POLICIA LIBERADO SANO Y SALVO

“Fueron tres días horrendos”, dijo el joven secuestrado

Daniel Calderón fue capturado en Lomas de Zamora. Tuvo que tomar agua de la alfombra y pasó un día sin comer. No se pagó rescate.

Foto:Cedoc

“La verdad que fueron tres días horrendos pero por suerte estoy de nuevo en casa. Pasé un calvario”. Durante el tiempo que duró su secuestro, Daniel estuvo atado, tirado en un colchón y desorientado. Lo golpearon, pasó más de un día sin comer y con la incertidumbre de no saber cuándo se iba a terminar la pesadilla. El viernes a la noche se hizo la luz y el joven panadero recuperó su libertad. “Mi hija era lo único que me sostenía para seguir”, dijo ayer.
Daniel Calderón (23) había sido secuestrado alrededor de las 23.20 del martes último sobre la calle Glade al 500 de Villa Centenario, en el partido de Lomas de Zamora, a metros de la panadería “Las Violetas”, propiedad a su padre.
Tres días después fue rescatado ileso.  Su familia había acordado el pago del rescate con el negociador. Se había puesto un horario y un sitio en el mismo partido de Lomas de Zamora. El padre del joven se acercó al lugar indicado con un bolso que supuestamente contenía los dos millones de pesos acordados. Todo era parte de un plan.
En ese momento, el Grupo Halcón liberó a Daniel y detuvo a tres miembros de la banda. “Fue un calvario lo que viví”, graficó a la prensa Daniel, después de abrazar con fuerza a su familia.
El joven, padre de una nena de un año, relató que lo ataron de pies y manos y que los captores lo golpearon.  “El primer día me dieron de comer y luego pase un día y medio sin comer nada, estuve solamente a agua y el primer día, que me golpearon, bebí agua de la alfombra del piso y luego, los días siguientes, me tocó gente que me trató muy bien”, indicó.
Daniel estuvo cautivo en dos lugares. En el último, su cuidador se le presentaba con una máscara del Hombre Araña. “Me decía que si no gritaba, no me iba a hacer nada. Yo escuchaba a su familia hablar como si nada mientras yo estaba en un lugar chiquito, a un costado”.
“El tercer día -continuó- el cuerpo ya no me respondía más y estaba encerrado. Había comido muy poco y la verdad es que ya me sentía muy descompuesto y vomité varias veces. Fueron tres días horrendos, pero hoy por suerte, y gracias a todas las personas que colaboraron, estoy de nuevo en casa”.
Daniel estaba por comer pizza cuando escuchó un ruido. El Grupo Halcón había entrado al cuarto para liberarlo. “Me preguntaron mi nombre y volví a respirar tranquilo”.

 

Buscan al resto de la banda

Hay tres personas detenidas por el secuestro del hijo del panadero de Lomas de Zamora. Pero los investigadores creen que la banda aún no fue desbaratada y están tras los pasos de otras dos o tres personas más.   
Los detenidos fueron llevados, en la mañana de ayer, a la sede judicial de Lomas de Zamora para ponerse a disposición de la justicia federal. Al tratarse de un secuestro extorsivo el caso fue investigado por el fiscal federal  Sergio Mola con intervención del Juzgado Federal de Alberto Sanarina.
El fiscal trabajó con total hermetismo junto a detectives del gabinete antisecuestros de la Coordinación Departamental de Investigaciones (CDI) de Lomas de Zamora de la policía bonaerense.
Ahora los investigadores buscan determinar si la banda estaba integrada por cinco o  seis personas y si existió un entregador. Por el momento, tres de los captores ya están tras las rejas.



Nadia Galán