POLICIA ALARMA EN CAPITAL Y GBA

El secuestro exprés muta: ahora exigen un ‘autopago’

Los captores liberan a una de sus víctimas para que se encargue de ir a buscar el dinero del rescate. En uno de los últimos casos llegaron a cobrar un botín de 50 mil dólares.

Foto:Cedoc

Desde 2012, en las autopistas del Oeste y Ezeiza-Cañuelas se ha sucedido una serie de secuestros relámpago que las autoridades no pueden frenar. Incluso, este mes la modalidad mutó. Ahora también pueden ser múltiples y con “autopago” incluido.

Fuentes que investigan estos nuevos golpes indicaron a PERFIL que la Policía Bonaerense y la Federal de la Ciudad de Buenos Aires trabajan en conjunto para detener estos ataques, debido a que las bandas suelen pasar los límites de las jurisdicciones para secuestrar y liberar. Además, señalaron que están detrás de dos bandas especializadas que operarían en zona sur (Banfield y Lomas de Zamora) y en zona Oeste (Morón, Castelar, Ituzaingó).

Si bien el número de secuestros exprés descendió –hay unos 15 casos menos que el año pasado en igual período–, aún el fenómeno “es preocupante”, señaló una fuente judicial a este diario. Aunque aclaró que “este año ya se desbarataron dos organizaciones importantes de zona oeste”.

Una de las principales dificultades para desactivar estas bandas que buscan “dinero rápido” con privación de la libertad y métodos violentos es que “vienen de todas partes”. Se han detectado organizaciones que provienen de Ituzaingó, Merlo, Ciudadela (Fuerte Apache), La Matanza, y de algunos puntos de la ciudad de Buenos Aires.

El miércoles, hubo tres casos casi simultáneos en Castelar, Morón y Parque Leloir. En el primero se pagaron 30 mil pesos, en el segundo 80 mil, y en el tercero fue liberado el rehén sin el pago del rescate gracias a la intervención de la policía.

“La modalidad siempre es la misma: interceptan un vehículo y privan de la libertad a sus ocupantes. Son violentos y van armados”, indicaron. Si bien no se trata de los clásicos secuestros extorsivos, en los que las víctimas permanecían cautivas por varios días en un lugar fijo, la calificación y la pena para este tipo de delitos es la misma. La suma de dinero que consiguen es menor, pero los delincuentes corren menos riesgo al estar en movimiento constante por calles y autopistas.

Los ministerios de Seguridad de la Provincia y de la Ciudad, a cargo de Cristian Ritondo y Martín Ocampo respectivamente, implementan un plan para combatir este y otro tipo de delitos. Apuestan a la tecnología y las tareas de inteligencia conjunta de las fuerzas de seguridad. Se trata del AMBA, donde efectivos de la Policía Federal, la Metropolitana y la Bonaerense se concentran en controlar diez puntos clave de ingreso y egreso de la Ciudad. Tendrán patrulleros con un sistema de lectura de patentes y lectores biométricos con el sistema Morpho Touch, que permitirá detectar autos robados, con pedido de captura o sospechosos.

Casos. En tanto, suman cinco los casos de secuestros múltiples este mes. El último domingo, dos familias fueron secuestradas en Tristán Suárez y liberadas luego del pago de 50 mil dólares que consiguió una de las víctimas, a quien los delincuentes habían dejado ir para tal fin. También el domingo, en Villa Urquiza, una joven y un amigo fueron secuestrados. El pago del rescate se concretó en Villa Madero, partido de La Matanza.

Al día siguiente, un padre, su hijo y su pareja fueron tomados como rehenes en Liniers. Los delincuentes liberaron al hombre y a la mujer pero retuvieron al niño, a quien abandonaron en Sáenz Peña, a la madrugada y en plena calle. Se llevaron entre 100 y 120 mil pesos.

Otro caso ocurrió en Adrogué cuando una banda capturó a un empresario, a su hermano de 12 años y a su hijo de 2 años. Fueron liberados tras el pago de 14 mil dólares y 28 mil pesos.



Cecilia Di Lodovico