POLICIA PEDIDO DE JUSTICIA

Espera por el juicio a colectivero que atropelló a niño de 5 años

Por Hernán Soto | Facundo Serrato había sido embestido junto a su mamá y su hermana en Scalabrini Ortiz y Honduras. Hoy hacen una convocatoria pública.

Foto:Facebook

El 20 de julio de 2015 se cumplió el quinto aniversario de la muerte de Facundo Serrato, un nene de cinco años que fue atropellado junto a su mamá y su hermana por un colectivo de la línea 15. Hoy, a las 18.30, se realizará una convocatoria en la esquina de Scalabrini Ortiz y Honduras, lugar donde ocurrió la tragedia, para pedir “que los asesinos al volante no queden libres”.

Recién para el 7 de agosto estaba previsto el comienzo el juicio oral y público contra el colectivero Carlos Verón, acusado por homicidio culposo y lesiones culposas, pero luego de un escrito que presento el abogado del chofer, se postergó por 12 días más.

Gustavo Serrato, papá del nene que hoy tendría diez años, habló con PERFIL.COM y manifestó su disconformidad con la burocracia judicial por las demoras para realizar el juicio. “Lo que queremos es una condena ejemplar para que ningún padre pase por lo que yo estoy pasando hace cinco años y lo que voy a pasar el resto de mi vida, porque a mi hijo no lo tengo más”, sentenció, y agregó: “Esto tiene que terminar y con esta persona presa porque es un asesino”.

“Yo trabajaba a cinco cuadras del lugar. Mi mujer me llama y me dice que tuvo un accidente en Scalabrini Ortiz y Honduras, agarré el auto y salí para allá. Cuando llegué, estaba ella abajo del colectivo, con la pierna destrozada, y una señora me alcanza a mi hija que tenía de dos meses”, comenzó a recordar Serrato.

“Mi mujer me dice que no lo veía a Facu y yo empecé a preguntar donde estaba hasta que doy vuelta el colectivo y lo veo abajo del colectivo del otro lado. Viene un policía, me agarra y yo le pedí que me diga que mi hijo estaba bien pero me contestó que ‘no’ con la cabeza”, cuenta. Ese día, el colectivo circulaba fuera de su recorrido para evitar una congestión vehicular por ser el Día del Amigo.

“Entre en shock e intente subir a la unidad para buscar al chofer. Ese día yo no lo ví, no se si se lo habían llevado o estaba en un patrullero”, relató y aclaró que Verón “nunca intentó comunicarse con nosotros después del accidente aunque eso no me cambiaría nada”.

Hace cinco años que no puedo dormir una noche entera” “A mí me destruyó la vida, yo necesito cerrar esta etapa, este juicio y tiene que terminar con este tipo preso, que venía manejando con capucha”, concluyó el padre.



Hernán Soto (*)