POLICIA

Intentó suicidarse el acusado por el crimen de Villa Gesell

Sergio Muñoz quiso cortarse las venas en el calobozo. El tercer sospechoso.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Las últimas novedades no habían sido nada alentadoras para Sergio Muñoz. Desde que Diego Caro recuperó su libertad, "El Perro" se convirtió en el único detenido por el crimen de la artesana Cynthia Filippone. Aunque Perfil.com lo había adelantado el martes pasado, la Fiscalía de Villa Gesell hizo público recién este viernes el permiso que el Juzgado de Garantías de Mar del Tuyú le concedió para prorrogar la prisión preventiva de Muñoz. Al hombre de 32 años se lo acusa de haber sido coautor del hecho, aunque los cargos pueden varias si además se comprueba la tentativa de robo.

La liberación de Diego Caro (a quien no le encontraron acusaciones suficientes para extenderle la preventiva) fue un baldazo de agua fría para Sergio Muñoz: en ese entonces comprobó que su situación procesal comenzaba a complicarse. Por eso, el jueves intentó quitarse la vida cortándose las venas en el calabozo que ocupa en la Comisaría 2ª, al sur de la ciudad. Fue hospitalizado y medicado, y ahora aguarda ser trasladado a un Penal. Los más cercanos son el de Dolores (que, además, es la cabecera judicial de la región) y el de Batán, en Mar del Plata, aunque su destino dependerá también de la disposición que haya en las unidades.

No es la primera vez que Muñoz analiza suicidarse desde que fue detenido el miércoles 7 de mayo. Las anteriores oportunidades fueron cuando aún compartía celda con Diego Caro, aunque este lo habría persuadido de desistir. Ambos se conocían de antes, incluso se frecuentaban, aunque Caro jura que no tuvo nada que ver con este hecho.

Aunque en un principio Muñoz quedó involucrado por los datos que aportó un informante, luego se sumaron otros elementos que fortalecieron los argumentos que la Fiscalía impone sobre él. “Hay más declaraciones de las que se pensaba y serían coincidentes”, revela alguien allegado a la causa.

Aunque es el único detenido en el marco de esta causa, la imputación sobre Muñoz revela que las sospechas no se agotan en su persona. Además de él y Caro, también fue capturado en el marco de la investigación un hombre de 21 años, llamado Diego Enríquez y apodado "El Moneda". El hombre, que recuperó rápidamente su libertad porque contaba con un pedido de eximición de prisión previo, fue encontrado en una casa a tres cuadras de distancia de donde Muñoz había sido detenido. Se trata de un barrio conocido como “La 19” (por allí pasa el Paseo 119), que fue objeto de varios de los allanamientos compulsivos que se vienen realizando en Villa Gesell durante los últimos dos meses a raíz de varios episodios de inseguridad.

“Quiero leer la causa antes de juzgarlos. No voy a decir que ellos fueron o no fueron. Aunque en el pueblo se comenta que estaban metidos en el tema de los robos en Gesell, yo no los conozco”, opinó en su momento Luis Filippone. Su sospecha coincide con la versión de otra fuente que conoce a estos sujetos y afirma: “son re plaga, andan calzados y se creen Superman. Tienen un temperamento alto, son agresivos, no les importa nada”. Y agrega: “Varios sabían de sus andanzas, aunque acá nadie se mueve por la suya. Podés hacerla una vez, o dos, pero después tenés que ser muy valiente para manejarte por tu cuenta. Es más conveniente relacionarse con gente que te facilita, digamos, ciertas herramientas. Que pueden ser armas, datos o protección. Aunque nada es para siempre”.

La ola de delitos que viene azotando a Gesell desde hace unos años generó muchas inquietudes en la población, entre quienes circula la información de que existen varias personas y hasta familias enteras con frondoso prontuario y escasas consecuencias penales. En enero tomó trascendencia pública la captura de varios de los Ginepro, un clan que sometió a la ciudad durante dos décadas y que, de golpe, comenzó a ser acorralado por la justicia. En ese momento, una fuente tomó a estas detenciones como una señal de que “alquien les soltó la mano”.

La familia Filippone realizó una convocatoria para el próximo martes a las 17. Allí, intentarán “conformar una asamblea vecinal para controlar la inseguridad”. Sus expresiones públicas sobre la causa son mesuradas. Desde el Juzgado de Garantías que aprobó la prórroga de su preventiva dicen que Sergio Muñoz tiene suficientes pruebas en su contra para permanecer detenido hasta el juicio oral. Lo cuál se podría traducir en meses, incluso un año. La investigación sigue a cargo de la Fiscalía de Villa Gesell, cuyo titular, Eduardo Elizarraga, se pidió licencia por unos días. Hasta este lunes actúa en su reemplazo Verónica Zamboni. En las manos de ambos está la resolución de este caso que se exhibe complejo y con derivaciones más allá del hecho.

(*) Especial para Perfil.com.



Juan Ignacio Barreiro