrió en el bar Seddon, ubicado en la esquina de Chile y Defensa, el jueves a la noche, donde Cicchino y un grupo de amigos, al salir de la Universidad Católica Argentina (UCA), donde estudian, fueron a ver el partido en el que Boca eliminó a Nacional de Montevideo.
Fuentes policiales explicaron que el conflicto se inició cuando, desde la mesa de los estudiantes, gritaron el gol del empate 1 a 1 y otro de los concurrentes empezó a gritarles. Luego de la ronda de penales, los jóvenes salieron del local y fueron embestidos de nuevo por esta persona. El agresor, identificado como Gustavo Olivera, sacó un cuchillo y empezó a apuñalar al joven a la altura del corazón. Un mozo y amigos de la víctima retuvieron al atacante hasta que llegó la policía. Olivera fue detenido por personal de la Comisaría 2ª de la Federal, que llegó al lugar tras el llamado al 911.

N.G.