POLICIA

El Ladrón del Siglo veranea en Punta del Este y abrirá una joyería

Mario Vitette Sellanes, expulsado de Argentina, asegura que no venderá "robado".

Foto:Tucuna

Mario Vitette Sellanes pensó, soñó e hizo realidad el mejor final de un golpe de película. A horas de cumplirse ocho años del millonario asalto al Banco Río de Acassuso, el cerebro del caso disfruta de su nueva vida veraneando en Punta del Este, donde hace compras en familia, derrocha dinero como si se tratara de un pasatiempo y le da forma a su nuevo proyecto comercial: en veinte días abrirá una joyería en la ciudad de San José de Mayo, su residencia oficial.

El Ladrón del Siglo, condenado en la Argentina a una pena unificada de 21 años y 6 meses de prisión, fue expulsado el 30 de agosto pasado por la Ley Nacional de Migraciones, que establece que los extranjeros condenados pueden abandonar el país una vez que cumplan la mitad de la condena. 

Vitette Sellanes pasó sus primeras semanas en libertad en su ciudad natal, pero también disfrutó del mar en una casa de veraneo que tiene frente a la playa. Hace dos semanas que divide su tiempo entre San Ignacio, Piriápolis y Punta del Diablo. Recorre distintas playas junto a su novia, sus dos nietos varones, su hija y el yerno. Lo hace en su flamante camioneta familiar que tiene siete plazas: una Chevrolet Spin, valuada en 150 mil pesos argentinos.

“Las vacaciones no son eternas”, aclara a PERFIL, y enseguida cuenta que el sábado 1º de febrero organizará un brindis de apertura con amigos y familiares en su nuevo local: el Taller de Relojería y Joyería Antigua Verde Esmeralda, ubicado en las calles Bentancor casi esquina Rincón.

“Mi yerno es joyero y yo soy relojero. Resolvimos darles un cambio a nuestras vidas para que vean que también somos capaces de llevar adelante un emprendimiento empresarial, para lo cual hemos invertido nuestros ahorros”, asegura en un alto de sus vacaciones.

Vitette explica que el comercio “es alquilado” y que el nombre elegido se lo debe a su hija: “El logo es un anillo de ella, que es como un símbolo de la familia”, dice sobre Verde Esmeralda.

El ideólogo de uno de los robos más espectaculares de la crónica policial es un reconocido fanático de las joyas y del oro. “Yo tengo sólo anillos con diamantes”, alardea. En el golpe que lo hizo famoso, la banda robó ochenta kilos de joyas finas. “Pero no había ningún anillo con una piedra verde esmeralda”, aclara y enseguida acota que no venderá “robado”.

“Estamos debidamente asesorados y en el marco de la ley. Nos inscribimos, como corresponde, en el Registro de la Policía uruguaya. Cualquier pieza que compremos será registrada quince días antes de ser fundida, con la copia del documento del vendedor y una descripción física de la misma, porque así lo establece la ley. Pienso convertirme en el mayor comprador de oro, piedras preciosas, vidrios firmados y antigüedades de la República Oriental del Uruguay”, anhela.

Según cuenta, sus vacaciones terminarán en los próximos días. El viernes que viene será el anfitrión de una cena show en el restaurante Ombú de San José de Mayo, en la que actuará con el grupo musical Trovadores de Venus, quienes les dieron música a las letras que Vitette escribió estando preso en la Argentina.

Sobre el recordado asalto, ocurrido el 13 de enero de 2006,  dice que sólo trascendió “el diez por ciento de lo que realmente pasó antes, durante y después del robo”. Con el secreto mejor guardado, el Ladrón del Siglo pasea como un dandy por Punta del Este y se jacta de tener “los mejores abogados”.

Colaboró: Agustín Gallardo, desde Punta del Este.



Leonardo Nieva