POLICIA LOS PADRES DE MICAELA, A HORAS DEL FALLO POR EL ASESINATO DE SU HIJA

“Fueron 6 meses duros, pero necesarios para hacer Justicia”

Andrea y Néstor García estarán presentes este martes en la sentencia de un crimen que se resolvió en tiempo récord. “Es un punto y coma, porque hay que seguir”, coinciden.

Lucha. Los papás de la joven de 21 años asesinada en abril pasado en Gualeguay destacaron el trabajo de los fiscales. “Tenemos un grupo de fiscales jóvenes que están comprometidos para que tengamos otro tipo de Justicia”, dijeron a PERFIL.
Lucha. Los papás de la joven de 21 años asesinada en abril pasado en Gualeguay destacaron el trabajo de los fiscales. “Tenemos un grupo de fiscales jóvenes que están comprometidos para que tengamos otro tipo de Justicia”, dijeron a PERFIL. Foto:cuarterolo

Los padres de Micaela García (21) estuvieron frente a los acusados en el inicio del juicio por el crimen de su hija, pero luego optaron por no asistir más. Pasado mañana, cuando el tribunal dé a conocer el veredicto, volverán a estar presentes para enfrentarlos. “Estamos convencidos de que Néstor Pavón y Sebastián Wagner son los culpables”, sentencia Néstor, el papá de la joven militante. “Fueron seis meses durísimos, pero necesarios para que se haga Justicia”, asegura a PERFIL.

El juicio por Micaela se realizó a puertas cerradas por pedido de los padres. Ellos sólo presenciaron la primera audiencia, porque Andrea Lescano, mamá de la víctima, tenía que declarar como testigo por haber sido ella la que realizó la denuncia sobre la desaparición de su hija el 1º de abril último en Gualeguay. “Fue un momento muy complicado. Tuvo que reconocer la ropa de Micaela, tocar sus sandalias y pasar cerca de Pavón. Fue un momento duro, pero había que hacerlo para que se haga Justicia”, detalla Néstor.

“Era muy fuerte –recuerda– tener a los acusados ahí, a un metro de distancia. Cuando me mostraron cuál era Pavón, que no lo conocía, lo miré y él bajó la mirada. En cambio, Gabriel Otero (el tercer acusado) siempre me la mantuvo y fue coherente en su relato, por eso creo que no tiene nada que ver con el caso. A Wagner no lo vimos porque pidió irse luego de pronunciar sus palabras y antes de que Andrea entrara a testificar. Así que nos pusieron en una oficina, mientras lo sacaban, para que no lo cruzáramos”.  

El caso de Micaela llegó a juicio en seis meses. “Hace unos años el proceso judicial en Entre Ríos es más rápido. En el caso de Micaela fue aún más rápido por el compromiso de la fiscalía y del tribunal. Tenemos un grupo de fiscales jóvenes que están comprometidos para que tengamos otro tipo de Justicia. Igual para nosotros, fueron seis meses durísimos, pero necesarios para que se haga Justicia”, explica Néstor.  

Micaela fue encontrada sin vida el 8 de abril pasado. El día anterior fue detenido Wagner (30) –quien confesó haber abusado de la joven– y dos días después, su empleador Pavón (36) fue demorado como encubridor, ya que se comprobó que lo había ayudado a fugarse. En el juicio, que se inició el 21 de septiembre pasado, se pudo determinar que Pavón tuvo una participación activa en el crimen de la joven. El mismo Wagner dijo que había sido su jefe el que la había matado.

La fiscalía y la querella solicitaron perpetua para ambos y la absolución de Otero, quien también llegó preso al juicio.

“Por el desarrollo del juicio, creemos que se los va a condenar tanto a Pavón como a Wagner. Había que identificar a las personas que lo hicieron y el juicio sirvió para confirmar que habían sido dos y no tres los que participaron. Y a mi entender quedó establecido que la otra persona fue Pavón y no Otero”, opinó el papá de Micaela y detalló: “Pavón entró en contradicciones y no fue coincidente con su propia declaración anterior”, sostuvo.

El caso Rossi. La familia de Micaela afronta dos frentes. Uno es el juicio contra los responsables del crimen y el otro es el que apunta al juez de Ejecución de Gualeguaychú, Carlos Rossi, que le otorgó la condicional a Wagner a pesar de que había informes del Servicio Penitenciario de Entre Ríos que lo de-saconsejaban. Wagner estaba cumpliendo condena por dos abusos sexuales. “Lo de Rossi no avanza y creo que va a quedar en la nada”, dice la mamá de Micaela.

Su esposo coincide: “La corporación está haciendo todo lo posible para que el camino sea lento, muy lento. El presidente del Tribunal de Enjuiciamiento me dijo que iban a separarlo preventivamente del cargo y hace seis meses que Rossi sigue en funciones. Veo que no hay voluntad política para avanzar contra este juez”.


Los factores determinantes para llegar a un veredicto en apenas medio año

Seis meses pasaron desde que encontraron el cuerpo de Micaela García (21) hasta que los presuntos responsables llegaron al banquillo de los acusados. En medio año el caso está a punto de resolverse. “Esto es una muestra de que se puede y debería ser un ejemplo a seguir, aunque este caso venga del camino de la excepción”, dice a PERFIL Jorge Impini, abogado de la familia de la chica.

Según fuentes judiciales, el Código Procesal de Entre Ríos es más ágil y establece, para la etapa de instrucción preparatoria, un plazo de tres meses para que el fiscal actuante recoja pruebas y eleve o no la causa a juicio. Estos tres meses pueden extenderse un período igual o hasta un año, siempre que cuente con la autorización del Juez de Garantías. Una vez elevado la causa cae en manos del Tribunal de Juicio y Apelaciones. Esta segunda etapa es más corta porque los jueces recepcionan y fijan la fecha del debate, que dependerá de la agenda y el contenido del juicio.

¿Qué ayudó a agilizar el caso Micaela? De acuerdo a las fuentes hubo cuatro factores determinantes: la viralización de la desaparición de la joven en las redes sociales por parte de sus amistades y la cobertura de los medios de comunicación en Entre Ríos; un gabinete de criminalística presente y a disposición de la Justicia, la identificación y detención de los presuntos implicados, y finalmente la obtención de los resultados de las diferentes pericias a corto plazo hicieron posible que la instancia de instrucción preparatoria (etapa de recolección de pruebas) culminara en tres meses como establece el Código Procesal de Entre Ríos y no se haya necesitado pedir una prórroga.

“En la práctica no es común que un juicio se lleve a cabo tan rápido. Acá se puso a disposición toda la provincia para el juzgado de Gualeguay y los resultados fueron incorporados rápidos a la causa. Uno se puede preguntar si en el apuro puede haber caído algún perejil. No, en este caso hay pruebas sobradas. Los que estuvieron en el hecho son los que están vinculados”, asegura Impini. “Más allá de que el Código prevea plazos de tres meses prorrogables por tres más, generalmente no se cumplen porque no siempre están los resultados de los análisis en corto tiempo. A veces el sistema no te lo permite, no porque no se trabaje sino que a veces no se puede”, cierra el abogado.