POLICIA MISTERIO

Habló la sobrina del cura Viroche: "No creemos en la hipótesis del suicidio"

La joven señaló que "él no se mató", ya que su tío "amaba la vida".

Vecinos. En el pueblo La Florida, todos están convencidos de que al padre lo mataron los narcos.
Vecinos. En el pueblo La Florida, todos están convencidos de que al padre lo mataron los narcos. Foto:Juan Obregon
La sobrina del cura que encontraron ahorcado el miércoles, Juan Viroche, rompió el silencio. Sin dar su nombre, dijo que lo la sociedad tucumana parece haber confirmado por cuenta propia y sin importar el veredicto judicial; al cura lo mataron.

"Nuestra intención era no decir nada pero en las últimas horas sentimos que nosotros también teníamos que dar nuestra opinión sobre lo que había pasado. Además, quería hablar para pedir que respeten nuestro momento de dolor. Nos han estado llamando a toda hora y hay cámaras que nos esperan en la esquina de la casa. Acabamos de enterrar a un familiar muy querido, necesitamos tranquilidad. Además, estamos con muchísimo miedo. Ya no sabemos en quien confiar"; aclaró la sobrina del cura, que prefirió que no se publicara su nombre, en diálogo con La Gaceta.

No creemos de ninguna manera en la hipótesis del suicidio. Mi tío amaba la vida y amaba a Dios. Estaba preocupado por las amenazas que recibía, pero tenía proyectos por delante. Él no se mató”, advirtió la mujer.

Sobre las amenazas sobre la familia, la joven contó que el cura trataba de no hablar demasiado del tema para no preocupar a la familia y contradijo a las autoridades que habían informado que el cura jamás había presentado una denuncia en contra de los “transas”. “La Policía no le daba mucha bolilla pero si las presentó. Las estamos buscando”, aclaró.

Por otra parte, relató un hecho sospechoso poco antes de la muerte del tío: "Con su muerte, uno empieza a atar cabos. El 14 de septiembre un hombre se me acercó en la estación de servicio que está frente a la Plazoleta Dorrego y me dijo un montón de barbaridades. Después me quiso subir a su auto pero no pudo. Creíamos que se trataba de un degenerado, pero ahora creo que tuvo que ver con las denuncias que hacía mi tío. Él murió por esto, no por esas cosas que andan diciendo de que tenía mujeres o que había embarazado a una de ellas y otros inventos. En este momento y ante todo esto, nosotros nos vemos en la obligación de aclarar que son mentiras. No podemos dejar que ensucien su buen nombre", explicó.

Sobre las imágenes que se filtraron en los medios, dijo: “Está el Cristo roto. Sabemos que se cree que estaba contra una puerta y que lo rompieron las primeras personas que entraron cuando empujaron con fuerza la puerta, pero durante la noche de la reconstrucción pude hablar con gente que entró en ese momento y que me dijo que la imagen ya estaba rota. Es cierto que el Cristo estaba contra la puerta pero había lugar para pasar”, denunció la mujer.

La otra situación por la que cree que pudo haber sido un asesinato es el hallazgo de los dos bancos que se encontraron tirados. Según las pericias, Viroche los habría pateado cuando su cuerpo realizaba un movimiento pendular, mientras colgaba de la soga. “Yo mido 1.52 y lo abrazaba con toda facilidad. Mi tío era muy bajito, no medía más de 1.65. Jamás pudo haber pateado esos bancos pesados”, contradijo su sobrina.