POLICIA LA ARGENTINA MUERTA EN BRASIL

El milagro del bebé que nació tras un crimen

Hace dos meses su mamá fue baleada, embarazada de siete meses. Los médicos lo salvaron y ya respira por sus propios medios.

Silvia Vergara se quiebra cada vez que nombra a  su hija, María Silvina Perotti, la argentina embarazada que fue asesinada en Brasil los primeros días de febrero. La empresaria argentina, de 33 años, llegó muerta al hospital Júlia Kubitschek, pero los médicos lograron salvar la vida de su bebé, Matheus Santiago Perotti, que nació por cesárea. 

Su abuela viajó desde el partido bonaerense de San Miguel a Minas Gerais, donde Matheus continúa internado en la sala de cuidados intensivos. “Mi nieto me da fuerzas para seguir”, dice en una comunicación telefónica con PERFIL.
“El bebé mejora día a día. Al principio era alimentado por sonda, ahora come por sí mismo, dejó la incubadora y le sacaron el respirador”, cuenta Silvia. El peso también indica la mejoría: “Nació con 1,200 kg, ahora casi llega a los 1,900”, destacó.

Sin embargo, los inconvenientes persisten, y el tratamiento al que está sometido Matheus es riguroso.

“Estuvo con muchos problemas, líquido en el cerebro y en el pulmón. Por eso, una vez por semana lo someten a anestesia general para sacar el líquido de la médula. Lo hacen para evitar una cirugía”, explica la mujer. Además, la abuela debe sostenerlo en brazos más de dos horas por día. El contacto con un familiar es parte importante para la salud de la criatura. “El siente cariño, y eso lo ayuda”, indicó Vergara.

Aún los médicos no pueden determinar si el bebé tendrá secuelas. “Espero el milagro, sé que Dios lo está haciendo”, dice esperanzada al tiempo que pelea por la tenencia definitiva de su nieto.

A casi dos meses del crimen, el caso continúa impune. La víctima, que residía en Brasil desde 2001, fue asesinada en un confuso episodio el 10 de febrero pasado.

Según declaró su esposo, el brasileño José Antonio De Jesús Mendes, ambos habían salido de su departamento del barrio de Nova Gameleira para ir al supermercado y en el camino fueron asaltados por dos hombres que le dispararon dos tiros en la cabeza a su esposa y luego lo encerraron a él en el baúl del auto. Fue el propio Mendes quien llamó a la policía. A los agentes les pareció poco claro el relato. Además, el hombre tenía manchas de sangre en la ropa, por lo que decidieron detenerlo. Sin embargo, días más tarde, fue liberado debido a que no encontraron rastros de pólvora en sus manos. “Silvina les había dicho a sus amigas que José estaba actuando raro”, señaló la madre de la víctima. “Necesito ayuda del Estado argentino para poder esclarecer el crimen”, pidió y adelantó que en los próximos días le enviará una carta a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.



Nadia Galan / Cecilia Di Lodovico