POLICIA

Investigan bienes y negocios del nuevo novio de Xipolitakis

Leandro Pérez era socio de un narcotraficante asesinado en Rosario y de un empresario que está procesado por contrabando de cocaína.

Foto:Cedoc

De mediana edad y separados, a los rosarinos Luis Medina, Gustavo Spadoni y Leandro Pérez los unen hilos comunes: autos, mujeres y noche. El principal es la ostentación. Medina murió acribillado en 2013 en su Citroën DS 3 en un presunto ajuste de cuentas narco, acompañado por su novia, la modelo Justina Pérez Castelli. Ese mismo año cayó preso el dueño de Spadoni Motos tras el decomiso de 1.200 kilos de cocaína. Cuando fue detenido, entre fotografías de Harley Davidson y fiestas, los investigadores encontraron en su celular una imagen que lo mostraba conduciendo el montacargas con barriles usados para camuflar la droga.

Pese a los excesos de sus socios, Pérez no bajó el perfil y no oculta su repentino crecimiento patrimonial, por el contrario, lo exhibe por las calles de Rosario. Pero su nombre se conoció a nivel nacional luego del escándalo provocado por su novia, Victoria Xipolitakis, en un vuelo de Austral, lo que alimentó las dudas sobre sus actividades.

Fuentes judiciales indicaron a PERFIL que Pérez no podría justificar sus bienes. Dos años atrás comenzó a ser investigado por la Unidad de Información Financiera (UIF) y hace seis meses, la AFIP habría comenzado a investigar sus movimientos financieros. La Aduana también estaría tras sus pasos, por la entrada a su nombre de varios autos importados, entre ellos, modelos Porsche.

Este diario pudo saber que Pérez tiene además una empresa metálurgica y otra textil, una inmobiliaria y varias propiedades. Su entorno admite que presenta “desajustes financieros” pero, dicen, tienen que ver con desprolijidades impositivas y con el narcotráfico. Por eso, el abogado Carlos Varela plantea: “Leandro Pérez no necesita abogados, sino contadores”.

Relaciones peligrosas. El novio de la vedette figura como titular de Reina Automotores SRL, una agencia de autos que es apuntada por la UIF como parte de la estructura de lavado de activos de la banda de Los Monos, liderada por el clan Cantero. La firma, a la vez, es mencionada en el auto de procesamiento por asociación ilícita de los miembros de la organización y es vinculada a Medina. Creen que el empresario asesinado sería el verdadero propietario de la concesionaria. Según pudo averiguar PERFIL, el organismo dirigido por José Sbatella, en su rol de querellante en una causa investigada por el juez federal Carlos Vera Barros, pidió un listado de sus bienes y el congelamiento de ellos.

El cargamento de 1.200 kilos de cocaína camuflado en pulpa de pera cruzó el océano en el contenedor MWCU5722001. Había sido embarcado en el puerto de Zárate el 9 de diciembre de 2012 sin ser detectado por los canes de narcóticos ni escáneres. Gabriel Otero, un ex policía exonerado, conocía los controles aduaneros, lo que habría permitido que la droga dejara sin mayores sobresaltos el territorio argentino.

Los barriles eran exportados por la firma mendocina LTDI SRL de Carlos Ruvolo y tenían como destino final la empresa Belfer Tex SL de Madrid, donde serían recibidos por el rosarino Carlos Mulé. Pero no sucedió: el container fue interceptado en Portugal el 14 de diciembre de 2012.

El camino que recorrieron los agentes de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, a cargo de Néstor Roncaglia, los llevó hasta un depósito cercano al puerto de Zárate. La estructura, con vidrios tapiados, sirvió a la organización para acondicionar la carga. Allí detectaron la camioneta BMW X5 de Spadoni, el Renault Twingo de Otero y el Audi de Fabián Campagna, propietario de un conocido restaurante rosarino y presunto líder de la organización.

El novio de Xipolitakis es socio de Spadoni en Repuestos Exclusivos SRL. Aunque la causa está cerrada y su nombre no apareció en la investigación, ahora el juez federal de Campana Adrián González Charvay estudia rever el expediente.

 

Sospechas contra un juez

Con el nombre de Leandro Pérez, resurgió el del polémico juez Juan Carlos Vienna, quien llevó adelante la causa que dejó tras las rejas a los integrantes de la banda de Los Monos. En el operativo denominado Peras Blancas, la Policía secuestró en la concesionaria de Spadoni una moto que pertenecía a Martín “Fantasma” Paz, presuntamente asesinado por el clan Cantero. El rodado aparece a nombre de Juan Vienna para ser vendida. Creen que habría sido cedida al juez por Luis Paz, padre del Fantasma. Casualmente, el magistrado rosarino fue fotografiado junto a Paz durante una pelea en Las Vegas. Más tarde, Vienna se vio comprometido con la difusión de un video en la que conversa con un comisario procesado por ser considerado parte de Los Monos. En la cinta, Vienna le recomienda cambiar de abogados para poder obtener la libertad. Una pericia realizada por la defensa de Blanche confirmaría la autenticidad del material.



Cecilia Di Lodovico