POLICIA

Indignación en Córdoba: arrastró a su perro en moto hasta dejarlo moribundo

El dogo argentino quedó bajo custodia de la Patrulla Ambiental. Las fotos pueden herir su sensibilidad.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gentileza Juan Marcelo Cáceres

La localidad de Villa Allende, en las afueras de la ciudad de Córdoba, está indignada por crueldad de un hecho de violencia contra los animales. El fotógrafo Juan Marcelo Cáceres captó con su lente el momento en que un hombre de 70 años arrastraba en su motocicleta a su perro dogo visiblemente agotado, hasta hacerlo sangrar por el roce con el pavimento.  

El sujeto lo trasladó hasta una vivienda, donde lo ató a una cadena. Al ver la situación, el fotógrafo alertó a la policía, que se dio cita en el lugar librando el acta correspondiente. El animal fue secuestrado y puesto bajo cuidado de la Patrulla Ambiental.

El gombre fue demorado por la Policía luego que un fotógrafo lo denunciara por maltrato animal en la localidad de Villa Allende.

En su cuenta de Facebook, el fotógrafo lo relato de la siguiente manera al hecho:

Una vez me crucé con un abusador. Ese día fue hoy, pasaron 2 cosas por mi cabeza, una me decía actuá, hace algo, la otra fue usá tu poder, ejercé lo que aprendiste en la facu. Así que saqué mi cámara y comencé a registrar, discutí con este señor y presioné el botón a la vez, sabía que lo que estaba viendo estaba mal, me dije: -sé la voz del que no tiene forma de expresarlo! así que llame al 103 (seguridad ciudadana) para pedir ayuda. Me quedé todo el tiempo que el perro necesitaba para no dejar que se siga abusando”, escribió.

Cáceres agregó que “vi caer en frente de mis ojos un perro agotado de tanto correr y vi que al estar atado a una moto este estaba en desventaja. El perro no pudo resistir más, estaba muy cansado y con sus 4 patas lastimadas, quemadas por el asfalto, no podía estar de pie. Se cae, fue arrastrado unos 3 metros, el señor seguía conduciendo como si nada. Luego, al enterarse que llamé a la policía quiso esconderlo, abandonarlo, lo seguí y registré, hasta que llego la policía y ellos se encargaron de él. Luego de hacer la diferencia seguí mi camino, recorrí 3 cuadras y vi huellas marcadas con sangre”.

“Espero nunca mas tener que cruzarme con una persona así. Hoy hice la diferencia a mi manera, usé mi herramienta, use mi voz, hice justicia...", concluyó el fotógrafo.

(*) Especial para Perfil.com, desde Córdoba.



Ariel Bogdanov (*)